Claves para que el frío, viento y sequedad no afecten a tu pelo

En invierno es habitual que mis clientas me expliquen que tienen el pelo más estropeado. Con unas sencillas pautas y cambio de hábitos podemos conseguir volver a tenerlo sano y brillante.

Por Raquel González | Actualizado el 23 de mayo de 2018, 09:12

pelo frio viento sequedad 1255

Tania me explicaba que cada año, el viento y los cambios de temperatura del invierno afectan mucho a su cabello y a su cuero cabelludo. Esto provoca que empeore su problema de caspa, picores, cabello seco y encrespamiento.

El frío provoca descamación, caspa y sequedad, entre otras molestias

  • El frío tiene un efecto vasoconstrictor sobre el cuero cabelludo y esto hace que se reseque mucho más rápido de lo habitual, lo que a su vez provoca que las glándulas sebáceas se ralenticen y no hidraten lo mismo.
  • La humedad es otro de los factores determinantes. Esta hace que se pierda agua en la capa cornea (la más externa) de nuestra piel.
  • Por otro lado, el uso inadecuado de productos cosméticos puede también alterar el equilibrio de los elementos esenciales que componen el manto hidrolipídico (protector natural de nuestro cuero cabelludo).

Todo esto se traduce, en muchas ocasiones, en descamación y picores, que se convierten es un auténtico suplicio.

Cómo puedes mejorar o evitar la descamación y picores

  1. Utiliza champús específicos para reducir la caspa y aliviar los picores. El tónico o loción que acompañan estos champús completan de forma súper eficaz el tratamiento.
  2. Champús libres de sulfatos, parabenos y sin detergente. Son otra opción si prefieres algo más natural. Estos champús no hacen nada de espuma y llevan incorporado el acondicionador, de forma que no necesitas aplicar después ningún otro acondicionador. Son ideales para las que se lavan el cabello a diario. Te garantizo que te sorprenderán.
  3. Utiliza tintes sin amoniaco y sin Para-fenilendiamina (PPD). Este último es el causante de la mayoría de las alergias en la piel y suele estar en las coloraciones permanentes. Este requisito es muy importante si tienes caspa, descamación o sequedad en el cuero cabelludo,
  4. Después del tinte, usa un champú ligeramente acido y muy hidratante. También lo puedes hacer después de una permanente, por ejemplo. Es conveniente aplicar productos que equilibren el PH de la piel. Tu peluquero te aconsejará cuál es el mas adecuado.


En invierno tenemos que cambiar de hábitos capilares

  • Puede sonarte a tópico, pero de las cosas que mas funcionan es beber de un litro y medio a dos litros de agua. Solo con esta ingesta diaria podrías prevenir o mitigar muchas de las anomalías del cuero cabelludo y de la piel.
  • Si utilizas fijadores como, lacas, espumas y gominas, procura evitar que toquen la piel, ya que pueden provocar una falta de transpiración y conseguir más descamación.
  • Cuidado con el exceso de calor en invierno o lavarse con agua muy caliente. El secador muy cerca de la piel o el cabello a altas temperaturas, por ejemplo, deshidrata e irrita la piel.
  • Hidrata el cabello con un extra de mascarilla una vez a la semana. Mi recomendación es que no te concentres solo con medios y puntas y que busques un acondicionador o mascarilla que se pueda aplicar al cuero cabelludo también. Sí, ya existen marcas que no solo se preocupan de cuidar el cabello y utilizan moléculas pequeñas, como en las cremas faciales. Su formulación “Skin Care” –así las llaman– no aportan nada de peso ni sensación de suciedad. Es lo último para cuidar el cuero cabelludo y cabello a la vez.
  • El frío también quema. Es un problema que afecta a muchos esquiadores, algunos de los cuales acaban hasta con ampollas en el cuero cabelludo. Por ello, no olvidéis proteger vuestro pelo de la radiación ultravioleta con productos específicos como lo hacéis en verano o, todavía mejor, con un gorro y el cabello recogido en una trenza si es largo.
  • Y no podíamos olvidarnos del cabello encrespado que, con la humedad, nos trae de cabeza. Para evitar que se encrespe en invierno con los gorros, sombreros y cascos, podemos utilizar un pañuelo de seda antes de ponernos el gorro, y listo… se acabó el problema.
  • Lleva un aceite nutritivo siempre en el bolso, como llevas el labial reparador. Lo puedes utilizar todas las veces que lo necesites, pero en dosis pequeña. Es preferible que te apliques poco y más a menudo.


  • Un masaje ante de dormir activará la circulación del cuero cabelludo y mejorará el estado de tu piel. Además, es muy relajante. No fricciones. Con las yemas de los dedos fijas en el cuero cabelludo, intenta juntarlas sin moverlas, pinzando la piel.
  • Sanear las puntas. ¡Cuántas veces habré oído a mi madre esa expresión! Pues no se equivocaba. Una visita a tu peluquero para que las corte un poco y un tratamiento para fortalecer el cabello e hidratarlo evitará que este se rompa más de lo normal.
  • ¿Y qué me decís de la electricidad estática en invierno? Para evitarla procura no utilizar cepillos de plástico, mejor si son de cerdas naturales o peines de carbono. Si tienes un cabello muy fino, utiliza un cepillo de cerdas naturales que sea denso, como los que se utilizan en un cabello con extensiones, son ideales. ¿Sabes si te peinas bien?

Relacionados

Loading...

¿Deseas dejar de recibir las noticias más destacadas de Clara?