¿Te estás preguntando si tu relación de pareja está muerta? ¿Sientes que ya no hay pasión, comunicación, respeto o ilusión entre vosotros? Estas son algunas de las cuestiones que pueden surgir cuando una relación entra en crisis o se deteriora con el tiempo, lo que te hace plantearte si merece la pena seguir juntos o si es mejor seguir por caminos separados. Pero, ¿cómo saber si es o no el amor de tu vida? ¿Hay maneras de salvar la relación aunque esté muerta?

Hay maneras de saber si sigue enamorado de ti o solo es atracción física, aunque cuando la relación está muy desgastada, lo mejor es conocer los motivos y las señales que avisan claramente de que esa etapa ha terminado. No obstante, no hay que perder la esperanza, pues también hay formas de  revivir la llama aunque lo veas todo perdido. Te ayudamos a resolver tus inquietudes.

¿Cómo saber si una persona es el amor de tu vida?

Antes de entrar en las señales de que una relación está muerta, es importante reflexionar sobre qué significa el amor verdadero y cómo reconocerlo. El amor de tu vida no es alguien que te completa, sino que te complementa. Es una persona que te respeta, te apoya, te admira, te inspira, te divierte, te escucha, te comprende, te sorprende, te cuida y te hace crecer como persona.

Pero también, alguien con quien compartes valores, proyectos, sueños, gustos, aficiones, amigos y familia, con quien te sientes cómoda, segura, libre y auténtica. Y por supuesto, con la que tienes química, complicidad, confianza, admiración y pasión.

Leando Taub, en su libro '¿Cómo saber si es mi pareja?', ofrece las herramientas para saber si esa persona es o no la correcta desde la primera cita, antes de que te involucres íntimamente y pierdes tiempo o vida tratando de construir una relación que no debe ser. El autor sugiere que es importante conocerse bien a uno mismo y saber qué quieres realmente antes de iniciar algo, y refinar tu mirada para identificar a la persona con quien sí debe ser.

¿Cómo saber si una relación ha llegado a su fin?

Aunque el amor puede ser maravilloso, a veces no siempre es eterno. Las circunstancias, los cambios, los conflictos, las diferencias o los errores pueden hacer que una relación se desgaste y se apague. Se puede deber a varios motivos, principalmente a que ya no te quiera o seas tú la que no está enamorada, pero también a una traición, como que te esté haciendo 'roaching' o te haya sido infiel.

Por su parte, el investigador Francisco de Sales, destaca en su libro 'Relaciones de pareja: lo que no nos han enseñado y conviene saber', que en casi todas las ocasiones se debe a una mala elección de la pareja, a un autoengaño durante el tiempo de noviazgo, al mal ejemplo de relación que vivieron durante su infancia entre sus padres, y, sobre todo, a una falta de preparación y una correcta educación acerca de lo que es realmente estar en una relación de pareja y todo lo que eso conlleva.

No obstante, estas son las 8 señales más claras que pueden indicar que una relación ha llegado a su fin:

  • Falta de comunicación. La comunicación es la base de toda relación. Si ya no habláis, no os contáis vuestros problemas, no os expresáis vuestros sentimientos, no os dais feedback, no os hacéis preguntas, no os escucháis con atención, no os entendéis ni os ponéis de acuerdo, es probable que vuestra relación esté en peligro.
  • Falta de respeto. El respeto es el límite de toda relación. Si os faltáis al respeto, os insultáis, os gritáis, os humilláis, os criticáis, os juzgáis, os manipuláis, os mentís, os engañáis u o os agredís, es evidente que vuestra relación está rota.
  • Falta de ilusión. La ilusión es el motor de toda relación. Si ya no os sorprendéis con detalles, no os divertís, no os reís, no os emocionáis, no celebráis logros ni hay besos o abrazos habitualmente, es posible que vuestra relación esté muerta.
  • Falta de pasión. La pasión es el fuego de toda relación. Si ya no os deseáis, no os atraéis, no os seducís, no os tocáis o no hay caricias íntimas, es síntoma de que vuestra relación se ha enfriado.
  • Falta de compromiso. El compromiso es el sello de toda relación. Si ya no os comprometéis, no os apoyáis, no os acompañáis, no os ayudáis, no os cuidáis, no os protegéis, no os defendéis, no os respaldáis ni os dais prioridad, es claro que vuestra relación está débilitada.
  • Falta de confianza. La confianza es el pilar de toda relación. Cuando no confiáis en en otro, o no sois capaces de pediros perdón, es obvio que vuestra relación está dañada.
  • Falta de admiración. La admiración es el brillo de toda relación. El reconocimiendo, los halagos, la inspiración o el orgullo por tu pareja son determinantes. Si esto falta, es indudable que vuestra relación no va bien.
  • Falta de crecimiento. El crecimiento es el propósito de toda relación. Es importante saber aprender uno del otro, innovar y mejorar juntos. Si esto no pasa, es innegable que vuestra relación está estancada.
¿Cómo saber si una relación ha llegado a su fin?
CANVA

¿Cómo salvar una relación muerta?

Si reconoces algunas o todas estas señales en tu relación, no te desesperes. Aunque parezca que tu relación está muerta, puede que aún tenga una oportunidad de resucitar.

Para ello, es necesario que ambos estéis dispuestos a hacer un esfuerzo y a cambiar algunas actitudes y comportamientos que os han llevado a esta situación, como empezar por reconocer vuestros problemas. Recuerda que el amor es como una planta que necesita cuidados constantes para mantenerse viva y florecer. Estos son algunos consejos para salvar una relación muerta:

  • Ríete con tu pareja. La risa es una forma de liberar el estrés, de conectar con el otro, de crear recuerdos positivos y de aumentar la confianza y la complicidad, según estudios como el del Departamento de Psicología y Neurociencia de la Universidad de Carolina del Norte, publicado en el Journal of Nonverbal Behavior. Intenta reírte con tu pareja a menudo, ya sea viendo una película, contando chistes, recordando anécdotas divertidas o haciendo actividades lúdicas. La risa puede ayudarte a reavivar la chispa y a mejorar el humor de ambos.
  • Sorprende a tu pareja. La rutina puede ser una de las causas de que una relación se vuelva aburrida y monótona. Para evitarlo, puedes sorprender a tu pareja con detalles, regalos, gestos, planes o experiencias que le hagan sentir especial, querido y valorado. No hace falta que sean cosas caras o extravagantes, lo importante es que sean sinceras y originales
  • Comunícate a diario. La comunicación es la clave para mantener una relación sana y viva. Cuéntale tu día y pregúntale cómo le ha ido el suyo, comparte tus problemas, expresa tus sentimientos y escucha con atención. La comunicación te permitirá conocer mejor a tu pareja, resolver los conflictos, expresar tus necesidades, dar y recibir apoyo, fortalecer el vínculo y mejorar la intimidad.
  • Respeta a tu pareja. El respeto implica aceptar al otro como es, valorar sus opiniones, reconocer sus virtudes, apreciar sus diferencias, cuidar sus límites y defender sus derechos.
  • Vuelve a ilusionarte. La ilusión te ayudará a mantener el interés, la pasión, la alegría y la esperanza en tu relación. Para ello, puedes hacer cosas nuevas, salir de la zona de confort, compartir hobbies, hacer planes, tener proyectos y sueños en común.
¿Cómo revivir una relación de pareja?
CANVA

¿Cuál es la mejor manera de superar una ruptura?

Si seguís estos pasos y aún así no lográis salvar vuestra relación, es muy seguro de que haya llegado a su fin. Gabby Pérez, tanatóloga y autora de 'La muerte del amor: Cómo atravesar el duelo de una ruptura', ofrece en su libro herramientas emocionales que te permitirán superar bien tu duelo y diseñar un nuevo proyecto de vida, como son:

  • Reconocer los problemas. El primer paso es admitir que tu relación ha terminado y que no puedes seguir aferrándote a lo que ya no existe. Es importante que seas honesta contigo misma y que asumas tu parte de responsabilidad en lo que ha ocurrido. También es fundamental que te escuches con empatía y respeto, sin juzgarte, sin culparte ni sin atacarte. Trata de entender el porqué de tu dolor y de expresar tus sentimientos y necesidades de forma clara y asertiva.
  • Buscar ayuda profesional. El segundo consejo es buscar ayuda profesional. A veces, el duelo es tan profundo o complejo que se necesita la intervención de un tercero que te oriente y te guíe en el proceso de sanación. Un psicólogo o un terapeuta puede ayudarte a identificar las fases del duelo, a mejorar tu autoestima, a resolver tus conflictos internos, a fortalecer tu resiliencia, a recuperar tu equilibrio emocional y a establecer nuevos objetivos para tu vida.
  • Reinventarte personalmente. El tercer paso para superar una ruptura es reinventarte personalmente. Esto significa que tienes que dejar atrás el pasado, perdonarte a ti misma y a tu ex pareja, aceptarte como eres, valorar lo que tienes, practicar la gratitud, renovar tus ilusiones, sorprenderte con detalles, divertirte con actividades, ilusionarte con planes, desafiarte con retos y crecer como persona.

Además, aquí te dejamos otros consejos de psicóloga para dejar de querer a alguien que no es bueno para ti que funcionan.

Schema: FAQPage