Psicología

¡Nos pasa a muchas!

¿Te pones roja? 10 consejos para evitar pasar apuros

Si cuando tienes que hablar en público te pones roja o te ruborizas fácilmente ante cualquier situación, toma nota de estos trucos para evitarlo.

Por Raquel González | 6 de abril de 2018, 15:30

como evitar ponerse rojo. No eres la única

No eres la única

Es algo natural que nos puede pasar a todas pero tiene solución. Al menos, puedes tomar nota de los consejos que te proponemos a continuación para evitar ponerte roja y estar más tranquila si tienes que hablar en público. Y cuando decimos público no nos referimos solo a una gran audiencia, a veces hablar en una reunión con 3 o 4 personas también puede suponer un mal trago. Sigue leyendo.

1 / 12

trucos evitar ponerme roja. ¿Por qué te pones roja?

¿Por qué te pones roja?

Enrojecer hasta la raíz del pelo si te enganchas el vestido y te quedas desnuda en una sala llena es normal. Pero si te pasa por cualquier cosa, analiza por qué. ¿Temes no estar al nivel de tu autoexigencia? ¿Te da miedo que te juzguen negativamente?

2 / 12

trucos evitar ponerme roja 2. No te juzgues

No te juzgues

La inseguridad y la falta de autoestima suelen ser hijas de las altas expectativas. Concéntrate en quién eres y no en esa idea que te has creado sobre quién deberías ser. Seguramente, es tan idealizada que todo el mundo palidecería ante ella.

3 / 12

trucos evitar ponerme roja 4. Controla tu estrés

Controla tu estrés

Hazlo con la respiración. Coloca una mano sobre el estómago y la otra sobre el pecho. Inspira lentamente. Llena primero el estómago y ve subiendo. Haz una pausa y a continuación, libera el aire poco a poco, vaciando primero el pecho y luego el estómago.

4 / 12

utilizar protector solar. El súper truco

El súper truco

Utiliza protector solar. Póntelo aunque hables en un interior, sea la época del año que sea, sus filtros atenúan las rojeces. ¡Funciona!

5 / 12

trucos evitar ponerme roja 5. Visualízate en paz

Visualízate en paz

Cuando notes que la tensión empieza a dispararse y los nervios van a poder contigo, imagínate haciendo algo que te dé paz, como acunar a un bebé dormido, acariciar a una mascota, etc. Al mismo tiempo, sigue respirando profundamente

6 / 12

trucos evitar ponerme roja 6. Ríete del miedo

Ríete del miedo

La risa es una gran liberadora de tensiones. Busca el lado divertido de las cosas y usa el humor para romper el hielo si te cuesta interactuar con los demás. Y en momentos de tensión, cuéntate un chiste mentalmente, para ayudar a relajarte.

7 / 12

trucos evitar ponerme roja 3. No te juzgan

No te juzgan

No te pases el rato escrutando el rostro de los demás buscando su reacción a tus actos. Ni los demás están esperando que te equivoques ni eso tendría tanta importancia aunque fuera cierto. De hecho, los otros suelen ser más benévolos que nosotros.

8 / 12

trucos evitar ponerme roja 7. Háblate en positivo

Háblate en positivo

Te proponemos que empieces tus razonamientos con un "¿por qué no…? En lugar de decir, "siempre" o "nunca". Verás cómo plantear así las cosas las hace menos inevitables (hacia lo malo, claro) y abre la puerta a que puedas ver también el lado bueno.

9 / 12

trucos evitar ponerme roja 8. Saldrá bien

Saldrá bien

Por inseguridad, solemos ponernos en lo peor. Necesitamos tanto tenerlo todo bajo control, que imaginamos todo lo que puede salir mal. Olvídalo. Concéntrate en el momento (lo que tienes que hacer, decir…) y olvídate del resultado.

10 / 12

trucos evitar ponerme roja 9. Búrlate tú primero

Búrlate tú primero

¿Temes equivocarte y que se burlen de ti? Adelántate, hazlo tú primero. Por ejemplo, estás hablando y te trabas. Di algo como "vaya, hoy tengo la lengua de trapo". Tendrás la complicidad de la audiencia. ¿A quién no le ha pasado alguna vez?

11 / 12

trucos evitar ponerme roja 10. Se repite... ¿y qué pasa?

Se repite... ¿y qué pasa?

Lo has intentado, pero has vuelto a ponerte roja. Desdramatízalo, el mundo no se ha parado, no apareces en los titulares del periódico y no ha caído la Bolsa. ¿Exageramos? Sí, pero tú también. Cuanto menos te preocupes por ello, menos sucederá.

12 / 12

Causas de ponerse roja

Enrojecer hasta los topes si te caes en medio de la calle o enganchas el vestido y te quedas desnuda en una sala llena es normal. Lo que ya es más incómodo es si te pasa con frecuencia. ¿Por qué te sucede? ¿Tienes miedo de no estar al nivel de tu autoexigencia? ¿O de que te juzguen negativamente? Si bien una parte de la culpable de que te pongas roja es física, la inseguridad y la falta de autoestima suelen tener mucho que ver. Concéntrate en quién eres y no en esa idea que te has creado sobre quién deberías ser, no te exijas en exceso y cuidadín con las altas (muy altas) expectativas para contigo misma.

Además de esto, ponerse rojo también es algo físico. Y es que la cara tiene muchos capilares sanguíneos rodeados de músculos. Cuando la contracción de los músculos aumenta, también lo hace la velocidad de circulación de la sangre por la cara, por lo que esta enrojece. ¿Y esto le pasa a todo el mundo? Pues no. Esta contracción muscular es involuntaria, depende del sistema simpático y se activa con los cambios de temperatura, el picante, el estrés... Algunas personas tienen el sistem simpático más hipersensible y por eso enrojecen más fácilmente.

La autoexigencia y la falta de autoestima hace que nos pongamos rojas

Mira el lado positivo, ponerse rojo no es algo que los demás vean como algo malo. Al contrario, las personas que se ruborizan con facilidad son vistas como más empáticas y dignas de confianza. Según Peter J. de Jong, profesor de la Universidad de Groninga (Holanda) y autor de The psycological significance of the blush este rubor nos podría hacer parecer más atractivos así que no te apures, ¡no todo es malo!

Consejos para hablar en público sin ponerse roja

  • Controla tu estrés. ¿Cómo? Muy sencillo, gracias a tu respiración. Coloca una mano sobre el estómago y la otra sobre el pecho e inspira lentamente. Llena primero el estómago y ve subiendo, haz una pausa. A continuación, libera el aire poco a poco, vaciando primero el pecho y luego el estómago.
  • Ríete del miedo (y de ti misma). La risa es una gran liberadora de tensiones así que busca el lado divertido de las cosas y usa el humor para romper el hielo si te cuesta interactuar con los demás. En momentos de tensión, cuéntate un chiste mentalmente, para ayudar a relajarte. Además, ¿temes equivocarte y que se burlen de ti? Adelántate y hazlo tú primero. Por ejemplo, estás hablando y te trabas. Di algo como "vaya, hoy tengo la lengua de trapo". Tendrás la complicidad de la audiencia y es que ¿a quién no le ha pasado alguna vez?
  • Busca un punto fijo. Mejor que una cara amiga, focaliza tu atención en un elemento del fondo (cuadro, aplique…).
  • No te tomes una copa. El alcohol no aumenta tu confianza sino el flujo sanguíneo en la cara, y te pone más colorada.
  • Sé positiva y confía en ti. Por inseguridad, solemos ponernos en lo peor. Necesitamos tanto tenerlo todo bajo control, que imaginamos todo lo que puede salir mal. Olvídalo y concéntrate en el momento (lo que tienes que hacer, decir…) y olvídate del resultado.
  • Visualízate "en paz". Cuando notes que la tensión empieza a dispararse y los nervios van a poder contigo, imagínate haciendo algo que te dé paz, como acunar a un bebé dormido, acariciar a una mascota, etc. Al mismo tiempo, sigue respirando profundamente
  • Protector solar. Póntelo aunque hables en un interior, sea la época del año que sea. Sus filtros atenúan las rojeces.

Relacionados

Loading...

¿Deseas dejar de recibir las noticias más destacadas de Clara?