El más relajante

¿Para qué sirve el aceite esencial de lavanda? Usos y propiedades

Utilizar aceites esenciales con fines cosméticos está cada vez más de moda por su origen natural y sus múltiples beneficios. Te contamos qué puedes conseguir usando el de lavanda.

Para qué sirve el aceite esencial de lavanda
Canva
sonia murillo autora web clara
Sonia Murillo

Periodista especializada en moda y belleza.

isabel zuñiga web clara
Isabel Zúñiga

Especializada en temas de decoración, hogar, alimentación y bienestar.

Actualizado a

A todas nos surgen muchas dudas cuando leemos opiniones o escuchamos a alguien cercano hablar sobre las bondades de tal o cual producto de belleza de origen natural. Y es que es imposible no preguntarse si de verdad es tan bueno y efectivo como dicen o hay bastante de leyenda urbanapor detrás.

Nosotras, que somos muy escépticas para estas cosas nos hemos propuesto investigar para aclarar tus dudas y las nuestras, y esto es lo que hemos descubierto sobre el aceite esencial de lavanda, uno de los que más defensoras tiene. Lo que si teníamos claro antes de empezar es que ¡huele genial!

¿DE DÓNDE SALE EL ACEITE ESENCIAL DE LAVANDA?

Seguro que conoces de sobra las plantas de lavanda porque huelen de maravilla y están por todas partes (sobre todo en Instagram). El aceite esencial de lavanda se obtiene de las propias flores, esas que tienen un tono violáceo tan característico y forma de espiga. Recuerda que los aceites esenciales están muy concentrados y algunos de ellos es mejor diluirlos. Lee antes bien el envase.

¿QUÉ BENEFICIOS TIENE EL ACEITE ESENCIAL DE LAVANDA?

Al aceite esencial de lavanda se le atribuyen propiedades relajantes y calmantes y es un buen aliado a la hora de relajarse y dormir mejor. Pero no solo eso como puedes leer a continuación:

  • Tiene propiedades antibacterianas y antimicóticas.
  • También se usa para cicatrizar heridas y quemaduras, y para tratar picaduras de insectos, dermatitis, caspa, hongos y verrugas.
  • Es antiespasmódico con lo que resulta útil en el tratamiento de infecciones leves de garganta y bronquios.
  • Es antiinflamatorio, regenerador y muy adecuado para los problemas de acné.
  • Potencia los efectos de otros aceites, por lo tanto es buen compañero de viaje para casi todos ellos.

¿PARA QUÉ SIRVE EL ACEITE ESENCIAL DE LAVANDA?

El aceite esencial de lavanda es el más básico de todos en aromaterapia porque tiene un olor muy suave y limpio. Y sirve para muchísimas cosas, más de las que te puedas imaginar.

  • Ambientador. Un difusor o un quemador de esencias te ayudará a dispersar su aroma por toda tu casa.
  • Rollo. Pon unas gotitas de aceite esencial de lavanda en el interior del rollo del papel higiénico y verás qué bien huele.
  • Suavizante casero. Mezcla en un recipiente vinagre blanco y unas gotas de aceite esencial de lavanda y aplícalo al final del lavado.
  • Baño relajante. Añade unas gotas en tu bañera y disfruta de sus propiedades relajantes.
  • Armarios. Agrega unas gotas a tus saquitos de olor y distribúyelos por cajones y armarios.
  • Relajación. Antes de dormir, pon en tu mesita de noche un pañuelo o popurrí impregnado con aceite esencial de lavanda. Puedes combinarlo con otros aromas.

¿CÓMO SE UTILIZA EL ACEITE ESENCIAL DE LAVANDA?

El aceite esencial de lavanda, al igual que el de árbol de té, se puede utilizar directamente sobre la piel sin diluir. Antes de aplicarlo en grandes zonas es mejor comprobar que no tenemos alergia poniéndolo en una zona más pequeña y esperando a ver la reacción de la piel.

  • Para las arrugas puedes añadir unas gotitas a tu crema hidratante o hacerte con un aceite específicamente formulado para esto y utilizarlo a modo de sérum.
  • Para tratar granitos, ya sean de acné o picaduras, pon unas gotitas en un algodón y aplícalo directamente durante unos minutos.
  • Para aliviar el dolor de cabeza frota tus sienes con una mezcla de 10 gotas de aceite esencial de lavanda, 2 de menta y aceite de argán. O más fácil todavía, echa unas gotitas en una compresa fría y aplícala sobre la zona de la cabeza que te duela.
  • Para tratar el insomnio puedes hacerte un spray con el que rociar tu almohada cada noche. Basta con poner unas gotas en un pulverizador y mezclarlas con la cantidad de agua que prefieras, según la intensidad del aroma que quieras obtener. Otra opción es colocar un pañuelo o un algodón con unas gotitas dentro de la funda de la almohada.
  • Para tratar catarros y bronquitis leves puedes utilizarlo para hacer baños de vapor e inhalaciones con unas gotas diluidas en agua bien caliente. Es recomendable que lo consultes previamente con el médico.
  • Para limpiar colchones y alfombras. Sí, incluso tiene esta utilidad. Hay que mezclarlo con bicarbonato, dejarlo actuar durante un ratito y después pasar la aspiradora. (Descubre aquí más lo que necesitas saber sobre cómo limpiar alfombras sin estropearlas.)

¿DÓNDE COLOCAR EL ACEITE DE LAVANDA?

Para aprovecharte de los beneficios y propiedades del aceite de lavanda tienes varias opciones. Elige la que más se adapte a ti.

  • Quemador de esencias. Ese punto entre bohemio y zen lo hacen ideal para momentos de meditación y relax. Pon agua y unas gotitas de aceite en la parte superior del quemador y enciende la vela de té.
  • Difusor de varillas. Los difusores de aceites esenciales son una forma más limpia y natural de aportar buen olor a tu hogar que las velas porque no producen hollín ni cenizas.
  • Difusor eléctrico. Algunos como este de Cecotec, el humidificador más vendido en Amazon año tras año, combinan varias funciones.
  • Pulverizador. Añade agua y tantas gotas de aceite como quieras. Puedes tenerlo en la entrada de casa para darle aroma de vez en cuando.
  • Algodón. Tan sencillo como impregnar un algodón con unas gotas de aceite esencial de lavanda y ubicarlo en un punto estratégico de tu hogar para que su aroma llegue a donde desees.

¿CÓMO USAR EL ACEITE DE LAVANDA PARA LA ANSIEDAD?

El poder sedante del aceite esencial de la lavanda la hace ideal para reducir la ansiedad y el estrés que pueden provocar diferentes situaciones cotidianas. Según cuentan desde iSalud.com, una de las formas más extendidas para combatirlos es la aromaterapia. Los compuestos volátiles del aceite esencial de esta planta regulan las funciones del sistema nervioso y provocan un efecto calmante en el organismo.

  • Tan solo necesitas añadir diez gotas de aceite esencial de lavanda en medio litro de agua hirviendo. Más práctica es la opción del difusor, ya sea eléctrico o de varillas.
  • Otra opción es realizarte un masaje en cuello, manos y pies. Mezcla dos gotas de aceite esencial de lavanda con 2 cucharadas de aceite vegetal e intenta relajarte respirando con calma.

¿HAY QUE TOMAR ALGUNA PRECAUCIÓN A LA HORA DE USARLO?

Como puede causar somnolencia está contraindicado para personas con la tensión baja, y tampoco se aconseja su uso en niños ni embarazadas. En caso de duda, consulta con tu médico.

  • Por otro lado, cuando vayas a hacerte con un aceite esencial, sea de lavanda o de cualquier otro ingrediente, recurre a marcas comerciales y cómpralo en una parafarmacia, herbolario o lugar especializado. No es recomendable adquirir cosméticos en mercadillos de artesanía porque no suelen someterse a los mismos controles sanitarios ni de calidad que las marcas comerciales.

¿Deseas dejar de recibir las noticias más destacadas de Clara?