100% acogedores

Recibidores pequeños: trucos para vestirlos de arriba abajo

Empapelar la pared, poner una alfombra, añadir plantas y rematar con una luz cálida son los pasos a seguir para decorar y amueblar los recibidores que no son muy grandes.

isabel zuñiga web clara
Isabel Zúñiga

Especializada en temas de decoración, hogar, alimentación y bienestar.

Actualizado a

Recibidores pequeños blancos
Douglas Sheppard vía Unsplash

Es verdad que la decoración de pisos pequeños puede resultar algo complicada, especialmente en algunas estancias. La entrada es una de ellas ya que la falta de espacio puede hacer, incluso, que prácticamente ni exista. A continuación te proponemos una serie de trucos que te ayudarán a la hora de amueblar recibidores pequeños.

Potenciar la luz natural utilizando colores claros y espejos, poner una alfombra, añadir algún mueble de almacenamiento, aprovechar las paredes para los toques decorativos y proporcionar una luz cálida de ambiente son la manera más fácil de darle identidad y cuerpo a esa parte de tu casa, por muy pequeña que sea.

1 / 7
Recibidores pequeños muebles

Recibidores pequeños pintados

Si no te apetece pintar el recibidor de blanco tienes varias opciones que evitarán que se vea más pequeño. El gris claro es una de las más utilizadas últimamente y se ha convertido en uno de los neutros más estilosos y socorridos.

  • Bancos. Aunque preciosos, pueden resultar algo duros así que unos cojines los harán más confortables. 
  • Funcionalidad. Si además de tener colgadores, puedes utilizar la parte superior para exponer objetos decorativos conseguirás alargar la estancia y que se vea más alta. 
  • Plantas. Cuenta siempre con ellas. Para recibidores con poca luz puedes utilizar 15 plantas artificiales que parecen de verdad.
  • Truco. Si te apetece poner varios objetos, procura que sean repetidos y evitarás la sensación de abarrotamiento. Varias cestas, bandejas o velas se complementarán entre ellas creando un rincón con mucho encanto.

Foto Home remedies Rx

1 / 7

Recibidores pequeños con papel pintado

Recibidores pequeños con papel pintado

Los recibidores pequeños no tienen por qué ser aburridos y sosos. Aquí tienes un buen ejemplo a seguir cuando no tienes problemas de luminosidad. Potenciar una de las paredes con un bonito papel de un color intenso te va a ayudar a vestirlo y darle identidad propia ¡como si fuera una habitación más!

  • Lámparas. Busca modelos ligeros que permitan el paso de la luz.
  • Colgadores. Si nunca sabes qué hacer con el bolso (o siempre se te olvida dónde lo has dejado) y no tienes espacio para ningún banco, inspírate en los colgadores de la imagen. ¡Nos encantan las soluciones ingeniosas!
  • Bancos. Una opción muy práctica para completar la entrada a la que puedes añadir una cesta en la parte inferior como improvisado espacio de almacenamiento. Mulliditos darán un toque aún más acogedor.

2 / 7

Recibidores pequeños irregulares

Recibidores pequeños irregulares

Si además de no ser muy grande, el recibidor tiene alguna peculiaridad como columnas o ciertas irregularidades va a resultar más difícil amueblarlo.

  • Práctico. Aprovecha cada milímetro con soluciones creativas como colocar una cajonera y unos cojines encima. Además de un improvisado banco tendrás un nuevo espacio de almacenamiento.
  • Luz. En recibidores oscuros sin posibilidad de añadir más iluminación que la del techo tendrás que reforzarla con una lámpara de varios focos.

3 / 7

Recibidores pequeños mueble

Recibidores pequeños con consola

Si el espacio te permite tener un mueble con cajones tipo consola puedes utilizar la parte superior para colocar aquellos elementos que te van a ayudar a vestir el recibidor.

  • Lámpara de mesa. Elige una de pequeño tamaño y diseño ligero para que no resulte demasiado voluminosa. La luz siempre cálida.
  • Verde. Flores y plantas ayudan a sentirte en sintonía con la naturaleza y proporcionan frescor. Escoge flores pequeñas que no ocupen demasiado pero que den color.
  • Jarrón. Mejor modelos altos y estrechos que bajos y anchos. Si vas a combinar varias piezas entonces sí puedes jugar con distintos volúmenes.
  • Espejo. Uno de pequeño tamaño rematará el conjunto dándole profundidad.

4 / 7

Recibidores pequeños muebles suspendidos

Recibidores pequeños con mueble suspendido

Si por lo que sea necesitas sacarte de la manga un amplio espacio de almacenamiento, no te quedará más remedio que buscar soluciones prácticas aunque ello conlleve tener que poner un mueble algo más grande de lo que habías pensado.

  • Los muebles suspendidos son una buena opción que resulta más ligera visualmente y deja pasar la luz. Alternar dos colores, en este caso blanco y madera, servirá para darle más dinamismo y quitar seriedad.

5 / 7

Recibidores pequeños minimalistas

Recibidores pequeños con pufs

¿Te animas a poner pufs en tu recibidor pequeño? Sirven para sentarse, para depositar alguna cosa que no quieras colgar ¡y quedan genial!

  • Ganchos. La clave para que todo esté en su sitio. Ideales para aprovechar la pared.
  • Balda estrecha. Perfecta para sacarte de un apuro y colocar algún pequeño objeto decorativo.
  • Cuenco. Te vendrá genial un sitio donde poder dejar las cosas pero ¡ojo! únicamente lo indispensable.
  • Detalles deco. Velas, flores, cojines o incluso un sombrero son algunos de los detalles que van a darle estilo a tu recibidor.

Foto @almafied

6 / 7

Recibidores pequeños con espejos grandes

Recibidores pequeños con espejos

Además de resultar muy prácticos para darte el visto bueno antes de salir de casa y comprobar que todo está en orden, los espejos son el recurso más fácil para ganar amplitud visual y multiplicar la luz natural. 

  • Redondos. Funcionan muy bien en los recibidores pequeños. Si además tienen el marco fino y son de madera natural o incluso dorados ¡todavía mejor!
  • Cestas. Combina varias de fibras naturales y estilo étnico para darle un toque bohemio.

7 / 7

¿Deseas dejar de recibir las noticias más destacadas de Clara?