Cara

¡Aprovéchalas al máximo!

10 trucos para sacar más partido a tus cremas

Para rentabilizar al máximo tus cremas no necesitas hacer grandes experimentos. Con estos 10 consejos, lograrás aprovechar todo su potencial en tu rutina de belleza diaria.

aprovechar mejor las cremas belleza

1. Evita “contaminar” el contenido

Cada vez que metes la punta del dedo en tu tarro de crema, millones de gérmenes entran en contacto con ella y pueden acabar por contaminar las moléculas que la componen. ¿Cómo evitarlo? Muy sencillo:

  • Utiliza una espátula de plástico y si el producto no la lleva, puedes encontrarla en cualquier perfumería.
  • Lávala con agua tibia y jabón después de usarla y sécala bien con un pañuelito de papel. Así preservarás la crema en condiciones.
  • Opta por las cremas en tubo o con dispensador para evitar su oxidación. Si las prefieres en tarro, intenta que este no sea transparente para proteger el contenido de la luz.

2. Prepara la piel antes del tratamiento

Muy pocas mujeres recurren a las lociones preparadoras de la piel. Sin embargo, son ideales después de la limpieza facial: retexturizan la piel, le devuelven su pH y la preparan para el sérum o la crema antiedad.

3. Elimina los signos de fatiga

Ante una ocasión especial, si notas que tu cara parece cansada, apúntate al “efecto lifting inmediato” con una ampolla flash aplicada antes de tu hidratante o crema antiedad habitual. Te sorprenderá ver cómo cambia tu cara, así como la textura y luminosidad de tu piel.

4. Vitamina C, infalible para tu piel

Los estudios de laboratorios cosméticos han demostrado su eficacia. Los sérums con vitamina C son capaces de potenciar las acciones biológicas de cualquier tratamiento aplicado después. Dan más luminosidad a la piel, frenan la hiperpigmentación y estimulan la producción de colágeno.

5. Masajea y obtendrás un triple beneficio

Se acabó aplicar las cremas solo con un par de dedos. Pon una pequeña cantidad en la mano, caliéntala frotando suavemente contra la otra palma y posa ambas en el rostro con presiones suaves, comenzando desde el centro del rostro hacia el exterior. Así evitas mover los tejidos, previenes la ruptura del colágeno y la elastina y promueves el drenaje linfático, lo que descongestiona y ayuda a eliminar líquidos. Esta fórmula también sirve para aplicar y fijar la base de maquillaje.

6. Maquillaje intacto durante más tiempo

¿Conoces las bases alisadoras o prebases? Son cremas que actúan como gomas de borrar. Se aplican después de la hidratante y antes del maquillaje. Tienen una textura transparente que alisa al instante la piel. Las imperfecciones se difuminan, con lo que la luz se refleja sobre ella y el maquillaje dura el doble.

7. Por orden: sérum, protector y crema antiedad

Para obtener todos los beneficios de los productos, el orden a aplicar sería el siguiente:

  • El sérum, tras la limpieza facial, sería el primero. Aporta una alta concentración de activos y potencia la acción de las cremas que se aplican después.
  • El protector solar se aplicaría justo después del sérum y antes de la crema de tratamiento, a no ser que esta ya incluya factor de protección solar.
  • La crema antiedad iría en último lugar. Y, si te maquillas, posteriormente la base de maquillaje. En el caso de que esta incorpore también FPS, te puedes saltar el segundo paso, el protector solar.

8. Protégete siempre del sol

Los protectores solares faciales de amplio espectro (UVA/UVB) están diseñados para aplicarse a diario, incluso en invierno. Así que olvídate de esa costumbre de ponerte protector solar “solo cuando hace sol” y aplícalo cada día.

9. Los antimanchas, de noche

Es recomendable aplicar el despigmentante por la noche. Así te aseguras de que los activos funcionarán mientras descansas y que el sol no provocará ninguna reacción adversa en la piel.

10. Refuerza con la ayuda de nutricosmética

Los suplementos nutricionales antiedad te ayudan a prevenir el envejecimiento cutáneo, ya que contienen antioxidantes naturales que facilitan la síntesis de colágeno, aumentan el número de fibroblastos o detienen y controlan la producción de enzimas que favorecen el envejecimiento de la piel. Son el complemento perfecto a tu crema antiedad. La Academia Española de Dermatología aconseja la cosmética oral que contenga vitaminas de los grupos A, B, C y E, ya que mejoran la apariencia de la piel.

Relacionados

Loading...