Alimentación

Sal de dudas

¿Puedo tomar burguers estando a dieta?

Pues claro, pero no cualquier tipo de hamburguesas. Te contamos cuáles valen y cuáles no, así como la anatomía de las hamburguesas caseras perfectas.

Por Daniela Puertas | 2 de septiembre de 2018, 11:11

hamburguesas de tortilla paisana

Si te has preguntado alguna vez si te puedes tomar burguers estando a dieta, la respuesta es ¡por supuesto!, pero no todas las hamburguesas valen... Si estás pensando en las de los locales de comida rápida, olvídate. Solo con eso puedes consumir de golpe hasta ¡900 calorías!

Hamburguesas caseras, sí se pueden

  • Mejor háztelas tú. Las procesadas suelen tener demasiada grasa y sal, pero si haces unas hamburguesas caseras puedes controlar la cantidad y calidad de los ingredientes. Por ejemplo, al comprar la carne elige la pieza que quieres (una con poca grasa) y pide que te la piquen. Y para reducir más la grasa, haz las hamburguesas de pollo o pavo.
  • Salsas y extras. En lugar de kétchup o mayonesa, usa tomate triturado natural, mostaza de Dijon, hummus o guacamole caseros. Si quieres queso, que sea bajo en grasa, pero mejor sustitúyelo por verduras a la plancha. Y en vez de patatas fritas, que sean al horno o ensalada.
  • ¿Y qué pasa con el pan? Si puedes, que sea integral. O mejor suprímelo o come solo una mitad. Siempre puedes presentar la burguer sobre un lecho de verduras o servirla entre dos mitades de tomate o dos hojas de lechuga.
hamburguesa de carne con tomate pepinillos

Anatomía de las hamburguesas perfectas

Sí, cualquier hamburguesa que se precie debe ser redonda, pero siempre manteniendo un tamaño razonable. Es decir, que pese unos 80-100 g o, si prefieres una referencia más visual, que no sea mayor que la palma de tu mano sin contar los dedos. Y, por supuesto, que tenga una sola capa de carne.

Alternativas veggie

Las hamburguesas vegetarianas suelen aportar menos calorías y grasa que las burguers tradicionales y, en cambio, son ricas en fibra. Pero cuidado con las ya preparadas y envasadas; que sean vegetarianas no significa que sean sanas. A menudo tienen ingredientes de poca calidad y muchos aditivos y sal. Y si no te sabes ninguna receta, prueba nuestras hamburguesas de tortilla de guisantes y verduritas.

El consejo: menos carne, más verduras

Una buena forma de restarle grasa y calorías a tus hamburguesas (y, de paso, reducir el consumo de carne, que es lo más saludable) es sustituir parte de la carne que usas para hacerla por hortalizas (cebolla, champiñones, zanahorias... ). Además, así te quedarán más jugosas.

Relacionados

Loading...

¿Deseas dejar de recibir las noticias más destacadas de Clara?