A quien madruga...

En serio, levantarte una hora antes va a cambiar tu vida

La idea de madrugar no le agrada a nadie pero los beneficios de despertarse antes hacen que el esfuerzo merezca la pena. Te contamos todo lo que necesitas saber.

Por Ale Samaniego | Actualizado el 08 de marzo de 2019, 11:25

Madrugar es de guapas

Hoy en día existen muchos movimientos que defienden y practican el "arte" de despertarse temprano para conseguir mejores resultados en el ámbito profesional y, también, en la vida personal. Poner la alarma del reloj más pronto que de costumbre puede cambiar tu vida. ¿Quieres saber cómo? Y sobre todo,  ¿cómo conseguir despertarte, al menos, una hora antes? Sigue leyendo... Te vas a sorprender.

 

Foto de Icons8 team vía Unsplash

1 / 8

Beneficios de madrugar

Despertarnos antes de lo que acostumbramos puede mejorar significativamente nuestro día a día. Amanecer, como mínimo una hora antes nos regala 60 minutos para prepararnos para la jornada físicamente, espiritualmente, emocionalmente y mentalmente.

 

Puedes aprovechar el tiempo para escuchar tu música preferida mientras saboreas tu café aprovechado la calma de que todo el mundo esté durmiendo y crear un ritual que sea un momento de placer para ti. También puedes ganar tiempo ordenando un poco tu casa, organizando todo lo que tienes que hacer durante el día y prepararte para comenzar la mañana con energía preparando un desayuno fácil y saludable para compartir en familia.

 

Si empiezas a despertarte antes y aprovechas bien tu tiempo aumentarás tu bienestar, elevarás el tono de tu mañana, fomentarás la alegría y la calma en tu vida.

 

Foto de Lauren Kay vía Unsplash

2 / 8

La fórmula 20/20/20

Uno de los mayores exponentes de las corrientes pro madrugones es Robin Sharma, un reconocido coach de desarrollo personal autor del bestseller El monje que vendió su Ferrari. Sharma detalla en su último libro El club de las 5 de la mañana “la fórmula mágica” para aprovechar al máximo tus madrugones.

 

¿Cómo llevarlo a la práctica? La fórmula consiste básicamente en planificar los primeros 60 minutos de tu días en tres fases o bloques de veinte minutos que te ayudarán a activar tu cuerpo y llenarlo de energía mediante el ejercicio; conectar contigo misma y con tu paz interior mediante la reflexión; y crecer a nivel personal a través de la lectura y la formación.

 

Foto de Rachel Nelson vía Unsplash

3 / 8

Haz ejercicio

Los primeros 20 minutos de tu día deberías dedicarlos a practicar un ejercicio intenso que te haga sudar y verás cómo revoluciona la calidad de tus días.

 

Activar tu cuerpo te ayudará a ganar concentración y con ello aumentarás tu productividad el resto del día. Pero no solo eso, sino que además de sentirte mejor y reducir el estrés, comenzarás el día con más energía y, a largo plazo ganarás longevidad. ¡Merece la pena sudar la camiseta desde temprano!

 

¿Cómo llevarlo a la práctica? El entrenamiento puede consistir en pedalear una bicicleta estática, practicar series de saltos de tijera o sentadillas, saltar a la comba, o practicar carrera de sprint. Es más fácil de lo que crees y si no quieres moverte de casa, te proponemos seguir los entrenamientos en nuestro blog El gym en tu casa, rutinas de ejercicios fáciles que podrás practicar en tu salón en menos de 20 minutos.

 

Foto de Rawpixel vía Unsplash

4 / 8

Escribe un diario

Comenzar un diario tiene múltiples beneficios: multiplica la claridad y la concentración; activa la gratitud deliberada; refuerza el aprendizaje sobre ti mismo a diario; contribuye a darte cuenta de tus puntos fuertes; ayuda a que proceses tus emociones de baja energía para liberarlas, no reprimirlas y sentirte mejor; atesora las mejores experiencias de tu vida; te permite revivir momentos felices; eleva tu creatividad por lo que te hace ser más productivo.

 

¿Cómo llevarlo a la práctica? La clave está básicamente en escribir. Comienza por detallar los compromisos que tienes para ese día. Escribe las cosas que deseas sin olvidar enumerar todas las cosas buenas que ya tienes y dar las gracias por ello. Desahógate escribiendo tus frustraciones, decepciones y resentimientos para deshacerte de tus emociones tóxicas y energías negativas. Una de las formas de llevar un diario de moda es el Bullet Journal que te puede ayudar a cambiar tu vida solo con una libreta en blanco y un bolígrafo.

 

Foto de Gabriellefaith vía Unsplash

5 / 8

Practica la meditación

La meditación reduce y ralentiza el envejecimiento. Meditar te ayudará a acceder a tu poder natural, reforzar tu autoconsciencia, aminorar el estrés, alimentar tu felicidad y restablecer tu paz interior en un mundo de intensa hiperestimulación y exceso de actividad.

 

¿Cómo llevarlo a la práctica? Dedícate un tiempo para ti misma, si piensas que meditar es sinónimo de relajarse estás equivocada, se trata de ser conscientes sin juicio de lo que sucede. Puedes meditar en casa siguiendo meditaciones guiadas que encontrarás en YouTube o apps específicas. Si quieres iniciarte en la meditación lee los consejos del psicólogo Rafael Santandreu en su blog para Clara: Ser feliz.

 

Foto de Rawpixel vía Unsplash

6 / 8

Desarrolla tu potencial

Con una agenda tan apretada, entre el trabajo, la familia y el tiempo de ocio, nos cuesta mucho sacar tiempo para la lectura, la formación y el desarrollo personal que tanto necesitamos y tan bien nos hace a nivel personal y laboral. "La tranquilidad es el nuevo lujo de nuestra sociedad". Y si te levantas más temprano conseguirás dedicar, al menos veinte minutos a cultivar tu interior, revisar tus objetivos y de este modo sentirte mejor y aumentar tu confianza en ti misma.

 

¿Cómo llevarlo a la práctica? Puedes dedicar tiempo a leer un libro que mejore tu conocimiento sobre la vida de personajes que te inspiren o un artículo que te ayude a mejorar tu capacidad profesional. Si lo prefieres puedes escuchar una conferencia motivacional o ver un vídeo sobre cómo mejorar algún aspecto de tu vida personal, espiritual o profesional.

 

Foto de Fabspotato vía Unsplash

7 / 8

Rituales que te ayudarán a levantarte una hora antes (y a dormir mejor)

Para madrugar te será de gran ayuda comenzar a adoptar algunos rituales la noche anterior. Intenta hacer la última comida del día lo más pronto posible y comienza a desconectar del ruido apagando todos los dispositivos electrónicos, ¡sí, el móvil incluido! Recupera tu viejo despertador, te ayudará a desconectar de las redes sociales antes de dormir, lo agradecerás.

 

Antes de irte a la cama es el momento perfecto para desconectar de la tecnología y conectar con tus seres queridos. Aprovecha para conversar con ellos o si lo prefieres, o vives sola, dedica este tiempo a mediar, leer o relajarte con un baño de sales. Lo importante es comenzar a establecer un clima de calma, tranquilidad y sosiego.

 

¿Cómo llevarlo a la práctica? Para levantarte antes tienes que acostarte antes, al principio puede costarte pero con fuerza de voluntad y organización acabarás acostumbrándote.

Prepara un cuarto fresco, oscuro y sin tecnología para descansar mejor. Organiza todo lo que necesitas para el día siguiente: tu ropa de deporte, la ropa para ir a trabajar, el desayuno, el tupper… Así tendrás todo preparado, no te agobiarás y no perderás más tiempo a la mañana siguiente.

 

Ya en la cama, reflexiona sobre tu día, practica la gratitud y ¡hasta el día siguiente! 

 

Foto de  Vladislav Muslakov  vía Unsplash

8 / 8

¿No te da la vida? ¡Toma nota de estos consejos para ser más productiva!

Relacionados

Loading...

¿Deseas dejar de recibir las noticias más destacadas de Clara?