Recetas de verdura y legumbres

Te apasionarán

Recetas con calabacín fáciles e irresistibles

Esta hortaliza es tan ligera como sabrosa y da tanto juego en la cocina que es prácticamente imposible resistirse a sus encantos. Luego no digas que no te hemos avisado...

Por Nacho Benavides | Actualizado el 22 de abril de 2019, 20:19

Recetas con calabacín ¡deliciosas!

Nos encanta el calabacín porque es ligero, digestivo, exquisito y súper versátil. ¿Quieres probar estas recetas?

1 / 13

Calabacines rellenos de pisto

Lava y despunta un calabacín, y córtalo a lo largo por la mitad. Con ayuda de un cuchillo o un sacabolas, vacía parte de la pulpa dejando espacio para rellenar. Con la pulpa retirada y dados de pimiento, berenjena, cebolla y tomate haz un pisto (o usa uno que ya tengas para aprovechar las sobras). Mientras se hace, hornea el calabacín 10-12 min en el horno a 180º. Luego, rellénalo con el pisto, y sirve con alguna especia por encima. 

2 / 13

Espaguetis de calabacín con langostinos

Si buscas recetas con espaguetis de calabacín, esta te encantará. Coge unos de los que venden ya preparados (o hazlos tú con un espiralizador o un pelapatatas). Saltéalos o escáldalos (también quedan ricos crudos), y mézclalos con unas gambitas o unos langostinos pelados y salteados. Para aderezar, rocía con un poco de zumo de limón, o haz una vinagreta con aceite de oliva, ajo y perejil picados. Es una de las cenas listas en pocos minutos.

3 / 13

Timbal de patata, calabaza y calabacín

Corta rodajas de patata y calabaza y hornéalas unos 35 minutos a 180º. Si quieres ir más rápido, las puedes hacer en un estuche de silicona en el microondas a la máxima potencia durante unos 15 minutos. Mientras se hornean, haz rodajas de calabacín y cocínalas a la parrilla o a la plancha. Monta el timbal alternando rodajas de las tres hortalizas. Espolvorea queso por encima y gratina. 

4 / 13

Rollitos de calabacín con patés vegetales

Con ayuda de una mandolina de cocina haz láminas de calabacín. Úntalas con patés vegetales (hummus, guacamole, olivada...). Enróllalas y decóralas con hojas de hierbas aromáticas o germinados. Si no te gusta el calabacín crudo (si está muy fresco, se puede comer crudo sin problema), lo puedes escaldar o hacer a la plancha un par de minutos. Descubre más aperitivos fáciles y rápidos... ¡e irresistibles!

5 / 13

Calabacín relleno de ensaladilla rusa

Lava unos calabacines bola. Elimina la tapa y vacíalos dándoles forma estrellada. Cocínalos al vapor 10 minutos. Deja que se enfríen. Rellénalos con ensaladilla rusa casera. Y corona con gambas o langostinos para darle el toque sofisticado.

6 / 13

Pavo con chips de calabacín

Lava y despunta un calabacín. Córtalo en rodajas y disponlas en una fuente de horno con papel sulfurizado. Sazónalas, rocíalas con aceite y ásalas 30 min en el horno a 100º. A media cocción, gíralas para que queden doradas y crujientes. Mientras se hace, rehoga cebolla y pimiento, añádele tacos de pavo y saltéalo hasta que esté hecho. Agrega unos brotes tiernos de espinacas, cuece un poco y sirve con las chips de calabacín. Si buscas cenas saludables, encaja. 

7 / 13

Canelones de calabacín rellenos de espinacas y champiñones

Hierve unas espinacas congeladas y saltea unos champiñones. Cuando ya estén, añade las espinacas bien escurridas a las setas. Saltéalo todo junto, añade una bechamel y tritura hasta obtener una masa homogénea. Con ayuda de una mandolina de cocina, haz láminas finas de calabacín, enróllalas y rellénalas con la masa. Y si no te gusta el calabacín crudo, lo puedes hornear unos minutos con el horno a 180º. Descubre más recetas con espinacas.

8 / 13

Bacalao con frutas y láminas de calabacín

Uno de los usos más socorridos del calabacín es como guarnición de carnes y pescados. En este caso, acompaña a unos lomos de bacalao, que puedes hacer horneados o a la plancha. Lava y despunta el calabacín y, con ayuda de una mandolina, córtalo en láminas bien finas. Escáldalas en agua hirviendo unos segundos, escúrrelas y deja enfriar. Para completar el plato, puedes añadir unas frutas de temporada y aliñarlo todo con una vinagreta. 

9 / 13

Ratatouille de calabacín, berenjena y tomate

La ratatouille es la versión francesa del pisto y la sanfaina catalana, una receta con berenjena, calabacín, pimiento, cebolla y tomate, que se puede cocinar tanto en dados como en rodajas, y que funciona como plato principal o como guarnición de carnes, pescados, huevos... Para hacer esta, corta berenjena, calabacín, tomate y cebolla en rodajas, ponlas en una bandeja de hornear sobre un sofrito de cebolla, pimiento y tomate, y hornea 40-45 min a 180º. Deja reposar y decora con albahaca fresca. 

10 / 13

Lomo salteado con espaguetis vegetales

Por un lado, haz unos espaguetis de calabacín y zanahoria con ayuda de un espiralizador o una mandolina de cocina. Escáldalos un par de min, escúrrelos, enfríalos en agua con hielo, vuelve a escurrirlos y alíñalos con aceite y sal. Y por otro lado, saltea unos dados de lomo, pollo o pavo hasta que estén doraditos en una sartén con un fondo de aceite, y mézclalo todo. Para decorar, puedes usar ralladura de naranja y cebollino picado.

11 / 13

Crema de calabacín light

Otro clásico de las recetas con calabacín es la crema, y la nuestra es especialmente recomendable si quieres adelgazar. Sustituyendo la nata por leche desnatada y un quesito bajo en calorías, así como prescindiendo de los picatostes u otros tropezones calóricos, logramos que solo tenga ¡97 calorías! Ver receta paso a paso.

12 / 13

Tortilla de calabacín

Y no podía faltar otro imprescindible de las recetas con calabacín, la tortilla. Corta el calabacín en dados y ásalo en un sartén junto con un sofrito de cebolla. Una vez hecho, escúrrelo para que suelte el agua, mézclalo con huevo batido, y cuaja una tortilla. Como la puedes tener hecha con antelación y está rica tanto caliente como fría, te sirve como comida para llevar al trabajo. 

13 / 13

El calabacín es una de la estrellas del recetario de CLARA porque es una hortaliza ligera, digestiva, exquisita y muy versátil en la cocina. Tanto te sirve como acompañamiento o guarnición como ingrediente principal de tortillas, cremas, salteados...

¿Las recetas con calabacín son aptas para adelgazar?

Sí. Como se recoge antes de llegar a su maduración, el calabacín posee mucha más agua y menos proporción de hidratos de carbono y azúcares que otras hortalizas de su familia como, por ejemplo, la calabaza. Y por este motivo tiene muy pocas calorías y es apto en dietas para adelgazar.

Propiedades del calabacín

  • Facilita la digestión. Es fácil de digerir y con efecto ligeramente laxante gracias a su fibra, por lo que está recomendado para personas con problemas digestivos como la gastritis o el estreñimiento.
  • Rico en vitaminas. Destaca su riqueza en vitamina C, y también tiene vitaminas del grupo B como B1, B2 , B6 y folatos, necesarios para la producción y el mantenimiento de células nuevas.
  • Buena fuente de minerales. Es rico en potasio, necesario para el sistema nervioso, la actividad muscular y el metabolismo de las células. Y aunque en menor cantidad, también tiene fósforo, magnesio y calcio.
  • Efecto diurético. Al ser rico en potasio y pobre en sodio, tiene efectos detox y diuréticos, favoreciendo la eliminación del exceso de líquidos del organismo.

Aspectos a tener en cuenta al comprarlos

  • Variedades. Los puedes encontrar verdes, claros, amarillos (muy apreciados para hacer crema de calabacín) y redondos (ideales para rellenar). Y también venden calabacines con flor, que es comestible y muy saludable también.
  • Mejor época. Aunque puedes encontrarlos todo el año, su mejor momento según del calendario de las verduras de temporada es desde mayo hasta septiembre.
  • Tamaño y aspecto. Son más recomendables los calabacines pequeños o medianos, y que sean firmes, pesados y compactos. Los más grandes pueden tener muchas pepitas y ser menos tiernos y algo amargos. La piel a veces presenta un poco de pelusilla y ha de ser tersa, sin manchas ni golpes.
  • Conservación. Guárdalos en la nevera, a poder ser alejados de frutas como melones, plátanos y melocotones, que desprenden un gas que amarga su sabor. Descubre cómo organizar la nevera correctamente.
  • ¿Se pueden congelar? Sí, pero no directamente. Primero tienes que lavarlos, cortarlos en rodajas y escaldarlos un par de minutos. Y antes de meterlos en el congelador, escurrirlos, secarlos y guardarlos en una bolsa o recipiente apto para congelar.

Relacionados

Loading...

¿Deseas dejar de recibir las noticias más destacadas de Clara?