¡Trucazos!

Cómo quitar manchas de sangre sin mucho esfuerzo

¿Todavía no sabes cómo quitar manchas de sangre? Aquí tienes varios trucos para manchas tanto recientes como secas (incluye video).

Cómo limpiar manchas de sangre
Canva
isabel zuñiga web clara
Isabel Zúñiga

Especializada en temas de decoración, hogar, alimentación y bienestar.

paula seiton un sitio para cada cosa orden y limpieza
Paula Seiton

Organizadora Profesional experta en orden y limpieza

Actualizado a

Por lo general, cualquier mancha suele ser uno de los imprevistos menos agradables y más fastidiosos. Pero además, si la mancha es de sangre y está en una de tus prendas favoritas, aún da más rabia. ¿Y ese caso en el que la descubres demasiado tarde en el sofá y ya lo das por perdido?

Puedes estar tranquila porque hay trucos de limpieza para todos esos casos. Sigue leyendo y descubre cómo limpiar manchas de sangre tanto recientes como antiguas, ya sea en prendas de vestir o sitios difíciles de lavar como colchones o alfombras. ¡Encontrarás hasta un video que resolverá todas tus dudas!

Además, muchos de los trucos que te vamos a contar pueden adaptarse para tratar otras manchas complicadas, como las manchas de vino, las manchas de aceite o las manchas de grasa. ¡Así que toma nota de todo para conseguir mantener tu ropa impoluta!

como limpiar zapatillas blancas

Artículo relacionado

¡Resplandecientes!

Cómo limpiar zapatillas blancas y dejarlas como nuevas

Paula Seiton

Cómo quitar manchas de sangre de la ropa paso a paso

Para quitar manchas de sangre solo necesitas agua oxigenada. La razón es que elimina los microorganismos por oxidación, es decir, que de algún modo los "quema". Como puede blanquear, debilitar o manchar ciertas telas, lo más recomendable es hacer una prueba en un área pequeña y poco visible de la prenda de ropa manchada.

  • Paso 1. Vierte abundante agua oxigenada directamente sobre la mancha (diluye con 50% de agua si son telas delicadas) y déjala actuar unos 2 minutos.
  • Paso 2. Aplica un poco de detergente líquido sobre la zona afectada para acabar de quitar los restos que hayan podido quedar. Ayudándote de un trapo limpio frota bien para que el jabón penetre en el tejido.
  • Paso 3. Lava la prenda de forma habitual y siempre con agua fría para evitar que se fije la mancha.

¿Cómo quitar las manchas de sangre seca de la ropa?

Para quitar las manchas de sangre seca de la ropa debes utilizar pasta de dientes. Eso sí, si la prenda es delicada y la mancha está en un lugar muy visible, es recomendable que hagas antes una pequeña prueba en una zona más pequeña y menos visible.

Tenemos claro que lo ideal y más eficaz es tratar una mancha en cuanto se produzca. Pero no siempre es posible, o cuando la vemos ya es demasiado tarde. Así que coge un tubo de pasta de dientes, un remedio infalible también para limpiar la plata y devolverle su aspecto brillante, y manos a la obra.

  • Pon dentífrico blanco, nada de gel ni mentolado de color verde, sobre la zona manchada de sangre. Deja secar por completo para que penetre bien en la mancha.
  • Enjuaga con agua fría. Aplica jabón neutro y frota.
  • Métela en la lavadora y lávala de forma habitual, pero siempre con agua fría.

¿Cómo quitar manchas de sangre antiguas?

Para quitar las manchas de sangre antiguas puedes usar distintas combinaciones de agua con sal o agua con hielo.

Y es que, aunque la mayoría de manchas de sangre se produzcan en prendas de vestir, alfombras y colchones tampoco se libran de este molesto contratiempo. El reto es más difícil cuanto más antiguas son las manchas. Por suerte, tenemos estas dos soluciones: 

  • Agua y sal. El trucazo para quitar manchas de sangre antiguas del colchón. Mezcla una pequeña cantidad de agua con sal para formar una pasta. Aplícala sobre la mancha y deja que ablande y absorba la sangre. Frota, cepilla y cuando la mancha haya desaparecido aplica el secador para no dejar restos de humedad.
  • Agua y hielo. Si la mancha está en una alfombra y todavía no has conseguido quitarla, tan solo tienes que poner hielo en un recipiente con agua. Humedece una esponja limpia en el agua helada, y escúrrela un poco antes de aplicarla en la alfombra (hay que evitar que chorree). Frota con suavidad.

Schema: FAQPage