Guía práctica

Cómo pintar una puerta de madera (sin morir en el intento)

Dar color a las puertas de tu casa puede ser suficiente para conseguir un hogar con un aire totalmente renovado. Te explicamos todo lo que necesitas saber sobre cómo limpiar una puerta de madera: elegir la pintura o el esmalte, proteger la zona, usar guantes...

Cómo pintar una puerta de madera
Karolina Grabowska vía Pexels
isabel zuñiga web clara
Isabel Zúñiga

Especializada en temas de decoración, hogar, alimentación y bienestar.

Actualizado a

Dar un mano de pintura es la forma más fácil de darle un nuevo aire a las paredes de tu casa o renovar tus muebles u objetos decorativos. Pero ¿qué pasa con las puertas? Lo cierto es que suelen dar mucho respeto y cuesta más que te decidas a dar el gran paso.

Hoy nos hemos propuesto a ayudarte con esta mini guía prácticapara que aprendas cómo pintar una puerta de madera, sea cual sea su estado. Lee con atención y ¡a la tarea!

¿QUÉ PINTURA SE USA PARA PINTAR UNA PUERTA DE MADERA?

Como suelen dárseles mucho uso, especialmente si se trata de un armario, lo ideal es pintar la puerta de madera con un esmalte sintético o acrílico aunque también puedes utilizar pintura y un barnizado posterior.

  • Esmalte sintético. Las resinas y poliuretanos de su composición lo hacen más resistente evitando que salte la pintura por cualquier golpe. Como desventajas hay que señalar que tarda 24 horas en secar y que para limpiar los útiles que emplees deberás utilizar aguarrás o disolvente (con el consiguiente mal olor).
  • Esmalte acrílico. También llamado esmalte al agua, no huele y seca muy deprisa. Puede aplicarse tanto con brocha y rodillo como con pistola, lo que te da más posibilidades. Se limpia fácilmente con agua pero es menos resistente que el sintético.

Zonas dañadas. Si la puerta tiene daños, golpes o arañazos deberás repararlos antes de pintar. Rellena la zona concreta con masilla para madera de un color similar a la puerta.

Cómo pintar una puerta de madera preparación
Ksenia Chernaya vía Pexels

¿Cómo tratar la madera antes de pintar?

Si te has decidido a dar el paso, lee con atención las siguientes pautas que te ayudarán en los pasos previos a la aplicación de la pintura.

  • Limpiar. Aunque no lo parezca las puertas se ensucian mucho. Antes de hacer cualquier cosa deberás quitar el polvo u otras manchas.
  • Proteger. Delimita la zona donde vas a pintar y protégela convenientemente. Lo que no ensucies ahora, no tendrás que limpiarlo luego. Utiliza cinta de carrocero allí donde la necesites, por ejemplo en bisagras, marcos y molduras.
  • Quitar. Retira los elementos como cerraduras, pestillos, cerrojos y pomos.
  • Puertas en buen estado. Te resultará muy cómodo ya que puedes pintar sobre el color antiguo.
  • Puertas en estado regular. Si ya las has pintado más veces es aconsejable decapar antes de entrar en faena.
  • Puertas sin tratar. Lija la puerta protegiéndote el rostro con gafas y mascarilla. Retira el serrín con la ayuda de una brocha seca. Aplica una capa de tapaporos y deja secar.
  • Aplicar el esmalte o pintura. Sigue siempre las instrucciones del fabricante manteniendo la estancia tan ventilada como sea posible.

¿CÓMO SE DEBE PINTAR LA MADERA?

Una vez empieces ¡no podrás parar! Te entrará el gusanillo de transformar cualquier mueble, pequeño o grande, de casa. Así que toma nota de cómo se debe pintar la madera paso a paso.

  • Elegir el producto adecuado. Las superficies de madera suelen pintarse con esmalte sintético o acrílico, muy resistentes por su composición, pero también puedes pintarlas con pintura y barnizarlas después.
  • Acondicionar la zona de trabajo. Por muy pequeño que sea el objeto, debes proteger la zona donde vayas a pintarlo, contando además con que deberá reposar sin moverlo hasta su completo secado. Plástico o periódicos viejos son las opciones más frecuentes. Elige siempre un lugar con ventilación suficiente y buena luz.
  • Proteger la piel y los ojos. Nunca manipules productos tóxicos sin guantes. Del mismo modo, ponte gafas transparentes para evitar cualquier salpicadura.
  • Preparar la pieza. Primero límpiala para quitar el polvo o posible suciedad y no te olvides de quitar el cristal a los marcos. Si está en buen estado puedes pintar encima directamente.
  • Lijar. En el caso de piezas nuevas o que necesiten un buen lavado de cara, líjalas primero.
  • Decapar. Mediante el decapado conseguirás eliminar la pintura vieja o el barniz que pudieran tener los objetos. Puedes usar decapante para aplicar con pintura o en spray. La pintura se ablanda y arruga debiendo retirar los restos con una espátula. Deja siempre actuar el tiempo que recomienda el fabricante.
  • Aplicar tapaporos. A las piezas que nunca hayan sido tratadas deberás darles imprimación a fin de cerrar el poro de la madera y conseguir una base adecuada para la pintura. Comprueba que está bien seco antes de seguir.
  • Pintar. Aplica el esmalte elegido. En cuanto al color, si son piezas grandes piensa bien en las distintas opciones. Ten en cuenta también que tanto la luz natural como la artificial pueden modificarlo.
  • Trucos. No cargues demasiado el rodillo o la brocha para evitar que gotee, en ese caso pasa enseguida el rodillo. Si ya se hubiera secado quítalo con ayuda de una espátula y vuelve a pintar. Para las zonas pequeñas mejor utiliza pincel o paletina.
  • Secar. Deja secar bien, especialmente si vas a aplicar una segunda mano.
Cómo pintar una puerta de madera color
María Orlova vía Pexels

¿CÓMO PINTAR UNA PUERTA DE MADERA BARNIZADA?

Por lo general, las puertas de casa ya están tratadas. En este sentido puedes encontrarte dos casos: puertas barnizadas que quieres cambiar por completo o puertas barnizadas a las que solo quieres aplicar un nuevo barniz.

  • Lijar. Consiste en lijar la superficie para crear una base menos lisa donde la pintura se adhiera mejor. Puede servirte una esponja de lijado de grano fino. Hazlo siempre con mascarilla y gafas protectoras. Cuando termines retira el polvo con un cepillo.
  • Barnizar. Si solo quieres dar una nueva capa de barniz puedes utilizarlo un barniz satinado acrílico o sintético. Tal como decíamos al principio, los acrílicos te ahorran el intenso olor a disolvente.
  • Sellar. Si lo que te interesa es transformar la puerta, aplica una capa de imprimación, preferiblemente con un rodillo. Si la eliges en un tono grisáceo ayudará a cubrir el barniz. Déjalo secar bien antes de pintar.
  • Pintar. Aunque puedes utilizar esmaltes acrílicos y sintéticos, al ser dentro de casa es preferible optar por los primeros. Si utilizas pintura efecto tiza deberás protegerla con un barniz incoloro, especialmente si se trata de la puerta de un armario.

¿Deseas dejar de recibir las noticias más destacadas de Clara?