Cara

el más relajante

¿Para qué sirve el aceite esencial de lavanda? Usos y propiedades

Utilizar aceites esenciales con fines cosméticos está cada vez más de moda por su origen natural y sus múltiples beneficios. Te contamos qué puedes conseguir usando el de lavanda.

Por Sonia Murillo | 8 de noviembre de 2019, 14:30

aceite esencial de lavanda

A todas nos surgen muchas dudas cuando escuchamos a alguien cercano (o leemos opiniones) sobre las bondades de tal o cual producto de belleza de origen natural. Y es que es imposible no preguntarse si de verdad es tan bueno y efectivo como dicen o hay bastante de leyenda urbana por detrás. Nosotras, que somos muy escépticas para estas cosas (es lo que tiene esta profesión) nos hemos propuesto investigar para aclarar tus dudas y las nuestras y esto es lo que hemos descubierto sobre el aceite esencial de lavanda, uno de los que más defensoras tiene.

¿De dónde sale el aceite esencial de lavanda?

Seguro que conoces de sobra las plantas de lavanda porque están por todas partes y huelen de maravilla. El aceite esencial se obtiene de las propias flores, esas que tienen un tono violáceo tan característico y forma de espiga. Recuerda que los aceites esenciales están muy concentrados y algunos de ellos es mejor diluirlos. Lee antes bien el envase.

¿Para qué sirve el aceite esencial de lavanda?

El aceite esencial de lavanda es el más básico de todos en aromaterapia porque tiene un olor muy suave y limpio. Se le atribuyen propiedades relajantes y calmantes y es un buen aliado a la hora de relajarse y dormir mejor.

También tiene propiedades antibacterianas y antimicóticas. Se usa para cicatrizar heridas y quemaduras y también para tratar picaduras de insectos, dermatitis, caspa, hongos y verrugas. Es antiespasmódico, así que también sirve para tratar infecciones leves de garganta y bronquios; es antiinflamatorio, regenerador y muy adecuado para los problemas de acné. Potencia los efectos de otros aceites, por lo tanto es una buena compañera de viaje para casi todos ellos.

aceite esencial de lavanda

¿Cómo se puede utilizar el aceite esencial de lavanda?

El aceite esencial de lavanda, al igual que el de árbol de té, se puede utilizar directamente sobre la piel sin diluir, pero antes de aplicarlo en grandes zonas es mejor comprobar que no tenemos alergia poniéndolo en una zona más pequeña y esperando a ver la reacción de nuestra piel.

  • Para las arrugas puedes añadir unas gotitas a tu crema hidratante o hacerte con un aceite específicamente formulado para esto y utilizarlo a modo de sérum.
  • Para tratar granitos, ya sean de acné o picaduras, pon unas gotitas en un algodón y aplícalo directamente durante unos minutos.
  • Para aliviar el dolor de cabeza frota tus sienes con una mezcla de 10 gotas de aceite esencial de lavanda, 2 de menta y aceite de argán. O más fácil todavía, echa unas gotitas en una compresa fría y aplícala sobre la zona de la cabeza que te duela.
  • Para tratar el insomnio puedes hacerte un spray con el que rociar tu almohada cada noche. Basta con poner unas gotas en un recipiente con spray y mezclarlas con la cantidad de agua que prefieras, según el aroma que quieras obtener. Otra opción es colocar un pañuelo o un algodón con unas gotitas dentro de la funda de la almohada o añadir el aceite en la bañera con agua caliente para darte un baño relajante.
  • Para tratar catarros y bronquitis leves puedes utilizarlo para hacer baños de vapor e inhalaciones con unas gotas diluidas en agua bien caliente.
  • Para limpiar colchones y alfombras. Sí, incluso tiene esta utilidad. Hay que mezclarlo con bicarbonato, dejarlo actuar durante un ratito y después pasar la aspiradora.

¿Hay que tomar alguna precaución a la hora de usarlo?

Como puede causar somnolencia está contraindicado para personas con la tensión baja. Tampoco se recomienda su uso en niños ni embarazadas por precaución.

Y una recomendación para acabar...

Cuando vayas a hacerte con un aceite esencial, sea de lavanda o de cualquier otro ingrediente, recurre a marcas comerciales y cómpralo en una parafarmacia, herbolario o lugar especializado. Nunca es recomendable adquirir cosméticos en mercadillos de artesanía porque no suelen someterse a los mismos controles sanitarios ni de calidad que las marcas comerciales.

Relacionados

Loading...

¿Deseas dejar de recibir las noticias más destacadas de Clara?