Dieta

¡Comprobado!

Cómo adelgazar: 8 trucos para dejar de picar por las noches

De poco sirve que comas bien durante el día si antes de irte a la cama atracas la nevera. Te damos estrategias para evitar el picoteo nocturno (y los kilos de más).

Por Carmen Fernández | Actualizado el 05 de noviembre de 2019, 15:48

claves para dejar de picar por la noche

¿Te gustaría perder peso pero por la noche siempre te apetece comer de más? ¿No consigues adelgazar porque no sabes cómo dejar de picotear? No te preocupes: tenemos los trucos DEFINITIVOS para que dejes de picar por las noches. ¡Toma nota!

Ponte una hora tope​

A partir de esa hora ya no debes comer nada hasta el día siguiente. Lo recomendable es que la sitúes entre 2 y 3 horas antes de irte a la cama. Y para cumplir con este horario, recoge la cocina, cierra la puerta y no vuelvas a entrar en ella hasta el desayuno. También es importante que establezcas de antemano la hora de irte a la cama. Piensa que cuanto más trasnoches, más tiempo estarás despierta y hay más riesgo de que surja el hambre. Sin olvidar que no dormir lo suficiente provoca un aumento de la hormona que genera sensación de hambre (grelina).

Acaba la cena con una onza de chocolate

Te quitará las ansias de comer algo dulce y segregarás serotonina, que hará que te sientas bien y te resulte más fácil controlar el picoteo. Eso sí, elige chocolate negro (de al menos un 70% de cacao) y limítate a una onza. Si tu perdición son los dulces, incluye en la cena alimentos que te aporten dulzor pero no un exceso de calorías, como un puñadito de pasas en la ensalada.

Tómate una infusión

El líquido tiene un efecto saciante y más si es caliente. Por eso, cuando te invadan ganas de picotear, toma una infusión. Es probable que esto te quite las ganas de comer o al menos las aplaque. Opta por alguna infusión relajante que no solo te ayudará a dormir mejor, sino que también será útil en el caso de que tus antojos estén ligados a la necesidad de contrarrestar el estrés.

Cepíllate los dientes

Después de cenar hazte una higiene dental completa: cepillado de dos minutos, hilo dental y colutorio. Esto evita el picoteo por la sensación de frescor y limpieza que tendrás en la boca. Además, la pasta de dientes y el enjuague bucal, en caso de llevarte algo a la boca, cambiarán el sabor de estos alimentos-antojos y te ayudarán a no ir más allá del primer bocado. Y también a no picotear, porque ¿quién tiene ganas de volver a cepillar? ¡Qué pereza!

trucos para dejar de picar por la noche

Date 10 minutos antes de asaltar la despensa

Si sientes ganas de comer algo después de cenar, date un plazo de 10-15 minutos antes de lanzarte a picotear y piensa si realmente tienes hambre o es “otra cosa”. Muchas veces recurrimos a la comida como una forma de enfrentarnos a ciertas emociones, como estrés, tristeza, soledad o aburrimiento. Si es tu caso, seguro que puedes pensar en una manera más efectiva de aplacar esas emociones que darte un atracón. ¿Un baño relajante? ¿Meditar? ¿Ver una comedia? ¿Leer un libro? ¿Llamar a una amiga?

Rompe con tus rutinas

Si el picoteo post-cena se ha convertido en algo frecuente es probable que tu mente relacione una acción que haces siempre con picotear. En ese caso, lo mejor es que cambies de hábitos para romper esa unión tóxica. Por ejemplo, si después de recoger la cocina sueles ver la televisión y a los pocos minutos te levantas para ir a la despensa a buscar algún snack, en lugar de sentarte en el sofá, saca la basura y aprovecha para dar un paseo corto.

Píntate las uñas

Al hacerte la manicura desvías tu atención de la comida durante un buen rato y, además, no usas las manos mientras se seca para no arruinar el esmalte, con lo que no abres bolsas de patatas, frutos secos, cajas de galletas... Con suerte, tras haber pasado este tiempo, el ansia por comer habrá desaparecido. También puedes hacerte la pedicura con esmalte, ponerte una mascarilla...

Y si no puedes evitar la tentación

Una buena opción es elegir algún tentempié rico en proteínas. Según un estudio de la Universidad Estatal de Florida (EE. UU.), consumir 150 calorías de proteína (queso fresco, huevo, yogur...) media hora antes de acostarse contribuye al desarrollo muscular, ayuda a controlar el apetito por la mañana y, además, estimula el metabolismo para quemar más.

Relacionados

Loading...

¿Deseas dejar de recibir las noticias más destacadas de Clara?