acelera el metabolismo

Respirar bien adelgaza: cómo hacerlo para bajar de peso sin darte cuenta

Dietas, ejercicio... Lo haces todo para perder peso menos pensar en tu respiración. Y esta puede ser clave para que consigas rebajar kilitos.

respirar adelgaza
Canva
foto carme del vado
Carme del Vado

Redactora Jefe de CLARA.

Actualizado a

¿Sabías que la respiración no solo nos da el oxígeno necesario para vivir? También nos ayuda a quemar las grasas y los azúcares de los alimentos y convertirlos en energía.

La clave para acelerar el metabolismo

Cuanto más oxígeno tomamos, es decir, cuanto más aprovechamos nuestra capacidad pulmonar, más aceleramos nuestro metabolismo y más calorías quemamos.

Como ves, no se trata de respirar con más frecuencia –lo que nos llevaría a hiperventilar–, sino de hacerlo en profundidad. Piensa que por cada litro de oxígeno que consumes, quemas 5 calorías.

Cómo quemar más. Solo usamos una tercera parte de nuestra capacidad pulmonar porque mantenemos una respiración superficial con la que solo cogemos medio litro de aire en cada respiración y quemamos solo 2,5 calorías. En cambio, alguien que ha entrenado su capacidad pulmonar puede tomar hasta tres litros y medio y quemar 17,5 calorías.

¿Eres consciente de cómo lo haces?

Normalmente respiramos de manera automática, sin prestar atención. Disciplinas orientales como el yoga, el pilates o el qi gong trabajan la respiración para hacerla plenamente consciente y, de este modo, conseguir que utilicemos nuestra capacidad pulmonar al completo.

Aunque estas disciplinas proponen posturas y técnicas diversas, para la práctica de la respiración consciente solo necesitas un lugar tranquilo, ropa cómoda que no te apriete y unos diez minutos sin que nadie te interrumpa. Aquí tienes diversos ejercicios de respiración.

El método Matmu

Los beneficios de respirar bien están siendo divulgados por diversos científicos en todo el mundo. Recientemente se ha popularizado Matmu, un método inventado por un científico español experto en medicina tradicional china, Joaquín Almería. Su método propone implementar en nuestra rutina una serie de ejercicios respiratorios durante 30 días. Entre estos ejercicios, encontramos la respiración diafragmática, es decir, respirar utilizando el diafragma. En este libro explica su método.

Para realizarlos, tenemos que hacer inspirar profundamente por la nariz, contando hasta dos. Seguidamente, tenemos que espirar el aire contando hasta 4, notando como todo el aire sale de nuestro cuerpo. Una vez hechos, haz cinco repeticiones.

¿Cómo aplicar estas técnicas en casa?

  • Sé consciente de tu respiración. Siéntate erguida, sin apoyar la espalda y en una posición que te sea cómoda. Toma aire por la nariz y visualiza cómo penetra por las fosas nasales, pasando por la garganta y los pulmones hasta hacer que se “hinche” el abdomen. Luego, suelta el aire y visualiza cómo hace el recorrido inverso.
  • Apuesta también por un entrenamiento sencillo. Toma aire por la nariz y cuenta mentalmente hasta cuatro de forma pausada, completando una respiración no forzada. Después, aguanta el aire contando hasta dos. Finalmente suéltalo muy lentamente contando hasta seis. Mantén este ritmo de 4-2-6 unos 5 minutos.
  • Aumenta el ritmo. Cuando te hayas habituado a esta respiración, aumenta el tiempo a 10 minutos. Y cuando seas capaz de hacerlo en este tiempo, complica el ejercicio cambiando, es decir, alargando la exhalación hasta contar hasta 8.
Respirar bien
Pexels

Perder peso respirando y andando

Sin duda, combinando respiración y ejercicio físico. Por ello te proponemos un “paseo respiratorio” que consiste en andar cogiendo aire en dos pasos y soltándolo durante los cuatro siguientes. La natación es otro deporte donde se trabaja mucho el ritmo respiratorio, alternando el lado por el que se coge aire y el número de brazadas en el que se hace.

Más beneficios de respirar bien

  1. La respiración consciente también puede ayudar a rebajar nuestro estrés.
  2. ¿Al borde de un ataque de nervios? Cuando estás muy nerviosa, tu respiración es rápida. Céntrate en ralentizarla y verás cómo te calmas. No se trata solo de un alivio momentáneo, sino que acostumbrarnos a una respiración plena nos libera del estrés crónico, que causa otras enfermedades.
  3. Dormirás mejor. La respiración también está muy ligada a procesos metabólicos que influyen en la regulación del sueño y la vigilia. Si respiras bien, descansarás mejor y te levantarás pletórica.
  4. Defensas altas. Una buena oxigenación refuerza el sistema inmunológico. Además, gracias a la respiración se desechan parte de las toxinas.
  5. Corazón protegido. Respirar bien normaliza los latidos del corazón, controlando palpitaciones y arritmias.
  6. Cerebro en forma. El cerebro consume hasta 3 veces más oxígeno que el resto del cuerpo, por lo que la respiración influye en el rendimiento intelectual, la memoria, etc.

¿Deseas dejar de recibir las noticias más destacadas de Clara?