Cara

¿Te suenan?

Los 8 errores que TODAS cometemos al limpiarnos la cara

Los hemos identificado y te contamos cuáles son para que les pongas remedio y dejes de hacerlos de una vez por todas.

errores al limpiar la piel de la cara 1. ¿Cuántas veces te olvidas?

¿Cuántas veces te olvidas?

Es importante que limpies la piel de tu rostro por la mañana y por la noche. ¿Por qué? Por la mañana retiras los restos de producto de la noche anterior, "despiertas" tu piel, aumentas la circulación, eliminas células muertas y preparas tu piel para tu crema de día. Por la noche, en cambio, eliminas la suciedad acumulada del día y los restos de maquillaje y productos que hayas aplicado.

1 / 8

errores al limpiar la piel de la cara 4. Los extremos no son buenos

Los extremos no son buenos

La temperatura del agua es clave. En lugar de optar por agua caliente, elige agua templada. Así evitarás sequedad, irritación y enrojecimieto de la piel.

2 / 8

errores al limpiar la piel de la cara 3. Limpiar no es lo mismo que exfoliar

Limpiar no es lo mismo que exfoliar

Evita frotar tu piel con demasiada fuerza si no quieres que se irrite. Cuando exfoliamos la piel, es normal aplicar un poco de presión (suave), pero si hablamos de la limpieza diaria, debemos hacerlo con cuidado si no queremos provocar rojeces o favorecer el exceso de grasa. Lo mismo ocurre cuando te seques la cara tras la limpieza, hazlo con toques suaves y sin frotar. 

3 / 8

errores al limpiar la piel de la cara 6. ¿Qué formato eliges?

¿Qué formato eliges?

Un limpiador en gel o espuma siempre dejará menos residuos que uno en crema. Cuánto más ligero sea el producto (no quiere decir que sea menos eficaz), menos irritación y congestión causará sobre la piel. Además, uno suave dejará nuestro rostro mejor preparado para los productos que vendrán después: crema de noche, contorno de ojos...

4 / 8

errores al limpiar la piel de la cara 5. ¡No te pases!

¡No te pases!

¿Dos veces mejor que una? ¡No! Una limpieza correcta con un buen producto es más que suficiente. Cuantos más productos apliques a tu piel para limpiarla, más alterarás la función barrera de la piel y más sensible se volverá. Recuerda que si la limpias en exceso, eliminarás el manto protector de la piel y se deshidratará. Si la limpias menos, se taponarán los poros.

5 / 8

errores al limpiar la piel de la cara 2. Un error súper frecuente

Un error súper frecuente

Puede que nunca hayas caído en este hábito, pero es muy importante que antes de tocarte la cara, laves bien tus manos. De esta manera, evitarás traspasar la suciedad y bacterias acumuladas a lo largo del día en las manos a la piel del rostro.

6 / 8

errores al limpiar la piel de la cara 9. No lo hagas

No lo hagas

Seguro que habrás visto multitud de gadgets de belleza que puedes utilizar. Te recomendamos que, si no sabes cómo se utilizan, no lo hagas. Antes de elegir uno, asegúrate que es adecuado para tu tipo de piel, edad, etc. Por ejemplo, si tu piel es grasa, puedes utilizar un cepillo sónico. Es 6 veces más eficaz que la limpieza manual y desincrusta la suciedad que obstruye los poros, renueva la textura y deja la piel más suave y luminosa.

7 / 8

errores al limpiar la piel de la cara 10. Son amigos de tu piel

Son amigos de tu piel

Un par de veces a la semana usa un limpiador que contenga ingredientes activos como el ácido salicílico (ideal para pieles grasas, ya que elimina las células muertas y combate los microorganismos que causan el acné), láctico o glicólico. Estos ácidos usados en una proporción baja aceleran la renovación de las capas superficiales de la piel. Si tienes la piel seca, después de la limpieza opta por cremas muy hidratantes con activos como el ácido hialurónico. ¿No sabes cuál es tu tipo de piel?

8 / 8

¿Tu piel no está perfecta? Quizás estés haciendo algo mal...

Sabemos que una buena rutina de limpieza facial es básica para presumir de un rostro y una piel reluciente, joven y fresca, pero a veces no terminamos de conseguirlo. ¿Por qué? Puede ser que estés limpiando demasiado tu piel o, por el contrario, no lo hagas lo suficiente. Quizás el producto que utilizas no le vaya bien a tu piel o tus hábitos diarios no terminan de favorecer su salud.

Para que a partir de ahora puedas lucir un rostro impoluto, hemos seleccionado los 8 errores más comunes a la hora de limpiarnos la cara. Puede que creas que tu rutina es perfecta, pero después de ver los "fallos beauty" que tenemos en la galería, a lo mejor descubres que hay algo que no terminas de hacer bien y por eso tu piel no está tan perfecta como quisieras.

¿Cuántas veces limpias tu piel al día?

Es importante que limpies la piel de tu rostro por la mañana y por la noche. Y es que por la mañana retiras los restos de producto de la noche anterior, "despiertas" tu piel, aumentas la circulación, elimipas células muertas y preparas tu piel para tu crema de día. Mientras que por la noche eliminas la suciedad acumulada del día y los restos de maquillaje y productos que hayas aplicado.

Tras leer esto no creas que cuantas más veces limpies la piel de tu cara, mejor, porque no es así. Por ejemplo, en nada beneficia una doble limpieza. Cuantos más productos apliques a tu piel para limpiarla, más alterarás la función de barrera natural de la piel y más sensible estará.

Recuerda que si la limpias en exceso, eliminarás el manto protector de la piel y se deshidratará. Y si la limpias menos, se taponarán los poros.

Cuidado con el agua

La temperatura del agua es clave. En lugar de optar por agua caliente, elige agua templada. Así evitarás sequedad, irritación y enrojecimieto de la piel. Si esto ya lo tienes en cuenta a la hora de lavar tu pelo sin estropearlo, ¿por qué no aplicar lo mismo a tu piel?

No frotes demasiado la piel

Evita frotar tu piel con demasiada fuerza si no quieres que se irrite. Cuando exfoliamos la piel, es normal aplicar un poco de presión (suave), pero si hablamos de la limpieza diaria, debemos hacerlo con cuidado si no queremos provocar rojeces o favorecer el exceso de grasa. Aplica esto mismo al momento de secarte la cara tras la limpieza, hazlo con suaves toquecitos y sin frotar.

Y pon atención a tus manos...

Sí, sí, como lees. Aunque estemos hablando de tu cara, es súper importante que antes laves bien tus manos. De esta manera, evitarás traspasar suciedad y bacterias acumuladas a lo largo del día en las manos a la piel del rostro. Te esfuerzas en presumir de una piel perfecta y quizás eres tú misma la que estás saboteándola.

Actualizado el

Relacionados

Loading...