Diseños reales

La joyera de las Reinas: ¿Quién es la misteriosa mujer que todas las 'royals' quieren?

La última aparición de doña Sofía pone el foco en un elemento que va más allá de su semblante alegre. ¿Quién es la responsable de que ella y otras 'royals' luzcan así?

Infanta Sofía
GTRES
Adrian Monterrubio
Adrián Monterrubio

Periodista especializado en corazón y televisión

Actualizado a

En los suntuosos salones de las cortes reales, las joyas relatan historias tan intrigantes como las propias leyendas de las monarquías. Cada destello de un diamante susurra un secreto ancestral. El fulgor de cada pieza esconde mensajes con un valor incalculable. Es en ese fascinante tapiz de brillo y prestigio donde hay un nombre que resuena con un eco singular. El de una mujer enigmática, el de la artífice detrás de las creaciones que parecen haberse convertido en el as en la manga para algunas de las figuras de mayor importancia dentro de las Casas Reales europeas.

Doña Sofía, la matriarca serena, deslumbró recientemente con su sonrisa y su atuendo en un acto oficial. En la inauguración del nuevo centro de diálisis Los Llanos III, de la Fundación Renal Íñigo Ávarez de Toledo, la esposa del Rey emérito apareció en escena con un broche en forma de rama de olivo. Una elección exquisita para decorar su chaqueta de tweed que no pasó desapercibida para los ojos expertos en moda real, ya que otra ‘royal’ optó por un elemento similar en un posado reciente.

Reina Sofía con broche de Luz Camino
GTRES

¿Qué vincula a la madre de Felipe VI con otra distinguida dama de la realeza? La respuesta remite a una artista cuya habilidad y originalidad para capturar la esencia de la nobleza en cada uno de sus diseños se ha terminado ganando la admiración del mundo. Su nombre es Luz Camino.

Luz Camino: la maga de las joyas que enamoran a las ‘royals’

En el misterioso universo de la alta joyería, emergió la española Luz Camino hace ya mucho tiempo para consagrarse como una figura legendaria. Sus creaciones, imbuidas de un encanto único y bucólico, han conquistado los corazones de coleccionistas y aficionados por igual. Un trabajo admirado fuera de nuestras fronteras, loado por el ‘New York Times’ y el británico ‘The Telegraph’, que puso en valor su alto dominio de las técnicas.

De Madrid al mundo, su taller se erige como un santuario de la artesanía, donde los materiales preciosos cobran vida bajo las hábiles manos de ella y su equipo. El talento de una creadora que no solo alaban las reinas, ya que en el 2018 también fue galardonado con el premio Andrea Palladio a mejor diseñadora internacional. Creadora que, además, destaca por su versatilidad, pasando sus joyas por las referencias a la naturaleza hasta la comicidad de unos pendientes en forma de patatas fritas o palomitas.

Más allá de su catálogo, está claro que tomar la determinación de elegirla a ella para complementar la vestimenta en ocasiones de tal importancia no es algo arbitrario. Menos el hacerlo con elementos tan concretos como la rama de un olivo, reconocida como el símbolo de la paz. En cualquier caso, la joyera no desvela el significado literal de sus obras y da pie a la libre interpretación. Tampoco concede entrevistas de forma recurrente si no se trata de una ocasión especial, quedando su figura en un segundo plano y cobrando mayor importancia el valor del producto. Sí ha hecho, por contra, exposiciones en espacios tan prestigiosos como el Museo de Artes Decorativas de París o el V&A de Londres. Un paso más allá de las declaraciones puramente mundanas y para poner el arte en el centro.

También una forma de proceder que, como se apunta en el inicio, también ha cautivado a otra célebre Reina del continente europeo. Nada más y nada menos que Máxima de Holanda. La consorte de Guillermo Alejandro ha demostrado ser toda una forofa del trabajo de Luz Camino. Para muestra, los pendientes, también con rama de olivo, que lució en el posado navideño de 2023 junto a su marido y sus hijas, Amalia, Alexia y Ariane, en el palacio de Huis ten Bosch.

Pero es que no ha sido esa la única ocasión en la que las joyas de la española han adornado las orejas de la argentina. El pasado mes de enero, Máxima volvió a elegirla para sus últimos días en el Foro Económico Mundial de Davos. Jornadas de numerosas actividades en las que no dejó de lado su característico glamour, potenciado por unos vistosos pendientes en forma de flor. Sin duda, es una de las favoritas de la monarca. La muestra de que no está todo perdido porque en España sea Ansorena el joyero oficial de la corte. La muestra de que hay mucho mundo por recorrer. Y muchas más Casas Reales por seducir.