Dieta

¡Evítalos!

10 alimentos que no deberías comer si estás estresada

Si estás atacada, seguro que te da por comer alimentos y picar para calmarte. Pero hay algunos que pueden hacer ¡que te pongas aún más de los nervios! Te contamos cuáles son.

Por Clara Esmandia | 18 de enero de 2018, 18:00

chuches. Ojo con las chuches

Ojo con las chuches

Contienen mucho azúcar y esto no te conviene porque aumenta el nivel de azúcar en sangre de golpe. Pero cuando este baja, te notas cansada, irritable y buscas más chuches, más azúcar. Si el ciclo continúa, las glándulas adrenales se resienten y se puede producir un estado de ansiedad constante conocido como sugar blues o depresión del azúcar. Evita el antojo por lo dulce con estos trucos.

1 / 10

bodegon de quesos. Si picoteas queso...

Si picoteas queso...

El queso, sobre todo el curado, es uno de los alimentos que contiene más sal. Y la sal hace aumentar tu ansiedad, porque contiene sodio que, consumido en exceso, disminuye las reservas de potasio, un mineral muy importante para el buen funcionamiento del sistema nervioso. ¿Quieres picar sin engordar? Inspírate con estas ideas.

2 / 10

embutido picante. Embutidos picantes

Embutidos picantes

Las personas que se estresan con facilidad pueden tener problemas digestivos. Así que por mucho que te gusten el chorizo y los pimientos picantes o los tacos mexicanos, evítalos. La comida picante puede afectarte si sufres acidez. Por lo tanto, si sueles tener gastritis, digestiones difíciles debido al estrés o siempre te sientes hinchada, evita el picante.

3 / 10

cafe con caramelo. No te pases con el café

No te pases con el café

Es una bebida estimulante y por ello puede elevar tu estrés, especialmente si se mezcla con mucho azúcar, lo mismo que las bebidas energéticas. Limítalo como máximo a dos tazas al día, máximo tres. Descubre cosas sobre el café que quizás no sabías.

4 / 10

cacahuetes magnesio. ¿Te da por los cacahuetes?

¿Te da por los cacahuetes?

Fritos con miel y salados satisfacen como pocos alimentos a nuestro paladar, lo que los convierte en "adictivos". Pero son muy grasos y salados, una combinación que te estresa. Y eso que el cacahuete al natural es un aliado antiestrés por sus niveles de triptófano.

5 / 10

entrenar cerebro adelgazar chica patatas chips. Una bolsa de chips

Una bolsa de chips

Las patatas chip de bolsa pueden estar hechas con grasas saturadas, un tipo de grasa que influye en la secreción de serotonina, la hormona de la felicidad. Además, es un alimento muy salado, lo que también afecta al sistema nervioso. Descubre el poder adelgazante de la serotonina, ¡te encantará!

6 / 10

alimentacion prevenir cancer hamburguesa ternera carne roja. Burger de fast food

Burger de fast food

El problema no es la hamburguesa, porque si la haces casera con una carne magra y poca sal, es saludable. Lo malo es acompañarla de queso, beicon, salsas… Las grasas saturadas del fast food alteran la producción de serotonina, la hormona del bienestar, y repercute negativamente en tus nervios.

7 / 10

alimentos ricos hierro para anemia vino tinto. La segunda copa de vino

La segunda copa de vino

El vino es antioxidante y el alcohol tiene una acción depresora del sistema nervioso que podríamos creer que combate el estrés. Pero… toma solo una copa. Si te excedes provoca más fatiga, cambios de humor y dependencia (y resaca, claro). Por no hablar de las calorías escondidas del alcohol... Es mejor tomar vino que licores ya que tiene menos graduación alcohólica y, por lo tanto, menor efecto sobre tus nervios. 

8 / 10

bollo dulce de leche . ¡Tu reino por un bollo!

¡Tu reino por un bollo!

Un bollo contiene azúcar, harinas refinadas, grasas y más sal de la que crees, muy malos compañeros de viaje si tienes estrés, ya que como hemos visto, solo hacen que aumentar tu nerviosismo y tu ansiedad por comer.

9 / 10

caramelos. Caramelos sin azúcar

Caramelos sin azúcar

No contienen azúcar pero sí edulcorantes, que pueden afectar a tus nervios. Como el aspartamo, un edulcorante del que si se abusa se cree que podría estimular en exceso las glándulas suprarrenales y provocar estrés.

10 / 10

Hay alimentos que en lugar de tranquilizarte, te ponen más nerviosa y no conviene tomarlos si estás estresada o con ansiedad. Para que todo te resulte más fácil, hemos seleccionado 10 alimentos que deberías evitar cuando te entre el "ataque de picoteo" ya que lo único que conseguirás es tener más hambre.

Cuidado con el dulce

Las chuches, los caramelos o los bollos industriales contienen mucho azúcar y esto no te conviene porque aumenta el nivel de azúcar en sangre de golpe. Pero cuando este baja, te notas cansada, irritable y buscas más chuches, más azúcar. Si el ciclo continúa, se puede producir un estado de ansiedad constante conocido como sugar blues o depresión del azúcar.

Quizás te dejas engañar fácilmente por los caramelos sin azúcar pero cuidado porque aunque no llevan azúcar, sí contienen edulcorantes como el aspartamo, que pueden afectar a tus nervios.

Si darías tu reino por un bollo cuidadín porque un bollo contiene azúcar, harinas refinadas, grasas y más sal de la que crees, muy malos compañeros de viaje si tienes estrés, ya que como hemos visto, solo hacen que aumentar tu nerviosismo y tu ansiedad por comer.

Si te gusta picotear...

Si eres de las que no se resiste a picar entre hora y el queso es uno de tus pecados favoritos, debes saber que es uno de los alimentos que contiene más sal (sobre todo el curado). Y la sal hace aumentar tu ansiedad, porque contiene sodio que, consumido en exceso, disminuye las reservas de potasio, un mineral muy importante para el buen funcionamiento del sistema nervioso.

¿O quizás eres más de cacahuetes? Los fritos con miel y salados satisfacen son "adictivos"pero son muy grasos y salados, una combinación que te estresa. Es mejor que optes por cacahuetes al natural. Lo mismo ocurre con las patats chip. Son muy saladas así que afectan a tu sistema nervioso y las grasas saturadas que contienen, influyen en la secreción de serotonina, la hormona de la felicidad.

¿Café, vino...?

El café es una bebida estimulante y por ello puede elevar tu estrés, especialmente si se mezcla con mucho azúcar, lo mismo que las bebidas energéticas. Limítalo como máximo a dos tazas al día, máximo tres. Si te gusta el vino, no tomes más de una copa porque en exceso provoca fatiga, cambios de humor y dependencia.

Vigila tu menú

Estamos muy a favor de darnos un caprichito de vez en cuando pero si matarías por una hamburguesa, evita a toda costa el fast food. El problema no es la hamburguesa en sí sino todos los acompañamientos extra. Las grasas saturadas del fast food alteran la producción de serotonina, la hormona del bienestar, y repercute negativamente en tus nervios. Mejor hazla casera, ¡verás qué diferencia!

Y si tienes problemas digestivos, deberías alejar de tu vista los embutidos picantes como el chorizo o alimentos como los pimientos. La comida picante puede afectarte si sufres acidez. Por lo tanto, si sueles tener gastritis, digestiones difíciles debido al estrés o siempre te sientes hinchada, evita el picante.

Relacionados

Loading...

¿Deseas dejar de recibir las noticias más destacadas de Clara?