¡Sabrosísimo!

Garbanzos con bacalao y espinacas: receta de Semana Santa

Te contamos paso a paso la receta de garbanzos con bacalao y espinacas. Un plato delicioso y completo ideal para cocinar durante todo el año aunque especialmente en Semana Santa.

Garbanzos con bacalao Skrei
Ikonos
isabel zuñiga web clara
Isabel Zúñiga

Experta en decoración, hogar, alimentación y bienestar.

Actualizado a

Además de ser una de las recetas más representativas de Semana Santa, el potaje de garbanzos y bacalao es la manera perfecta de entrar en calor en los meses de frío. Un plato supercompleto nutricionalmente con el que triunfarás si utilizas la mejor materia prima: el bacalao Skrei.

Y es que, este bacalao noruego gourmet, salvaje, de temporada y con un sello de calidad que lo hace realmente único, ha recibido el galardón en los Premios CLARA 2020 al Mejor Producto Gourmet. Por algo será... ¡pruébalo hoy mismo!

INGREDIENTES

4 personas | 1 hora y 40 minutos

  • 400 g de garbanzos remojados | 500 g de espinacas | 350 g de bacalao desalado | 2 cebollas | 3 dientes de ajo | 2 huevos | 1 rebanada de pan seco | 1 ramita de perejil | 2 hojas de laurel | aceite de oliva | pimentón dulce y sal.

CÓMO HACER GARBANZOS CON BACALAO

  1. Después de haber dejado los garbanzos en remojo durante toda la noche, colócalos en una olla junto a las dos hojas de laurel y una de las cebollas pelada. A continuación, agrega agua hasta cubrirlo todo y cuece durante 1 hora a fuego lento.
  2. Transcurrido ese tiempo, echa media cucharada de sal y deja que los garbanzos cuezan durante otros 20 minutos. Apaga y reserva.
  3. Cuece los huevos 10 minutos aproximadamente en un cazo con agua. Retíralos y una vez que estén tibios, pélalos y reserva.
  4. Lava muy bien las espinacas con abundante agua, porque habitualmente suelen tener mucha tierra tanto en el tallo como en las hojas. Luego, corta los primeros y separa las hojas. Mientras se escurren, pela y pica bien fina la otra cebolla y dos de los ajos.
  5. Calienta una cazuela con unas tres cucharadas de aceite. Fríe en ella la rebanada de pan seco y el último diente de ajo entero, vigilando que no se queme. Retira del fuego el pan y el ajo y resérvalos. Después, echa la cebolla y los ajos que tienes picados y sofríe todo junto durante unos 5 minutos más o menos.
  6. Enseguida, incorpora el pimentón dulce y remueve solo unos segundos para evitar que se queme. Posteriormente, cúbrelo todo con un litro de agua.
  7. Incorpora las espinacas, tapa la cazuela y cuécelo todo a fuego lento durante unos 10 minutos, más o menos.
  8. Echa los garbanzos cocidos y el bacalao desalado, que antes habrás cortado en dados, y deja que se cueza todo junto entre unos 8 y 10 minutos aproximadamente, siempre a fuego lento.
  9. Mientras tanto, haz una picada con el pan y el ajo que has freído y agrégala al potaje al mismo tiempo que echas los huevos duros cortados a cuartos. Cuécelo todo durante un par de minutos y apaga el fuego. Sirve el plato bien caliente.
  • El truco. Esta receta, por su gran aporte de minerales, vitaminas y proteínas, puedes servirla como plato único.

¿Deseas dejar de recibir las noticias más destacadas de Clara?