Test

¡No estás sola!

Test: ¿Tristeza, estrés o ansiedad? Descubre cómo identificarlo

A veces el agobio del día a día se confunde con ansiedad y tristeza. Te ayudamos a identificar lo que estás sintiendo.

Por Clara Esmandia | Actualizado el 12 de marzo de 2018, 10:21

test tristeza ansiedad estrés

Últimamente andas triste y agobiada, pero no sabes identificar qué te pasa. Tranquila, es normal. Otras veces lo que nos ocurre es que el día a día es tan vertiginoso y nuestro ritmo tan frenético que no descansamos, y el agotamiento abre la puerta a la tristeza. Por ello, a veces cuesta diferenciar el estrés de la tristeza. En otras ocasiones, el abatimiento es tan grande que te bloquea, y estaríamos hablando de una tristeza mayor, más honda, de un principio de depresión. Falta de ilusiones, cansancio, negatividad, apatía, tendencia al aislamiento... Los síntomas de la depresión y de la tristeza son tan parecidos que cuesta distinguirlos. Con nuestro test vamos a intentar ayudarte a que le pongas nombre a lo que te ocurre.

Hablar con alguien

El silencio es una reacción muy frecuente. Pero encierra una doble trampa: si no te expresas, es difícil que las personas que te rodean entiendan lo que te sucede, y esto a su vez aumentará tus sentimientos de soledad e incomprensión. Hablar es imprescindible para superar una situación, sea de estrés, de tristeza o de depresión, y te ayudará a sentirte acompañada y comprendida.

Valorar tu estado

Si el estado de tristeza se prolonga más de 15 días y te impide llevar la vida que llevabas antes, afectando a tu relación de pareja, a tu trabajo, tu familia..., es probable que sufras un episodio de depresión. El test te ayudará a salir de dudas.

Qué hacer si es depresión

Tu médico de cabecera valorará tu estado y el tipo de tratamiento que necesitas. Si se trata de una depresión leve, puede hacerlo él mismo, o si lo cree necesario, dirigirte a un psicólogo. Según el tipo de depresión, puede tener que intervenir un psiquiatra.

Fuera cargas

Si crees que has llegado a esta situación por un exceso de responsabilidades, de obligaciones, compártelo con tu familia (o en el trabajo) y empieza a ceder tareas. Quizá se hayan acostumbrado a que siempre has llevado tú las riendas de todo y ni siquiera se hayan planteado que pudieras necesitar ayuda.

    Tu resultado es:

    Relacionados

    Loading...

    ¿Deseas dejar de recibir las noticias más destacadas de Clara?