a todo color

Tinte de henna para el pelo: cómo aplicarlo paso a paso

Cada vez buscamos productos más y más naturales para tratar nuestra piel y también nuestro pelo, que ha visto en la henna, una forma maravillosa de cambiar de color sin hacerle sufrir.

21 de julio de 2019, 11:03

henna tinte pelo portada

Muchas mujeres prefieren recurrir a coloraciones naturales a la hora de teñir su pelo, por eso es cada vez más frecuente que en la peluquería nos pidan tintes vegetales o que incluso nos pregunten cómo se aplican los tintes de henna. Así que, para que salgáis de dudas, aquí tenéis una guía con el paso a paso y todo lo que tenéis que saber para teñiros el pelo en casa utilizando henna y que el experimento no acabe en desastre.

¿Qué es la henna y qué hace en el pelo?

Lo primero y más importante es que hay que empezar por adecuar tus expectativas a la realidad. Por mucho que te hayas comprado una henna de color rojo tu melena no se va a transformar en la de Sansa Stark en unas horas. La henna no es un tinte como tal y por tanto no es capaz de transformar por completo el color ya que no tiene el poder de aclarar sino que hace el tono más profundo o más intenso pero siempre respetando la base original. El tinte químico tiene una primera parte de exposición en la que decolora el pelo y una segunda parte en la que da color al cabello; el tiempo es de unos 30 a 45 min de exposición mientras que en la henna, el tiempo de exposición oscila de 2 a 6 horas (si aplicas calor se puede reducir el tiempo a la mitad).

Una vez aclarado esto, conviene que empecemos probando el color antes de aplicar la henna en toda la cabeza. Si no quieres llevarte un disgusto innecesario hazte una prueba de color en una mecha de cabello de la parte interna de la nuca; una vez aplicada la henna en el pelo, no se puede eliminar y es mejor asegurarse de qué es lo que vamos a obtener cuando por fin nos la quitemos de la cabeza. Es verdad que siempre puedes teñirlo de nuevo, pero es posible que en las primeras coloraciones no coja bien el tono de color que deseas.

También debes saber que en este post voy a explicar cómo se prepara y aplica la henna pura (la 100% natural), sin embargo, existen muchas casas que mezclan la henna con otros ingredientes o plantas; si utilizas ese tipo de henna, sigue fielmente las instrucciones de uso del producto que has escogido.

Paso a paso para teñirse el pelo con henna

1. Prepara la mezcla

Para un cabello corto usaremos unos 100 g de henna, y para una medida por debajo de los hombros la cantidad será unos 200 g aprox. Preparamos un bol grande de cristal o plástico, una cuchara de madera o plástico (es importante no usar utensilios metálicos) y film transparente o un gorro de plástico. No pueden faltar unos guantes que se ajusten bien a tus manos para evitar que acabes con un tono amarillo anaranjado poco favorecedor que puede tardar semanas en marchar.

Emplea un compuesto ácido como el limón o vinagre de manzana para ayudar a oxidar el pigmento de la henna: pon 1 limón exprimido y mézclalo con el polvo de henna hasta conseguir una pasta homogénea. Si notas que el olor es bastante fuerte, un truco es poner un poco de cardamomo o canela en la mezcla para disminuir el olor de la henna y evitar el olor que deja después en el pelo. Vierte agua caliente poco a poco hasta conseguir una mezcla con una textura similar a la del yogur, ni muy líquida ni muy espesa. También puedes agregar al agua un par de bolsitas de té de manzanilla si quieres un acabado más dorado, de té rojo si lo quieres más rojizo o de té negro para neutralizar el cobrizo propio de la henna natural.

2. Deja reposar

Una vez preparada la pasta tápala con plástico procurando que no entre aire. Déjala unas 8 horas de reposo para que se active y pigmente mejor. Procura dejarla en un lugar donde la temperatura sea más bien cálida o tendrás que aumentar el tiempo de espera. No obstante, si ves que no puedes aplicar el color en el tiempo previsto o te ha sobrado mucha henna, puedes congelarla y sacarla 24h antes de volverla a utilizar.

3. Lávate el pelo

A diferencia de los tintes clásicos, la henna se debe aplicar con el cabello bien limpio. Pero tiene que estar completamente seco y bien desenredado antes de proceder. No te pongas ni acondicionador ni mascarilla ni aceites capilares para que no dificulten la absorción de la henna. En cambio, sí que conviene poner unas dos cucharadas de aceite virgen extra de coco, aguacate o argán en la mezcla para aportar hidratación al cabello, ya que la henna es muy astringente y de lo contrario te quedaría una sensación muy seca en el cabello. Remueve bien para que se integren todos los ingredientes de nuevo.

4. Cubre el suelo del baño

Coge papel de periódico o toallas viejas y cubre cada rinconcito del suelo del cuarto de baño. La henna cuando se cae puede ser muy aparatosa y mancharlo todo y luego es difícil de limpiar. Ten a mano otra toalla vieja y a poder ser oscura para cuando acabes de aplicarte la henna. Lleva alguna camisa o camiseta vieja que no te importe manchar y quítate pendientes, cadenas, pulseras...

5. Aplica la henna

Aplica un poco de bálsamo en la zona de la raíz de toda la cabeza para que no se manche de henna al aplicarla. Separa tu melena en varias secciones y sujétalas con pinzas para que no te mezclen los mechones limpios con los que empieces a impregnar de henna. Con los guantes puestos y directamente con las manos, ve poniendo la henna sobre el pelo mechón a mechón siguiendo la dirección del pelo. Deposítala y masajéala sin arrastrar.

6. Cubre y espera

Cuando hayas aplicado la henna por toda la melena, envuelve tu pelo en film transparente asegurándote de que no queda ningún pelito (ni ningún grumo) fuera. Ponte una toalla sobre la cabeza para darle calor igual que cuando sales de la ducha. También conviene que durante las largas horas que te quedan de espera vayas poniendo una toalla en las superficies (el sofá) sobre las que vayas a esta. Ahora solo queda recoger el baño y esperar entre 2 y 6 horas, dependiendo de la intensidad de color que quieras.

7. Aclara

Ha llegado el momento de ver el resultado final. Empieza aclarando solo con agua tibia y cuando veas que ya no cae más henna, lávate el pelo con tu champú habitual. Probablemente necesites enjabonarte unas tres veces hasta eliminar todos los restos de henna. Aplica tu acondicionador o tu mascarilla favorita, deja actuar, aclara y luego, tras aplicar unas gotas de aceite sobre el pelo húmedo, desenreda y deja secar al aire o recurre al secador. ¿Ha quedado como tú esperabas?

¡Madre mía! ¿Alguien tiene tantas horas para quedarse esperando a que actúe la henna? Lo confieso, yo no podría conseguirlo sin subirme por las paredes, pero reconozco que si te gusta el color y tienes tiempo, el cabello te agradecerá que te pases a la henna.

Relacionados

Loading...

¿Deseas dejar de recibir las noticias más destacadas de Clara?