Salud

Corazón sano

Cómo aumentar el colesterol bueno HDL

¿Sabías que un masaje puede hacer que suba tu colesterol bueno? La alimentación es importante pero no es lo único que puede ayudarte. Te contamos todas las claves para aumentar tu colesterol bueno y proteger tu corazón.

Por Carmen L. Ruiz | Actualizado el 03 de octubre de 2018, 16:23

menu semanal dieta para adelgazar eliminar liquidos 012. Incluir fruta en el desayuno

Incluir fruta en el desayuno

Toda la fruta es buena pero para tener el corazón sano elige frutos del bosque (arándanos, moras, frambuesas), ya que contienen antocianina, una sustancia que les da esta coloración y que además aumenta el colesterol bueno. Si no te gustan, no pasa nada, también sirven las manzanas, ya que contienen pectina, un tipo de fibra que mejora los mecanismos de absorción de las grasas y controla el colesterol malo.

1 / 12

aliviar contractura masaje espalda. Mimarse

Mimarse

Está demostrado que el estrés aumenta los niveles de colesterol malo y hace bajar los de colesterol bueno. Por ello, todo lo que te ayude a relajarte como darte un masaje, hacer deporte, meditar, practicar yoga, cantar, bailar… te va genial para controlar tu colesterol.

¿Te gustaría empezar a practicar yoga y no sabes cómo? Prueba una de estas posturas, ¡te enganchará!

2 / 12

ensalada aguacate mango fresas emplatar. Incluir aguacate en la dieta

Incluir aguacate en la dieta

El aguacate tiene una grasa monoinsaturada que no contiene colesterol pero ayuda a subir el colesterol bueno HDL. Los expertos recomiendan comer uno al día sustituyendo a otras grasas saturadas. Pero si tienes que controlar el peso, no comas más de un cuarto de aguacate al día. 

Si quieres ideas para prepararlo, échale un ojo a estas 11 recetas con aguacate. Son súper fáciles y deliciosas.

3 / 12

remedios naturales bajar colesterol lecitina de soja. Tomar lecitina de soja

Tomar lecitina de soja

Una cucharada de lecitina de soja aporta fosfatidilcolina, una sustancia que puede hacer mejorar tu HDL. Si quieres multiplicar su efecto, añádesela a unos copos de avena, que también contienen sustancias anticolesterol, como el avenasterol.

Hay muchos remedios naturales que controlan el colesterol, puedes optar por los que mejor se adapten a tus gustos.

4 / 12

menu semanal dieta para adelgazar eliminar liquidos 018. Untar las tostadas con margarina

Untar las tostadas con margarina

Una tostada con margarina puede ayudar a aumentar los niveles de HDL según un estudio de la Universidad Católica de San Antonio de Murcia. También puedes untar aguacate. Es una combinación diferente pero igualmente deliciosa.

5 / 12

muevete hacer deporte trucos para estar sana todo el año. Evitar el soprepeso

Evitar el soprepeso

Los kilos de más van acompañados de triglicéridos almacenados en forma de grasa corporal. Su mayor presencia en el organismo casi siempre se relaciona con una disminución del “colesterol bueno”.

Si te cuesta perder peso o no encuentras una dieta que te termine de funcionar, haz nuestro test para encontrar la dieta ideal.

6 / 12

dientes amarillos fruta arandanos moras frambuesas. Tomar esteroles vegetales naturales

Tomar esteroles vegetales naturales

Los esteroles son un tipo de grasa vegetal que puede frenar la absorción del colesterol y que están presentes de forma natural – aunque en pequeñas cantidades– en frutas, verduras, frutos secos, legumbres y algunos aceites vegetales. Por lo que lo único que tienes que hacer es dar protagonismo a estos alimentos en tus menús.

7 / 12

Selena gomez haciendo ejercicio. Hacer ejercicio cada día sube el HDL

Hacer ejercicio cada día sube el HDL

El ejercicio físico también es un excelente aliado contra el colesterol malo y puede además reducir hasta un 7% la enfermedad cardiovascular, según un estudio de la Universidad de Ochanomizu, en Tokio (Japón). Con 40 minutos diarios, el beneficio es mucho mayor. Como la constancia es lo que hace que el ejercicio físico sea beneficioso, es bueno que encuentres una actividad que te guste. Además, según otro estudio, si lo practicas al aire libre y con amigos, estarás más motivada para no dejarlo.

8 / 12

Jamón ibérico. Elegir jamón ibérico

Elegir jamón ibérico

Sus grasas son más parecidas a las del aceite de oliva que a otras grasas animales, y por eso tienen numerosos beneficios para la salud: están reconocidos sus efectos cardiosaludables que incrementan el “colesterol bueno". El único inconveniente en este caso es su elevado precio.

¿Tienes dudas sobre qué jamón te conviene más? La doctora Beltrán te las resuelve.

9 / 12

bailar truco adelgazar dieta. Hacer ejercicio aeróbico

Hacer ejercicio aeróbico

Y si practicas ejercicio, intenta que sea aeróbico, ya que ha demostrado ser una gran ayuda para reducir el “colesterol malo” y aumentar el “bueno”. Si no te gusta el deporte, siempre puedes bailar, que es un ejercicio estupendo.

10 / 12

huevos con jamon y queso. Comer huevos

Comer huevos

Aunque su yema contiene colesterol también tiene lecitina, que ayuda a metabolizar las grasas. Puedes tomar entre 3 o 4 a la semana, incluso más si tu médico no te dice lo contrario. Recientes estudios afirman que el consumo de huevos no eleva el colesterol sanguíneo, ya que el propio huevo contiene unas sustancias que bloquean la entrada de buena parte de su colesterol en el organismo. ¿Te gustan los huevos? Aquí tienes 18 razones sanas para comerlos.

11 / 12

lomo salmon costra almendras. Pescado azul 2 o 3 veces por semana

Pescado azul 2 o 3 veces por semana

El pescado azul contiene ácidos grasos omega 3 que reducen el nivel de triglicéridos en sangre. Si además lo cocinas con aceite de oliva, que es un esterol vegetal, reducirás significativamente los niveles de colesterol y de triglicéridos, según un estudio de la revista Journal of Nutrition. ¿Cuáles son los principales pescados azules? Salmón, sardina, atún, bonito, anchoa, jurel, pez espada, salmonete, caballa, lamprea, arenque…

No hace falta complicarte, con una simple lata de sardinas puedes comer de lujo y muy variado. Y si no, mírate estas 15 recetas.

 

12 / 12

El colesterol es una sustancia que elabora nuestro cuerpo de modo natural o a partir de ciertos alimentos y que es necesaria porque interviene en muchas funciones vitales. Si es así, ¿por qué le tenemos tanto miedo? El problema surge cuando sus niveles se desequilibran, ya que puede dar lugar a problemas cardiovasculares como un infarto.

De hecho, según la Organización Mundial de la Salud, el 80% de las enfermedades cardiovasculares podrían evitarse con una dieta saludable. La clave para ello es encontrar el equilibrio entre el “colesterol malo” (LDL) y el “colesterol bueno” (HDL), rebajando el primero y aumentando el segundo. Y, en este post vamos a ayudarte con lo último, ya que hemos recopilado las mejores claves para aumentar el colesterol bueno rápidamente.

Cómo aumentar el colesterol bueno

  1. Evitar el sobrepeso. Los kilos de más van acompañados de triglicéridos almacenados en forma de grasa corporal. Su mayor presencia en el organismo casi siempre se relaciona con una disminución del “colesterol bueno”.
  2. Tomar lecitina de soja. Una cucharada de lecitina de soja aporta fosfatidilcolina, una sustancia que puede hacer mejorar tu HDL. Añádesela a los copos de avena que contienen sustancias anticolesterol, como el avenasterol, y multiplicarás su efecto.
  3. Comer huevos. Aunque su yema contiene 185 mg de colesterol (puedes tomar hasta 300 mg al día) también tiene lecitina, que ayuda a metabolizar correctamente las grasas. Puedes tomar tranquilamente entre 3 o 4 a la semana.
  4. Reducir el estrés, ya que aumenta los niveles de colesterol malo y hace bajar los de colesterol bueno. Por ello, todo lo que te ayude a relajarte te va genial para controlar tu colesterol.
  5. Untar las tostadas con margarina. Una tostada con margarina puede ayudar a aumentar los niveles de HDL según un estudio de la Universidad Católica de San Antonio de Murcia.
  6. Pescado azul 2 o 3 veces por semana. Salmón, caballa, sardinas o atún son ricos en ácidos grasos omega 3 que reducen el nivel de triglicéridos en sangre.–Combínalo con grasas buenas. Si añades aceite de oliva, que es un esterol vegetal, reducirás significativamente los niveles de colesterol y de triglicéridos, según un estudio de la revista Journal of Nutrition.
  7. Incluir fruta en el desayuno. Ideal si son frutos del bosque (arándanos, moras, frambuesas), ya que contienen antocianina, una sustancia que les da esta coloración y que además aumenta el colesterol bueno. Un estudio de la Universidad de Scranton, en Pensilvania, vio que subía hasta un 10% el colesterol bueno y esto reducía hasta un 40% el riesgo de enfermedad cardiaca. Puedes tomarlos al natural o en zumo. El zumo de arándanos por ejemplo, es delicioso.
  8. Comer manzanas. Si lo que te gusta es tomar una manzana al día, sigue con este buen hábito. Contienen pectina, un tipo de fibra que mejora los mecanismos de absorción de las grasas y controla el colesterol malo.
  9. Elegir jamón ibérico. Sus grasas son más parecidas a las del aceite de oliva que a otras grasas animales, y por eso tienen numerosos beneficios para la salud: están reconocidos sus efectos cardiosaludables que incrementan el “colesterol bueno". El único inconveniente en este caso es su elevado precio.
  10. Incluir aguacate en la dieta. El aguacate tiene una grasa monoinsaturada que no contiene colesterol pero ayuda a subir el HDL, según indican investigadores en la revista médica de la Asociación Americana del Corazón. Los expertos recomiendan comer uno al día sustituyendo a otras grasas saturadas. Pero si tienes que controlar el peso, toma un cuarto. Además, como el aguacate es rico en vitaminas del grupo B y en magnesio, también mantiene una buena salud del sistema nervioso central con lo que te será más fácil controlar el estrés, gran enemigo del sobrepeso y del colesterol malo.
  11. Esteroles vegetales naturales. Son un tipo de grasa vegetal que puede frenar la absorción del colesterol y que están presentes de forma natural en pequeñas cantidades en frutas, verduras, frutos secos, legumbres y algunos aceites vegetales. Nuestra dieta es pobre en frutas (seis de cada diez españoles no toman las dos raciones mínimas recomendadas al día) y por eso no aporta suficientes fitoesteroles, así que lo único que debes hacer es dar más protagonismo a estos alimentos en tus menús.
  12. Hacer ejercicio cada día sube el HDL. El ejercicio físico también es un excelente aliado contra el colesterol malo y puede además reducir hasta un 7% la enfermedad cardiovascular, según un estudio de la Universidad de Ochanomizu, en Tokio (Japón). Combate el exceso de peso y la grasa corporal que hace que aumenten los triglicéridos. Con 40 minutos diarios, el beneficio es mucho mayor. Como la constancia es lo que hace que el ejercicio físico sea realmente beneficioso, es bueno que encuentres una actividad que te resulte fácil de practicar, divertida y en un horario adecuado (es preferible por la mañana y en ayunas ya que, según un estudio se quema un 20% más de grasa). Otra investigación vio que las personas que lo practican al aire libre y con amigos se sienten más motivadas para no dejarlo.
  13. Practicar ejercicio aeróbico, porque está demostrado que tiene la capacidad de ayudarte a reducir el colesterol malo y aumentar el colesterol bueno. Si no te gusta el deporte, siempre puedes bailar, que es un ejercicio estupendo.

¿Qué es el colesterol bueno HDL?

No todo el colesterol es igual, y si el colesterol malo (LDL) conlleva riesgos para la salud, el llamado colesterol bueno (HDL) te protege frente a esos riesgos, ya que evita que el colesterol malo se adhiera a las arterias y las obstruya. Estas son las diferencias entre uno y otro:

  • LDL: Lipoproteínas de baja densidad. Transportan el colesterol malo, que se conoce como tal porque es el que se deposita en las arterias y las obstruye. De esa forma incrementa considerablemente el riesgo de sufrir un accidente cardiovascular.
  • HDL: Lipoproteínas de alta densidad. Ejercen un efecto protector frente a la acción de las dos anteriores, ya que reducen los niveles de colesterol malo, por eso se conocen como colesterol bueno.
  • VLDL: Lipoproteínas de muy baja densidad. Transportan triglicéridos, un tipo de grasa necesaria para nuestro cuerpo (como el colesterol). En exceso hacen que el colesterol malo (LDL) sea aún más denso y se deposite con mayor facilidad en las arterias, por lo que resulta más perjudicial. Los triglicéridos son la grasa que vemos en un alimento: las vetas del jamón, la grasa bajo la piel de las aves... Para que la cantidad de triglicéridos en sangre no sea excesivamente alta debemos limitar las grasas de la dieta (entre el 20 y el 30% del total de las calorías diarias, pero la mayoría de la población sobrepasa esos límites saludables).

Niveles de colesterol

  • Colesterol total. Es la suma de todo, el HDL y el LDL. Debe situarse por debajo de los 200 mg/dl de sangre. Un exceso hasta 239 se puede controlar a través de la dieta y el ejercicio. Por encima de 240 se considera muy alto.
  • Colesterol “malo” LDL. Conviene que esté por debajo de 129mg/dl de sangre. Hasta 160 es ligeramente alto. Por encima de esta cifra puede incrementar el riesgo de sufrir un trastorno cardiovascular (infarto, ictus, angina de pecho…)
  • Colesterol “bueno” HDL. Es aceptable por encima de 50 en mujeres y 40 en hombres. Cuanto más alto es el colesterol HDL, mayor protección frente a una cardiopatía. Aunque según recientes estudios, un gran exceso también podría tener consecuencias negativas para la salud.
  • Triglicéridos. Proceden de las grasas de la dieta y de la síntesis del hígado por exceso de azúcar. Menos de 150 mg/dl de sangre.

Relacionados

Loading...

¿Deseas dejar de recibir las noticias más destacadas de Clara?