causas y tratamiento

Enfermedad de Crohn: síntomas que van más allá de la diarrea

Aunque la diarrea es su manifestación más evidente, esta enfermedad presenta otros síntomas que pueden afectar a la calidad de vida de quien la sufre.

Actualizado a

Escrito por:

Raquel González

Actualizado a

enfermedad de crohn

La enfermedad de Crohn es una enfermedad inflamatoria intestinal (EII), como la colitis ulcerosa, que se caracteriza por provocar diarreas y dolor abdominal entre otros síntomas a veces muy variados. La incidencia de las EII se ha multiplicado por 10 en España en los últimos 25 años, y actualmente se detectan unos 2.000 nuevos casos al año, con un incremento del 2,5% anual.

Causas de la enfermedad de Crohn

Se desconoce por qué un fallo en el sistema inmunológico origina una inflamación, que en la enfermedad de Crohn puede afectar a cualquier parte del tubo digestivo, desde la boca al ano; y en el caso de la colitis ulcerosa se localiza solo en el intestino grueso. Se desconoce su causa, si bien la interacción de distintos factores comportan una respuesta inmune exagerada hacia la propia microbiota intestinal.

En España hay unas 150.000 personas que sufren una Enfermedad inflamatoria intestinal, según ACCU ESPAÑA

Síntomas de la enfermedad de Crohn

No todos los pacientes tienen todos estos síntomas, y algunos no sufren ninguno:

  • Diarrea con o sin sangrado. Pueden darse más de una decena de visitas diarias al baño.
  • Dolor abdominal que puede presentarse en cualquier localización y es de larga evolución.
  • En algunos casos, fiebre.
  • Pérdida de apetito.
  • Pérdida de peso.
  • Cansancio debido a la propia inflamación
  • Lesiones en piel, huesos, ojos... derivadas de la inflamación.

Cómo se diagnostica la enfermedad de Crohn

El 40% de los enfermos de crohn tardan un año en ser diagnosticados, porque es una enfermedad poco conocida y fácil de confundir con dolencias que provoquen diarrea y dolor abdominal (infecciones intestinales, celiaquía, colon irritable...).

  • Más difícil todavía. Para complicar más el diagnóstico, el crohn se caracteriza por períodos de brote y otros en los que la enfermedad está en remisión y no da síntomas.
  • Qué hará el doctor. Pedirá análisis de sangre y heces. Además de una colonoscopia y, si es necesario, un TAC y una resonancia.

Enfermedad de Crohn: tratamiento

El objetivo del tratamiento es restablecer la calidad de vida del paciente en la medida de lo posible. Para ello es fundamental controlar y, a ser posible, curar la inflamación. El crohn no se cura, pero sí la inflamación. Como se manifiesta de formas muy diversas y cambiantes a lo largo de la evolución, el tratamiento será personalizado.

  1. Dieta personalizada. Hay que seguir una dieta equilibrada, sin restricción de ningún alimento. Tan solo en el caso de que el paciente en brote no tolere algún alimento habrá que restringirlo; pero debe ser una restricción transitoria. Si se sufre crohn y estenosis, se hacen recomendaciones especiales sobre el consumo de fibra.
  2. Tratamiento farmacológico. Se dispone de tratamientos clásicos (cortisona, inmunomoduladores...) hasta los biológicos, que son anticuerpos cuya función es bloquear la cascada inflamatoria en alguno de sus puntos.
  3. Cirugía. En muchos casos es necesaria para resolver la inflamación que no responde al tratamiento o por las complicaciones derivadas del crohn. Pero la cirugía no cura la enfermedad, y tras ella, se debe seguir con tratamiento.

Es muy importante no fumar. El paciente con crohn debe dejar de fumar y, si le resulta difícil, buscar ayuda para lograrlo. El enfermo de crohn que fuma responde peor a los tratamientos y tiene que operarse con mayor frecuencia.

Consecuencias de la enfermedad

Sufrir enfermedad de Crohn no solo es un problema en sí mismo, sino que puede derivar en otras complicaciones de salud. Entre otras, destacan las siguientes:

  • Malnutrición. No solo por la falta de apetito o las diarreas, sino también, y en mayor medida, derivada de la propia inflamación.
  • Lesiones perianales. Desde una fisura anal, hasta fístulas o abscesos.
  • Osteoporosis. El debilitamiento de los huesos es frecuente en enfermos de crohn debido a la propia inflamación que puede dificultar la absorción de nutrientes esenciales, por el uso crónico de corticoides.
  • Artritis. Esta inflamación de las articulaciones y los tejidos que rodean al hueso puede presentarse antes de que se manifieste el crohn, aunque suele producirse a lo largo de su evolución.
  • Problemas psicológicos. Durante la fase de brote, la vida de la persona que sufre crohn se ve muy afectada, por lo que puede necesitar soporte psicológico para sobrellevarlo.

¿Deseas dejar de recibir las noticias más destacadas de Clara?