Recetas de carne

Nutritivo y ligero

Conejo con avellanas y jengibre

Si necesitas una alternativa muy nutritiva y poco pesada, apuesta por este delicioso plato. Está repleto de proteínas y, gracias al poder quemagrasa del jengibre, la línea se mantiene a raya.

Receta de conejo con avellanas y jengibre
Ingredientes:
1 conejo limpio troceado
1 cebolla
1 pimiento verde grande
1 zanahoria grande
2 ajos
1 ramita de tomillo
40 g de avellanas
Un trozo de jengibre fresco del tamaño de un cubito
Aceite de oliva
Sal
Pimienta

El conejo con avellanas y jengibre es uno de esos platos que nunca debería faltar en una dieta equilibrada. Combina la carne magra del conejo –rico en proteínas y bajo en calorías y grasas– con las beneficiosas propiedades de las avellanas –fibra, vitaminas, minerales, proteínas y grasas saludables– y los infinitos poderes del jengibre, entre ellos el efecto quemagrasa. ¡Ideal!

Cómo realizarlo paso a paso

  1. Preparar las verduras y las avellanas. Limpia las verduras. Primero, pela la zanahoria y córtala en juliana. Haz lo mismo con el pimiento. Pica la cebolla y los ajos. Y ralla el jengibre. Por último, tritura las avellanas y resérvalas.
  2. Preparar el conejo. Lava el conejo y córtalo en cuartos si viene entero. Luego, salpimiéntalo y rehógalo en una cazuela durante unos minutos hasta que esté dorado. Y finalmente, retíralo y resérvalo.
  3. Rehogar y cocer. Calienta aceite en la misma cazuela en la que has dorado el conejo. Primero, rehoga la cebolla picada. Luego, agrega el ajo picado y el jengibre rallado. Y después, las verduras en juliana. Salpimienta el conjunto y rehoga durante 5 minutos más o menos. Finalmente, añade el conejo y un vaso de agua. Tapa la cazuela y deja cocer el conjunto 40 minutos aproximadamente a fuego lento.
  4. El toque final. A media cocción, añade la ramita de tomillo, las avellanas trituradas y un poco de agua en caso de que se haya consumido toda la que has puesto al principio. Deja cocer hasta que se reduzca el agua y sirve caliente.

TrucoClara

Trucos para dar más sabor al plato

Las hierbas aromáticas son muy versátiles y dan mucho juego. Puedes sustituir el tomillo (de sabor delicado) por romero, que es más fuerte pero va muy bien con esta carne. También casan con el plato las hierbas provenzales, el comino e incluso el perejil.

No deseches el hígado del conejo. Rehógalo y cuécelo junto con el resto. A media cocción, retíralo, aplástalo con la ayuda de un tenedor y añádelo al agua. Ayudará a espesar la salsa resultante de la reducción del agua y de los líquidos de las verduras y del conejo. Y le aportará muchos nutrientes.

Jengibre, el ingrediente estrella

El jengibre pertenece a la misma familia que la cúrcuma y, como esta, estimula el metabolismo. Según un estudio chino, consumir esta raíz puede aumentar el metabolismo –y la quema de calorías– hasta un 20%. Además, reduce el apetito y combate la hinchazón. Pero, si tienes el estómago delicado, no te pases, ya que puede provocar molestias.

Relacionados

Loading...