Sin filtros

Dark Girl

Soy una blogger y hater profesional. Desde pequeña me di cuenta de que todas las cosas tienen dos lados, y a mí me gusta el lado más oscuro, ligeramente molesto (y a veces algo ácido) de la vida. Soy esa voz interior que siempre acallas porque tu parte que quiere quedar bien gana. No soy mala, es que nací sin filtros.

Manual de la primera cita: 10 comidas que debes evitar

Aunque lleves el modelito perfecto, tengas el pelo bien y la manicura de tu vida, de nada servirá si eliges un plato "peligroso" para una primera cita.

Actualizado a

Escrito por:

Raquel González

Actualizado a

dark girl primera cita alimentos prohibidos

dark girl primera cita alimentos prohibidos

Y por fin ha llegado el día. Llevas toda la semana mareando a tus amigas en el grupo de WhatsApp porque no sabes qué ponerte en la GRAN CITA. ¿Pelo suelto o recogido? ¿Labios rojos o rosas? ¿Tacones o zapato plano? ¿Me depilo o no me depilo?

Cuando por fin tienes ya todas estas cosas resueltas (y alguna que otra amiga menos...) y estás preparada para dejar el listón bien alto en la cita, debes saber que hay otro punto aún más importante: elegir bien los platos. Tanto si habéis quedado en un restaurante, como si tú eres la chef, hay algunos alimentos que DEBES EVITAR a toda costa si no quieres ser recordada como “la que se pasó 3 horas con un trozo de lechuga entre los dientes”.

Ya sabes las 10 cosas que no debes hacer en una primera cita y ahora aprenderás qué ingredientes y platos están prohibidos en una primera cita.

Espaguetis en cualquiera de sus versiones

Sí, a todas nos parece muy bonita la escena de La Dama y el Vagabundo, pero mi consejo es que evites este tipo de pasta en una primera cita. Y si llevan tomate o salsas, aún peor. Aunque te creas una experta, es imposible comer espaguetis sin sorber ni hacer ruidos extraños. Además, corres el riesgo de salpicar a la persona que tienes enfrente…

Sopas

Lo mismo ocurre con las sopas. Si es una sopa fría aún, pero si está caliente, acabarás sorbiéndola ruidosamente o soplándola porque está ardiendo.

Ajo, cebolla o similares

Estoy segura de que no hace falta que te cuente por qué estos alimentos no pueden tener cabida en tu primera cita. Y si me apuras, ni en la segunda, tercera o cuarta… Evita platos con ajo y perejil, ya no solo por el aliento ¡sino porque el perejil puede quedarse en tus dientes y no moverse en tres días!

Hamburguesas o hot dogs

Si optas por el fast food en tu primera cita y no tienes 16 años, no es una buena idea. Además de que suelen ser platos grasientos en los que necesitas 43 servilletas para volver a sentirte limpia, te arriesgas a acabar de salsa hasta las orejas. Vamos, que das pie a terminar la cita en un santiamén. Un Big Mac con patatas, refresco y hasta luego. Si no se parece en nada a la foto de Tinder vale, pide unos nuggets y adiós, pero si quieres que la cosa se alargue un poco, opta por un restaurante normal.

Ensaladas

No, no y no. Es muy fácil que se te cuele lechuga entre los dientes, así que evítala a toda costa. Y si además la ensalada lleva olivas negras con hueso…¡huye!

Marisco

Y con marisco nos referimos a los langostinos, gambas y similar. Si te atreves, pídelo pero descascarilla con cuchillo y tenedor, y sobre todo… ¡no chupes la cabeza, por favor! Sí, sé que es “donde está lo mejor”, pero estamos igual que con la sopa y los espaguetis, evita ruidos molestos en una primera cita y no te arriesgues a bañar a tu acompañante.

Sushi

Si no sabes si tu cita es un as con los palillos o no tiene ni idea de usarlos, es mejor que evites un restaurante japonés. Además, cada sitio es distinto, por lo que no sabes si el nigiri o los uramaki tendrán el tamaño de un campo de fútbol. Así que cúrate en salud y descarta el japo.

Sesos, callos, etc.

La casquería y los platos “contundentes” pueden dar un poco de grima. No te marques un Hannibal Lecter y guarda la elección de estos platos para más adelante.

Platos picantes

Nunca sabes cómo reaccionará tu estómago ante un plato picante o muy especiado. Si no quieres que tu cita se vaya al traste por una visita inesperada al servicio, procura no elegir bombas de relojería como los tacos o burritos, la pasta all’arrabbiata, jalapeños…

Y aunque no es un alimento… ¡ojo con el alcohol!

Evita empinar el codo más de la cuenta y no te pases con las copas. Está bien tomar una o dos copas de vino, una caña o incluso un cóctel, pero no todo a la vez. No dejes que se te caliente el morro y contrólate con el alcohol, piensa que no necesitas estímulos externos para dejar huella.

¿Deseas dejar de recibir las noticias más destacadas de Clara?