Recetas de postres

100% Libre de culpa

Creps súper ligeros

Unos crepes light con 125 calorías menos que los tradicionales e ¡igual de irresistibles! ¿Quieres saber cómo?

Receta de crepes super ligeros
Ingredientes:
2 vasos de leche desnatada
100 g de harina de trigo
100 g de harina integral
40 g de azúcar
3 huevos
Mantequilla
Aceite
150 g de frutos del bosque
75 g de chocolate fondant

(Versión tradicional: 395 kcal | Versión ligera: 270 kcal)

Los crepes son uno de esos platos tradicionales que encajan tanto como postre, desayuno, merienda, e incluso como plato único. Todo depende de la contundencia de los ingredientes del relleno, y si son dulces o salados.

Lo malo es que casi siempre están restringidos a unos pocos paladares por su alto contenido calórico... A no ser que tengas nuestra fórmula secreta para aligerarlos al máximo, y convertirlos en unos crepes súper ligeros y 100% libres de culpa. Un postre light, y apto para casi todos los públicos.

El secreto es súper sencillo: utilizar leche desnatada en lugar de entera. Y sustituir la mitad de la harina que se suele poner por una harina integral, que resulta más saciante con menor cantidad. Así reducimos hasta 125 calorías, que no es poco.

Cómo hacer crepes paso a paso:

  1. Preparar la masa. Primero, bate los huevos con los dos tipos de harina tamizada, el azúcar, la leche desnatada y 20 g de mantequilla. Y deja reposar unos 30 minutos más o menos en la nevera.
  2. Hacer los crepes. Pon al fuego una sartén antiadherente, y engrásala con un papel de cocina empapado en aceite. Así, además, no te excederás con la cantidad de aceite. Remueve la masa, vierte 2 cucharadas, dora por ambos lados. Y repite la misma operación hasta agotar la masa.
  3. Y rellenarlos. Solo tienes que extenderlos en un plato, poner dentro los frutos del bosque previamente lavados. Y si quieres, para decorar, puedes regarlos con un hilito de chocolate fundido.

Truco Clara

la importancia del relleno

Otro de los secretos para aligerar los crepes es optar por un relleno ligero como, por ejemplo, el nuestro de frutos del bosque.

Es una opción mucho más ligera que los típicos crepes de jamón y queso, y aporta dulzor natural sin necesidad de añadir azúcar.

Relacionados

Loading...