Consejos de lujo

Ropa low cost que parece más cara: los trucos para elegir bien

Hoy en día no hace falta invertir mucho dinero para llevar prendas que parezcan de buena calidad, solo hay que saber fijarse en algunos detalles que hacen que una prenda parezca más cara de lo que es.

Actualizado a

Escrito por:

Raquel Pérez

Actualizado a

Comprar lowcost

Que tengas un presupuesto reducido para renovar tu armario no significa que tengas que renunciar a vestir bien. Hoy en día puedes encontrar en las firmas low cost, prendas con tejidos y acabados propios de firmas más caras, si sabes en qué detalles fijarte para reconocer las piezas que merecen la pena. Aquí te dejamos algunos consejos...

Trucos para elegir ropa low cost que parezca más cara

  • Americanas. Una prenda de sastrería como esta, se merece un tejido de buena calidad o, como mínimo, uno que lo parezca. Las de firmas más caras suelen confeccionarse en lanas que se caracterizan por una textura suave y un acabado mate, así que si buscas tu chaqueta low cost en tejidos que no tengan brillo y en una tela moldeable, mejor que mejor. ¿Cómo distingo una tela moldeable? Fijándote en las costuras y pinzas de la chaqueta. Se tienen que ver planas y disimuladas, cuando el tejido es malo se nota la costura hundida y el tejido hace un relieve hacia fuera. Otro de los detalles importantes es la unión entre la solapa y el cuello, tiene que ser plana y quedar perfectamente adaptada a tu torso, si la confección es defectuosa se verá abultada por un exceso de tejido en la unión de las dos telas. El forro también delata el bajo presupuesto de una chaqueta, a veces se economiza en este tejido para abaratar la confección, asegúrate que el de tu chaqueta tiene un aspecto digno. Por último y no menos importante fíjate en que la manga esté bien montada sin arrugas extrañas en su perfil, y que las tapetas de los bolsillos y los ojales están bien acabados.
  • Jerséis. Casi cualquier jersey puede dar el pego recién comprado, el problema viene después de unos cuantos usos ya que puede perder la forma y llenarse de bolitas. En general desconfía de cualquier jersey que tenga un aspecto lanoso, con un poco de pelo incluso, pero que su composición sea totalmente acrílica, casi seguro que se le formarán bolitas que serán resistentes al "afeitado". Esta técnica sí te funcionará en un jersey de cashmere o mohair. Otro punto a tener en cuenta es las costuras. Un jersey de calidad se tricota de manera que la forma de mangas y sisas se hace con menguados de puntos para que las costuras salgan lo más planas y rectas posibles. Si un jersey se tricota y luego se corta con la forma deseada, las costuras quedarán más voluminosas y le darán un aspecto más chapucero.
  • Pantalones. Los pantalones son uno de los ejes de cualquier armario por lo que te interesa saber reconocer los que merecen la pena. Uno de los puntos conflictivos de esta prenda vuelven a ser el tejido, para lo que te funcionan los mismos consejos que para la americana. En cuanto al corte, debes fijarte en la cremallera, que funcione bien y no tenga ningún diente defectuoso, ya que si se te estropea, el arreglo resulta costoso y también que la pestaña de tejido que la cubre esté bien cosida sin bultos y que tape perfectamente la cremallera cuando está cerrada. Si el pantalón tiene bolsillos fíjate en que la vista (el trozo de tela que hay en el interior antes de el forro) sea lo suficientemente ancha como para que no se vea el forro cuando lo llevas puesto.
  • Camisas. Este año no te puede faltar una camisa oversize en el armario, así que ¡a la caza! El mejor tejido para una camisa es el popelín de algodón. Asegúrate que tiene un tacto suave y que no se deforma mucho. Para comprobarlo, agarra en un puño una parte de la camisa y mira como se recupera al soltarla, eso te dará una idea de si tendrá luego buen planchado, porque si una camisa de popelín es de algodón, se plancha. Si quieres una pieza que puedas ponerte directa desde el tendedero, los tejidos que tienen un poco de fibra elástica junto con el algodón se arrugan menos. No te recomiendo las de fibra sintética porque no transpiran y te harán sudar, y las que son de viscosa se arrugan todavía más que las de popelín. Otro detalle que le da calidad a una camisa son las costuras, si son ciegas le dan más empaque a la prenda. ¿Qué es una costura ciega? Aquella que se hace con dos pespuntes, el primero para coser la prenda, y el segundo doblando la tela sobre si misma para que quede una costura limpia sin el remate industrial que se reconoce por un perfil de hilos muy tupidos que le da un aire más barato.
  • Vestidos: Para que un vestido tenga buen aspecto tiene que tener una buena caída y un buen corte. Las buenas noticias son que los tejidos con los que se confeccionan son más económicos que los de la sastrería, por lo que el aspecto de un vestido low cost puede ser muy similar a otro más caro. En lo que se puede notar un cambio es en el ahorro de metros de tejido para su confección, así que si eliges uno largo o con vuelo fíjate en que el tejido esté suficientemente fruncido para que tenga una caída y un movimiento perfectos.

Por último y no menos importante, cualquier armario low cost necesita unos cuidados de lavado y planchado superior a uno de prendas más caras. Mantén todas tus piezas en un impecable estado de salud, renuévalas en cuanto se vean un poco ajadas y combínalas con accesorios de buena calidad, como unos zapatos o bolso de piel, que son los que más delatan un look de bajo presupuesto.

¡Si sigues estas sencillas reglas, conseguirás un aspecto impecable!

¿Deseas dejar de recibir las noticias más destacadas de Clara?