Mis vacaciones no han sido las esperadas, ¿puedo reclamar?

Nuestra abogada, Cristina González, nos explica todo lo que tenemos que saber si el paquete vacacional contratado no ha ido muy bien.

27 de junio de 2019, 07:00

vacaciones abogada

Se acerca el verano, pero puede que aún estés pensando en cómo vas a pasar tus vacaciones estivales. Una opción muy popular son los llamados paquetes turísticos o vacacionales. Es decir, aquellos viajes en cuyo precio están incluidos dos o más servicios ofrecidos por una misma empresa. Por ejemplo, el transporte al lugar de destino, el alojamiento y las excursiones que se vayan a realizar. Lo cierto es que se trata de una oferta vacacional que puede resultar muy práctica, además de atractiva a nivel económico. No obstante, a la hora de adquirir un paquete turístico, hay que fijarse bien en todas las condiciones. De lo contrario, podemos llevarnos sorpresas desagradables que nos impidan disfrutar del viaje.

¿Qué hay que tener en cuenta a la hora de comprar un paquete turístico?

  • Antes de contratar un viaje combinado, asegúrate de solicitar toda la información necesaria a la empresa organizadora.
  • Principalmente, los detalles sobre los medios de transporte a utilizar durante la estancia, las características y la ubicación de los alojamientos, el régimen de comidas que engloba y las visitas turísticas que se van a realizar.
  • Además, el precio final de las vacaciones debe quedar bien claro (impuestos incluidos), así como la forma de pago y la documentación requerida para poder realizar el viaje.

Problemas con el paquete de vacaciones contratado

A pesar de contar con toda la información necesaria, lo cierto es que a veces se producen cambios respecto a las condiciones acordadas. De hecho, los incumplimientos en los paquetes turísticos pueden ser muy variados.

Por ejemplo, podemos descubrir que ha habido una variación en las excursiones programadas, que la ubicación del hotel no es la descrita en la oferta, que la categoría de la habitación es inferior a la establecida o que solo ciertas comidas están incluidas en el precio.

Asimismo, existe la posibilidad de que nos exijan un importe extra que no estaba contemplado previamente.

Ante estas situaciones, las acciones a emprender dependerán de si nos percatamos de ello antes o durante el viaje.

  • Modificaciones del contrato antes del viaje. En caso de que hayas contratado este servicio de forma online, debes saber que dispones de un plazo de 14 días naturales para poder desistir, sin necesidad de justificación y sin que se aplique penalización alguna.
  • En cualquier otra circunstancia vas a poder cancelar también el viaje, pero en este caso sí que podrán aplicarte una penalización.
  • Esta penalización irá en función del tiempo de antelación con el que lo hayas comunicado y teniendo en cuenta los ingresos que el organizador puede dejar de percibir como consecuencia de esta.
  • En cuanto a las modificaciones de precio, estas solo se pueden dar en circunstancias muy específicas, como puede ser un aumento del coste del combustible. Además, esta posibilidad de cambiar el importe del viaje debe estar prevista en el contrato.
  • En cualquier caso, si el incremento del precio es superior al 8%, se podrá cancelar el viaje sin ningún tipo de penalización.
  • Incumplimiento del paquete turístico durante el viaje. Una vez de vacaciones, si alguno de los servicios de viaje no se corresponde con lo previsto en la oferta, deberás notificarlo de manera inmediata al organizador del viaje o la agencia.
  • También, si detectas cualquier otra falta de conformidad con el contrato.
  • Para que tu reclamación sea exitosa, trata de recabar el mayor número de pruebas que justifiquen dicho incumplimiento.
  • En ese sentido, la empresa deberá proporcionarte una solución en un plazo razonable de tiempo o bien ofrecerte alternativas de una calidad equivalente o superior sin ningún tipo de coste extra.
  • De no ser así, tienes el derecho de resolverlo por tus propios medios y, posteriormente, solicitar que se te reembolsen los gastos extras que esto te haya podido ocasionar.
  • Es decir, si se produce cualquier incumplimiento, debes saber que existe una responsabilidad conjunta del organizador y la agencia. Por tanto, les puedes exigir responsabilidades y, además, tienes derecho a reclamar una compensación por los perjuicios sufridos.

En caso de no obtener una respuesta razonable por parte de la empresa organizadora, como consumidores, podemos dirigirnos a los organismos de consumo y presentar una reclamación.

También, existe la posibilidad de acogerse a un procedimiento de arbitraje a través de la Junta Arbitral de Consumo y, en última instancia, acudir a los tribunales.

Relacionados

Loading...

¿Deseas dejar de recibir las noticias más destacadas de Clara?