Alimentación

Universo azucarado

15 alimentos que tienen más azúcar de lo que crees

Evitar el consumo de azúcares añadidos no consiste solo en mantener el azucarero alejado de la mesa. Te traemos una lista de alimentos que son más perjudiciales para tu salud de lo que piensas.

1. Barritas de cereales

1. Barritas de cereales

¿Cuántas veces te has tomado una de estas barritas como tentempié de media mañana o tarde? Parecen una alternativa saludable a los bollos o pasteles, pero una barrita de 30 g puede contener hasta 3 cucharaditas de azúcar. Cuando vayas a hacer la compra, no elijas las que se venden como producto light o bajo en grasas, porque suelen ser altas en azúcar. ¡Por eso saben tan bien!

1 / 15

2. Galletitas saladas

2. Galletitas saladas

Tanto que se llamen saladas como su sabor no tiene que llevarnos a engaño, pues se elaboran con harinas refinadas y una variedad de aditivos azucarados. En consecuencia, con solo dos galletitas podemos estar tomando hasta 5 g de azúcar. Si te gusta picotearlas como tentempié por su textura crujiente, prueba a sustituirlas por fruta que cruja, como manzana, frutos secos o palitos de zanahoria. 

2 / 15

3. Leche de almendras

3. Leche de almendras

También se concibe como alternativa saludable para aquellas personas intolerantes a la lactosa o vegetarianas, pero lo cierto es que se le añade demasiado azúcar para mejorar su sabor. Al final, un vaso puede contener hasta  20 g. La leche de almendras condensada para diluir en agua es la más rica en azúcares, por lo que trata de elegir bien y busca leches donde la proporción de azúcar no supere los 4 g/100 g. 

3 / 15

yogur con frutas y cereales. 4. Lácteos de sabores

4. Lácteos de sabores

Las mousses de queso fresco o los yogures aromatizados, desnatados con frutas o azucarados pueden alcanzar el equivalente a 5 cucharaditas de azúcar añadido. El tamaño de la ración también es importante: no superes los 125 g. No obstante, la mejor opción es el yogur natural semidesnatado sin azúcar añadido. Lo puedes edulcorar con estevia o agave. 

4 / 15

salsa teriyakki azucar oculto alimentos. 5. Salsa teriyaki

5. Salsa teriyaki

Sabemos que su sabor es casi adictivo y que es un plato muy popular, pero el pollo con salsa teriyaki está hecho en su mayor parte con azúcar: cada cucharada de esta salsa espesa de soja, vinagre, licor y azúcar suma 16 calorías. Como alternativa más saludable, puedes preparar tu adobo cociendo jengibre y ajo en tamari, una salsa similar a la de soja pero con más hierro e hidratos de carbono.

5 / 15

alimentos ricos hierro para anemia vitamina c. 6. ¡Cuidado con los zumos!

6. ¡Cuidado con los zumos!

La mayoría de los zumos envasados que encontramos en los supermercados concentran el azúcar porque se desecha la fibra. Además, los fabricantes pueden añadir más para corregir los sabores ácidos, por lo que puedes llegar a encontrar hasta 5 cucharaditas de azúcar por cada vaso de estos zumos. Sobre todo, evita los néctares porque pueden contener hasta un 20% de azúcar. Un dato curioso: ¿sabes que un zumo de naranja "recién exprimido" puede tener hasta 2 años?

6 / 15

Alimentos para dar superpoderes cerebro chocolate. 7. Chocolate negro

7. Chocolate negro

Sabemos que el chocolate con leche es muy rico en azúcares, pero también lo es el negro si se queda en el 60% de cacao o nos pasamos con la dosis (50 g aportan 250 calorías). Elige chocolate con más de un 70% de cacao y no tomes más de 30 g a la semana. Como alternativa para calmar el ansia cuando tengas ganas de chocolate, cómete un plátano.

7 / 15

vinagre de modena ensalada azucar. 8. Vinagre de Módena

8. Vinagre de Módena

Lo que en los supermercados se vende como vinagre de Módena o balsámico es en realidad una mezcla de vinagre de vino, concentrado de mosto, caramelo líquido, colorante y estabilizantes. El resultado: ¡15 gramos de azúcar en 100 mililitros! Si quieres el auténtico vinagre de Módena, debe poner “tradizionale” en la etiqueta. Y úsalo con cuentagotas.

8 / 15

9. Cereales de desayuno

9. Cereales de desayuno

¿Verdad que en el envase de los cereales dice que desayunes 30 g? Esta ración ya contiene 8 g de azúcar. Casi nadie se limita a tomar los 30 g y la mayoría consume más del doble. Traducido en azúcar, de 4 a 6 cucharaditas. Elige una opción más sana, como copos de avena finos.

9 / 15

10. Pizza congelada

10. Pizza congelada

Sabemos que es un recurso muy frecuente para las cenas de viernes y fines de semana, pero puede representar una carga añadida de azúcar (hasta 8 g por cada ración de 100 g) si lleva ingredientes como masa dulce, cebolla caramelizada, queso de cabra, piña o salsa. Lo mejor es que la hagas tú misma en casa con ingredientes frescos y naturales.

Atrévete con esta receta de pizza ligera.

10 / 15

11. Frutas en almíbar

11. Frutas en almíbar

Si tomas la piña o el melocotón junto con el almíbar, con una ración ingieres unos 40 g de azúcar, es decir, unas 200 calorías. Intenta tomar este tipo de fruta muy de vez en cuando y drena el almíbar para consumir tan solo la fruta lo más seca posible. Y si no te gusta el sabor ácido de esta, puedes probar a hacer las peras o las manzanas al horno.  

11 / 15

12. Sándwiches de pollo

12. Sándwiches de pollo

Son una fuente sorprendente de azúcar oculto. Esos sándwiches envasados con pollo, lechuga y alguna salsa pueden contener de 15 a 20 g de azúcar, unas 3 o 4 cucharaditas. Hazte un bocata saludable utilizando pan integral, grasa sana como aceite de oliva o aguacate y proteína como pechuga de pavo, atún, sardinas o jamón. 

12 / 15

13. Salsas preparadas

13. Salsas preparadas


Las salsas comerciales como el kétchup, la salsa césar o los chutneys con frutas y las elaboraciones agridulces pueden contener hasta 25 g de azúcar por cada 100 g de producto. Así que ¡fabrica tu propia salsa! Pica hortalizas como cebolla, zanahoria, calabaza y tomate, y fríelas en aceite de oliva con una pizca de sal y un poco de maicena. 

13 / 15

14. Pan de molde

14. Pan de molde

¿Sabías que una rebanada de pan blanco contiene de 1 a 5 g de azúcares simples? Aunque muchas utilicemos el pan de molde integral como alternativa, esta presentación tampoco mejora mucho. Por lo general, el pan de molde, además de azúcares añadidos, contiene grasas, por lo que es mejor consumir el de barra común. La alternativa ideal son los crackers integrales, que no aportan ni un solo gramo de azúcar añadido. 

14 / 15

15. Bebidas energéticas

15. Bebidas energéticas

Estas bebidas proporcionan energía a base de cafeína y taurina, pero sobre todo a base de azúcar. En una lata de 50 ml se pueden encontrar hasta 30 g de azúcar. Lo ideal es que evites este tipo de bebidas y refrescos y te prepares tu propia infusión energizante. Corta jengibre en rodajas y añádelo a un cazo con agua hirviendo. Agrega una cucharadita de miel para endulzarlo de forma natural.

15 / 15

Uno de los mayores errores que cometemos cuando nos proponemos empezar a cuidarnos o ponernos a dieta es fijarnos únicamente en las calorías de los alimentos. Pero lo cierto es que los azúcares que se les añaden para mejorar su sabor son un dato que también tenemos que vigilar a la hora de hacer la compra. Por ejemplo, la mayoría de los que se venden como "alimentos bajos en grasa" o "light" suelen ser ricos en azúcares añadidos.

La recomendación que nos da la OMS es tomar un máximo de 25 gramos de azúcar al día, equivalente a unas cinco cucharaditas. Eso no significa que si no echamos ninguna cucharada de azúcar al café ya lo estemos haciendo bien. Hay muchos alimentos que contienen el equivalente de hasta 4 cucharadas de azúcar ellos solitos, ¡y seguro que no lo sabías!

¿Qué diferencia hay entre los azúcares naturales y los añadidos?

La American Heart Association indica que hay dos tipos de azúcares en nuestra dieta: los naturales y los añadidos. Los azúcares naturales son aquellos necesarios en toda dieta para que nuestro cuerpo tenga la energía necesaria para funcionar. Se presentan en forma de carbohidratos y se encuentran en todos los alimentos de origen vegetal y la leche: frutas, verduras, patatas y arroz son algunos de los que proporcionan el azúcar necesario a nuestro organismo.

En cambio, los azúcares añadidos son concentrados o refinados que se añaden (¡o añadimos!) a muchos alimentos para mejorar su sabor. Este tipo de azúcares es el que tenemos que procurar evitar. El problema es que no solo se trata de si le echamos azúcar a nuestro café o no, sino que hay muchísimos alimentos que tienen azúcares añadidos y que hacen que consumamos más de lo que creemos a lo largo del día. Esto es muy peligroso, puesto que una dieta con alto contenido de azúcares añadidos puede generar diabetes u obesidad.



¿Cómo los identifico?

Los azúcares añadidos no se presentan en la información nutricional como tales, sino que son compuestos químicos. A veces en la información nutricional no se indica la cantidad de azúcar que ese alimento tiene, por lo que tenemos que mirar la lista de ingredientes para detectarlos. Dextrosa, melaza, jarabe o sirope de maíz de alta fructosa (también puede aparecer como HFCS o JMAF), jarabe o sirope de arce, fructosa, sacarosa, maltodextrina, maltosa, almíbar, miel de caña, concentrado de jugo de frutas, sucrosa o jugo de caña son componentes que tenemos que intentar evitar. También puedes optar por una calculadora de azúcares añadidos para comprobar cuál es tu consumo real a lo largo del día.

Relacionados

Loading...