Elegante y minimalista

Manicura 'baby boomer', la nueva manicura francesa que está triunfando

También conocida como french faded, es igualmente minimalista y elegante que la manicura francesa tradicional, pero con una clara diferencia: tiene un efecto degradado, y es súper bonita.

Actualizado a

Escrito por:

Gema Amil

Actualizado a

Manicura baby boomer

En el mundo uñas no hay nada escrito y en el de la manicura francesa tampoco. La 'french manicure' sigue imbatible a pesar de la explosión de técnicas y formas de pintar y decorar nuestras uñas. Su estilo minimalista, sencillo y elegante, es atemporal y siempre exquisito. Sin duda, una de las mejores opciones para vestir tus manos con un toque de elegancia, del que nunca nos cansamos.

Pero la manicura francesa también se actualiza, y sin perder su esencia la hemos visto de mil y una maneras en los últimos años. De diferentes colores e incluso combinados entre ellos, a la inversa, de media luna... Su fuerza es imparable y en este 2020 ha vuelto a dar un giro de tuerca más: y se llama 'baby boomer'.

Más os vale quedaros con este nombre porque será el que pidáis en vuestro salón de manicura en vuestra próxima visita. La manicura 'baby boomer', también conocida como 'french faded', es igualmente minimalista y elegante, pero con una clara diferencia a la manicura francesa tradicional: tiene un efecto degradado acabando así con el famoso corte de la francesa tradicional entre el nude y el blanco de la punta de la uña.

Entre las manicuras del verano del 2020 hemos visto un guiño a las uñas desnudas y sutilmente decoradas, también a los colores pastel y a los abalorios muy discretos y elegantes. Y esta será la tendencia que a lo largo del próximo Otoño/Invierno 2020-2021 seguiremos viendo, aunque el universo uñas es tan amplio que hay tantas formas de manicura como gustos y estilos... Esta nueva tendencia 'baby boomer' es sencilla y elegante, y está triunfando en Instagram.

¿CÓMO SE HACE LA MANICURA BABY BOOMER?

Las uñas 'baby boomers' básicamente son un degradado entre el rosa, el porcelana y el blanco de la manicura francesa clásica. Los tres colores se funden creando un efecto elegante, que puede ser con acabado brillante o mate, y se adapta a todo tipo de manicuras (redonda, cuadradas, de pico, más cortas, más largas...). En todas sus versiones, eso sí, resultan muy elegantes y embellecen las manos al momento.

Su versatilidad es extrema y es la manicura ideal para cualquier ocasión, incluso para novias e invitadas. Pero también es una manicura a la que es fácil acostumbrarse, por su acabado pulido, para lucirla todos los días del año y queda igual de bien en uñas naturales como acrílicas o de porcelana. Al ser degradada, además, consigue espaciar las visitas al salón de manicura.

El resultado es una uña natural y limpia con guiños coquetos, a la que también se le puede dar un toque de color, si se quiere, con tonos pastel para una versión más veraniega o más intensidad con colores nude más potentes de cara al otoño.

¿Deseas dejar de recibir las noticias más destacadas de Clara?