Salud

🤢🚽💩

Gastroenteritis: manual para curarte cuanto antes

Casi todo el mundo ha pasado por el mal trago de una gastroenteritis. Te explicamos sus síntomas, cómo prevenirla y su tratamiento para hacerla más llevadera.

Por Albert R. Dot | Actualizado el 12 de febrero de 2019, 16:36

Gastroenteritis

Llega sin avisar. Y convierte el cuarto de baño en tu peor pesadilla. La gastroenteritis no perdona a nadie. Es más, se trata de una de las enfermedades más comunes. Para luchar contra ella, todas seguimos esos trucos que, de pequeñas, nos enseñó nuestra madre mientras nos cuidaba. Pero, ¿siguen siendo efectivos? ¿Te estás olvidando de algo?

Para repasar todo lo que necesitas saber para curarte antes de una gastroenteritis (y también prevenirla) hemos hablado con la doctora Cristina Carretero, especialista de la Fundación Española del Aparato Digestivo (FEAD) y miembro del Servicio de Aparato Digestivo de la Clínica Universitaria de Pamplona (Navarra). ¡Toma nota!

¿QUÉ ES UNA GASTROENTERITIS?

La gastroenteritis es una inflamación de la mucosa del estómago y del intestino que viene causada, de forma más frecuente, por una infección por virus, bacterias o parásitos adquiridos al tomar alimentos contaminados. Aparte de por las infecciones, también puede estar causada por haber comido un tóxico (como setas). Con la comida, mejor no arriesgar.

SÍNTOMAS DE LA GASTROENTERITIS

El síntoma principal es la diarrea, que en muchas ocasiones puede ir acompañada de vómitos, dolor abdominal (como espasmos) y fiebre. Como hemos dicho, estas molestias llegan sin avisar, de forma repentina, y pueden ser leves o muy intensas, dependiendo del tipo de patógeno que la haya provocado.

¿CUÁNTO DURA UNA GASTROENTERITIS?

Para que tengas una referencia de cuánto dura una gastroenteritis, lo más habitual es que los vómitos desaparezcan al cabo de 1 o 2 días. La diarrea entre los 2 y 7 días posteriores. Observar y llevar un control de nuestras heces es bueno para saber cómo está nuestra salud.

PREVENCIÓN PARA EVITAR EL CONTAGIO DE GASTROENTERITIS

Los patógenos se eliminan por las deposiciones y los vómitos y se distribuyen por el entorno. Es frecuente contagiarse por tocar una superficie infectada. De la mano es sencillo que pase a la boca.

  • Lávate las manos. La mejor forma de prevención es extremar la higiene. Lávate las manos a menudo, recuerda que son una de las vías principales para el contagio de enfermedades. Mejor con agua templada. Limpia bien, también, las superficies de trabajo de la cocina.
  • Alimentos contaminados. También se puede transmitir a través del agua y de alimentos contaminados por los gérmenes causantes de la gastroenteritis. Esta forma de contagio suele darse en países tropicales y subtropicales. Tú, por si acaso, lava bien las frutas y verduras.
  • Vacuna. Existe una frente al rotavirus, uno de los virus que con mayor frecuencia produce gastroenteritis. Solo está indicada para niños menores de 8 meses, que tienen mayor riesgo de deshidratación.

GASTROENTERITIS: TRATAMIENTO A SEGUIR

En la mayoría de los casos, los síntomas mejoran por sí mismos y no es necesario ningún tratamiento específico. Debes compensar, eso si, la pérdida de líquidos por la diarrea y los vómitos. Vigila, también, la evolución de la fiebre en caso de que aparezca.

Hidratación para la gastroenteritis. Bebe 2-3 litros de líquido como agua mineral o infusiones sin azúcar. Hidrátate, también, cuando estés sana.

  • Pequeños sorbos. Es importante beber líquido en pequeños sorbos pero frecuentes (cada 30 o 60 minutos). Si tomas una gran cantidad de líquido de una sola vez, puede ser que el estómago no lo tolere y lo acabes vomitando.
  • Soluciones. Si los vómitos o la diarrea son muy intensos, tu cuerpo necesita recuperarse también de la pérdida de electrolitos. La mejor forma es con una solución de rehidratación oral (SRO) que puede comprarse en las farmacias y que proporciona la cantidad exacta de electrolitos que necesita el cuerpo disueltos en agua.
  • Mejor de farmacia. Antes, cuando se tenía gastroenteritis, se recurría a la llamada “limonada alcalina” casera. Hoy en día son preferibles las soluciones de farmacia puesto que, en las preparaciones caseras, las medidas de los ingredientes no son tan precisas.
  • No sirven las isotónicas. Las bebidas para deportistas no ayudan a reponer los electrolitos perdidos con la gastroenteritis. Su composición de sales y la de las soluciones de farmacia son muy diferentes. También lo son los electrolitos que se pierden por el sudor al hacer ejercicio y por el intestino en las gastroenteritis. En el sudor el mineral más abundante es el sodio, mientras que las secreciones intestinales tienen menos sodio y más potasio.

¿MEDICAMENTOS PARA LA GASTROENTERITIS?

Antes de tomar cualquier medicamento, consúltalo con tu médico. Y fíjate bien en los dos apuntes que te damos.

  • No cortes la diarrea. Evita los fármacos que cortan la diarrea. Pueden prolongar la infección al no facilitar la eliminación de los gérmenes con la diarrea. En algunos casos, llegan a causar complicaciones si se absorben en la sangre.
  • No antibióticos. No se recomienda su uso salvo en situaciones concretas y por orden médica ya que hay que valorar el tipo de germen causal, la gravedad de la infección y tu estado inmunológico. Recuerda que el uso de antibióticos cuando no son necesarios favorece la aparición de gérmenes resistentes.

GASTROENTERITIS: CUÁNDO ACUDIR AL MÉDICO

La gastroenteritis sigue su proceso y, en la mayoría de casos, no es necesario acudir a ver a tu médico. Por el contrario, sí deberías ir a tu centro de salud más cercano en los siguientes casos:

  • Hay sangre en las deposiciones o en los vómitos.
  • La diarrea no mejora al cabo de 5 días.
  • Vomitas continuamente y eso impide que puedas tomar líquidos.
  • Aparecen síntomas de deshidratación (ojos hundidos, desorientación, etc).

QUÉ COMER SI TENGO GASTROENTERITIS

Durante las primeras horas es mejor que no comas nada. Limítate a beber líquidos. Cuando las molestias empiezan a remitir empieza a comer siempre en pequeñas cantidades. Si la tolerancia es buena, puedes ir aumentando la dieta de forma progresiva.

Cuando la gastroenteritis ataca, entra en juego lo que se conoce como dieta blanda. Pero este “blanda” no es literal. Si se recomienda para ayudar en casos de problemas digestivos, el término correcto sería “dieta de protección gástrica”, ya que se trata de hacer una dieta con alimentos de fácil digestión. Puedes saber más sobre la dieta blanda con esta guía.

La que siempre se ha relacionado con la gastroenteritis ha sido la dieta astringente, la que tiene efectos para frenar diarreas o dolores de estómago. Estos son los alimentos permitidos en la dieta blanda astringente:

  • Arroz blanco hervido
  • Sémola de trigo hervida
  • Patatas hervidas o al vapor
  • Pan, mejor si es tostado
  • Verdura cocida (zanahoria, calabaza o calabacín preferentemente).
  • Tortilla francesa
  • Pollo y pescado hervido, a la plancha o al horno.
  • Manzana rallada y algo oscurecida
  • Compota de manzana o de pera (Recuerda que la manzana siempre va bien para tu cuerpo)
  • Gelatina

Aunque tradicionalmente se recomendaba seguir esta dieta astringente, hoy en día se empieza a recomendar volver lo antes posible a una alimentación normal en cuanto se recupera el apetito. Lo hacen, por ejemplo, el Comité de Nutrición de la Academia Americana de Pediatría o la Asociación Española de Pediatría.

Relacionados

Loading...

¿Deseas dejar de recibir las noticias más destacadas de Clara?