Cara

te contamos la verdad

Sulfatos, siliconas y parabenos, ¿son tan malos como los pintan?

Estamos acostumbradas a ver sus nombres en la composición de más de una crema o producto para el cabello. Pero, ¿para qué sirven? Y lo más importante, ¿pueden resultar perjudiciales?

Por Clara Esmandia | 19 de abril de 2018, 18:00

sulfanos parabenos siliconas

Muchos cosméticos se anuncian como libres de sulfatos, siliconas o parabenos como garantía de calidad y respeto con la piel y el medio ambiente. Pero ¿son realmente tan malos como los pintan? Lo cierto es que han caído en desgracia con el auge de la cosmética verde o biológica, que reivindica una vuelta a los ingredientes naturales. Como siempre, la clave está en la prudencia.

¿Qué son los sulfatos y para qué sirven?

Son unos compuestos químicos que se usan principalmente como agentes limpiadores de la piel y el cabello. La mala fama de estos tensioactivos (agentes responsables de generar espuma en el producto final) es que pueden irritar y deshidratar la piel, pero lo cierto es que son los que mejor retiran la grasa.

  • Sé prudente. Si los usas con moderación, procurando que tengan una concentración baja –o que no superen el límite regulado por la ley– y no frotas en exceso, no tienen por qué ser perjudiciales en tu higiene facial o al lavarte el cabello, según la mayoría de cosmetólogos y farmacéuticos. Lo consideran así porque normalmente se mezclan con otros ingredientes que contrarrestan las posibilidades de irritación. Lo importante es tener claro cómo es tu pelo y qué tipo de champú es el mejor para ti. Déjate aconsejar por tu peluquero.
  • Los más habituales. Estos son algunos de los nombres más frecuentes de sulfatos que aparecen en los productos cosméticos: Sodium Laureth Sulfate, Thriethanolamine Lauryl Sulfate o Ammonium Lauryl Sulfate.
  • Y si tu piel o cuero cabelludo son muy sensibles. Lo mejor es recurrir, en el caso del cabello, por ejemplo, a cremas lavantes. Su “problema” es que no hacen espuma y a muchas consumidoras les da la sensación de que no limpian a fondo. En el caso de limpiadoras faciales, también puedes prescindir de los tensioactivos sintéticos o sulfatos y recurrir a otros naturales, que no sensibilizan la piel (como Coco Glucoside, Decyl Glucoside, Lauryl Glucoside o Sodium Lauryl Sulfoacetate).

¿Qué son los parabenos y para qué sirven?

También conocidos como parabenes, son unos compuestos químicos muy usados como conservantes en cosmética porque son baratos y se necesita poca cantidad para que sean eficaces. Ocupan el segundo lugar tras el agua como ingrediente más utilizado en las formulaciones. Muchos de ellos están admitidos por la legislación de cosméticos en Europa, siempre que se usen en la concentración adecuada. Su misión es mantener a raya las bacterias en los cosméticos y garantizar que estos funcionan correctamente durante el tiempo indicado en el envase.

  • La controversia. Según los expertos, un cosmético sin conservantes tendría una vida máxima de un mes y necesitaría ser guardado en la nevera. Pero, ¿por qué son tan polémicos en concreto los parabenos? Según la Organización de Consumidores y Usuarios, OCU, algunos están bajo sospecha porque pueden alterar el equilibrio hormonal del organismo si permanecen sobre la piel (cremas y lociones corporales) durante varias horas. Por precaución se deberían evitar los que figuran como butylparaben y propylparaben. Por el contrario, se consideran que son seguros y eficaces –usados en las proporciones permitidas, un máximo del 0,4%– los siguientes parabenos: methylparaben y ethylparaben. En una concentración bastante inferior, el 0,14%, también se admiten como conservantes estables y sin problemas para la salud los parabenos butylparaben y proylparaben. ¡Fíjate bien en la etiqueta!
  • Fórmulas con y sin parabenos. Considerando su amplio uso en la industria cosmética, la incidencia alérgica es relativamente baja en comparación con otros conservantes. Pero, ante la polémica de su uso y la reticencia de muchas consumidoras, muchas marcas han optado por no incluir parabenos en su formulación y usar otros conservantes que, aunque reducen la toxicidad al máximo, no resultan tan eficaces contra los microorganismos que pueden contaminar el cosmético. Muchos laboratorios mezclan varios conservantes, que no sean parabenos, para obtener una fórmula segura, aconsejando que el producto se use en un período máximo de 6 meses. Los envases airless (con dosificador, para que no entre el aire) también minimizan el riesgo de contaminación del producto.
  • ¡Ojo! Hay algunas alternativas a los parabenos que tampoco resultan seguras al 100%. Conservantes como los aceites esenciales o los polialcoholes pueden ser efectivos contra las bacterias, pero no contra los hongos. Y, en muchas ocasiones, se necesitan grandes cantidades para que sean estables, lo que puede acabar provocando alergias e irritaciones.

¿Qué son las siliconas y para qué sirven?

Son unos polímeros hechos principalmente de silicio que se usan en muchas formulaciones de cosmética como agente conductor o “suavizante”. Es muy habitual en productos para el cabello como champús, acondicionadores y mascarillas. En el caso de la cosmética de color es muy habitual en las bases de maquillaje y prebases.

  • En el cabello sus beneficios son que evitan el encrespamiento, facilitan el peinado, aportan volumen y brillo e, incluidas en productos de styling, recubren la fibra capilar para protegerla del calor.
  • Lo que juega en su contra es que puede apelmazar el cabello (sobre todo, los grasos) o provocar deshidratación. Esto puede ocurrir si no se eliminan o limpian correctamente del cabello (acondicionadores, por ejemplo). Piensa que al crear una capa aislante en la fibra capilar puede no dejar que penetren los ingredientes de otros productos (keratina, aceites). Además, puede provocar irritaciones en cueros cabelludos muy sensibles.
  • En maquillaje, cuando se incluyen en las texturas, facilitan la aplicación de las mismas, suavizan la textura de la piel, prolongan la duración de los productos y ayudan ópticamente a disimular los poros y rellenar las arrugas.
  • Las desventajas son que su uso prolongado puede provocar oclusión, que la piel no respire bien y en pieles sensibles aparezcan granitos. Es muy importante elegir la crema en función de las necesidades de tu piel. Prioriza.

Lo que hay que tener muy claro es que en ningún caso es un ingrediente reparador, tanto en el cabello como en la cara ayudan solo temporalmente a mejorar el aspecto visual de ambos. Si no tienes una piel muy sensible ni problemas de alergias, puedes usar puntualmente productos con siliconas para facilitar el peinado de tus rizos, por ejemplo, o prolongar la duración de tu maquillaje. El caso es limpiar en profundidad posteriormente para que no queden restos, lo que puede perjudicar al pelo o la piel.

Relacionados

Loading...

¿Deseas dejar de recibir las noticias más destacadas de Clara?