menos es más

Activos incompatibles en las rutinas de belleza: no te lo pongas todo junto

Con la fiebre actual por usar retinol, AHA, BHA, Vitamina C... puede que estemos abusando de todos estos ingredientes 'mágicos' y perjudicar a nuestra piel en vez de ayudarla. Te contamos lo que no tienes que mezclar en tu rutina bajo ningún concepto.

Actualizado a

Escrito por:

Raquel Pérez

Actualizado a

usar activos ingredientes cremas

Reconozcámoslo. Se nos está yendo de las manos esto de las rutinas de belleza. El éxito de marcas como The Ordinary que, en lugar de formulaciones complejas a precios exorbitantes, te ofrecen productos "transparentes" basados en un ingrediente estrella a un precio asequible, unido a rutinas como la coreana que aplican miles de cosas para conseguir una piel de porcelana, ha hecho que todas vayamos a la búsqueda de ese tratamiento mágico que nos deje la piel como la de un bebé.

Cada vez que sale un nuevo ingrediente milagro a la palestra todas nos preguntamos lo mismo: ¿cómo lo incluyo en la mía? Pues puede que ya no quede hueco para nada más. Y por otro lado, es posible que ni te haga falta y no solo estés tirando el dinero sino que puedes estar dañando tu piel.

Y es que es mejor tener una rutina más minimalista pero que incorpore aquello que necesitamos realmente. en lugar de ponernos un poco de todo. Estas son algunas de las mezclas que más han dado que hablar en redes.

Mezclas imposibles: qué ingredientes no hay que poner juntos

  • Retinol y AHA. El retinol es el elemento estrella de las rutinas de belleza antienvejecimiento y acné. Aumenta la producción de colágeno, ácido hialurónico y elastina en la piel. Es un regenerador celular muy potente, pero podría producir irritación en la piel. Por eso combinarlo con alfahidroxiácidos como el glicólico, que es un exoliante químico que también altera la barrera de la piel, puede ser demasiado y ocasionar una irritación excesiva. No quiere decir que no se puedan usar juntos, de hecho muchos dermatólogos lo recomiendan para tratamientos anti acné, pero como tú no eres una experta, utilízalo solo bajo supervisión médica.
  • Retinol y BHA. Aunque son de naturaleza distinta que los AHA, los betahidroxiácidos como el ácido salicílico, siguen teniendo un poder exfoliante y tampoco conviene mezclarlos alegremente con el retinol. Si usas retinol para el tratamiento del acné y tu piel ya se ha adaptado a su uso teniendo controlada la irritación que te puede provocar, consulta a un dermatólogo para poder utilizarlo con ácido salicílico, ya que este, al ser un ácido liposoluble penetra mejor la barrera lípida de la piel y ayuda mucho con la eliminación de comedones y puntos negros.
  • Vitamina C y ácidos de cualquier tipo.La vitamina C es un imprescindible de las rutinas de belleza porque es un antioxidante muy potente. ¿Lo puedes usar junto con AHA o BHA? Depende del tipo de Vitamina C y del ácido en sí. Si usas vitamina C pura –ácido ascórbico–, formulada en un pH bajo, junto con ácidos en formato líquido o sérum –que también tienen un pH de estas características–, la combinación puede ser efectiva. El problema viene cuando los ácidos tienen una formulación cremosa que entonces suelen tener un pH más neutro y pueden restarle eficacia a la vitamina C.
  • Vitamina C y Niacinamida. Esta es una mezcla que también es incompatible por problemas de pH y que podría provocar que el efecto de ambas fueran mucho menor. Es verdad que su interacción puede causar que la Niacinamida se transforme en Niacina, causando enrojecimiento, pero es una reacción muy poco común. Si lo aplicas con media hora de diferencia entra ambos productos, y en formato líquido, podrías usarlas a la vez.
  • Peróxido de benzoilo y Vitamina C. Más de lo mismo. El peróxido de benzoilo suele estar presente en tratamientos contra el acné pero si lo utilizas junto a la Vitamina C estarás anulando la acción de esta, al provocar su oxidación. La solución pasa por usar la Vitamina C de día junto con protector solar y el peróxido por la noche.
  • Retinol y Vitamina C. Son dos potentes activos para luchar contra los signos de envejecimiento, acné, textura de la piel... ¿Podemos usarlos juntos? No es aconsejable ya que ambos trabajan en pH diferentes y sus propiedades pueden verse alteradas si nos los ponemos seguidos. Mejor utilizar la Vitamina C por la mañana, que nos ayudará además a reforzar nuestra protección contra los rayos solares, y el retinol por la noche, porque puede resultar fotosensibilizante. Si quieres utilizarlos juntos puedes hacerlo adquiriendo un producto que lleve los dos en su formulación, ya que en este caso habrán utilizado fórmulas compatibles de ambos ingredientes.
  • Retinol o Vitamina C con exfoliantes físicos: A muchas nos da reparo utilizar exfoliantes químicos porque pensamos que son muy agresivos, pero frotamos vigorosamente sobre nuestra piel un exfoliante de gránulos elaborado con un inofensivo hueso de albaricoque, por ejemplo. ¡Error! Si la concentración de ácidos es baja, entre un 2 y un 5% en el caso de un glicólico, un exfoliante químico será más gentil con nuestra piel que uno mecánico. A veces cuando nos estamos adaptando al retinol, pueden aparecer descamaciones que relacionamos con células muertas, cuando en realidad tienen que ver más con la sequedad. Aplicar un exfoliarte físico solo agravará el problema.

Para terminar, lo que sí deberías mezclar con todo, es el protector solar. Si quieres que estos activos tan potentes mejoren tu piel debes protegerla del sol con pantallas de FPS +50, ¡aunque no salgas de casa!

Solo con la luz que entra por las ventanas o la luz azul de tu móvil o pantalla de ordenador, tu piel puede producir manchas que anularan el efecto que quieres conseguir con tu súper rutina de belleza. Recuerda que el protector pierde su poder en aproximadamente 4-6 horas así que no olvides replicar producto.

Foto de portada: @youaretheprincess

¿Deseas dejar de recibir las noticias más destacadas de Clara?