No malgastes dinero

15 trucos para ahorrar al máximo en la lista de la compra

Aplicando estos sencillas claves, una familia puede llegar a ahorrarse nada más y nada menos que alrededor de 2.000 al año. Que no está nada mal…

ahorra cesta compra

1. Compra más sano y te saldrá más barato

Limita el consumo de envasados, que salen mucho más caros, y apuesta por productos frescos y de temporada. Conservan mejor sus cualidades nutritivas y están a buen precio. Ahorrarás un 15%.

2. Ajusta las cantidades

Se calcula que tiramos de media el 18% de los alimentos que compramos. Podría evitarse corrigiendo la planificación y el almacenaje: elabora un menú semanal y revisa la despensa colocando los productos a punto de caducar delante.

3. Revisa la despensa antes de ir a comprar

Si no repasas lo que tienes antes de ir a la compra, es fácil que acabes olvidando algo o comprando productos que ya tienes y a los que luego te costará dar salida. Puedes hacerte una lista en las notas del móvil con lo que te falta y aquello a lo que tienes que dar salida. Así, cuando estés comprando, podrás tirar de ella y no comprarás a ciegas.

4. Divide la lista por categorías

Por comodidad, solemos concentrar la compra en un sitio, lo que no suele resultar rentable. Por ejemplo, adquirir carne y pescado en tiendas concretas puede suponerte ahorrar hasta el 40%. Programa tus compras dividiendo la lista en categorías de productos: frescos, conservas y droguería.

5. Usa las webs “comparaprecios”

Unos céntimos cada día, al cabo del año, pueden suponer una cifra significativa. Aprovecha los comparadores online que, además de indicarte dónde encontrar los productos que suelen llenar tu lista de la compra al mejor precio, incluyen comentarios de otros consumidores.

6. Márcate un tiempo para hacer las compras

Está demostrado que cuanto más tiempo pasamos en una gran superficie, más productos adquirimos. La ausencia de relojes y ventanas hace perder la noción del tiempo. Contraataca marcándote un plazo para realizar tus compras, y nunca vayas con el estómago vacío.

7. Actúa siempre como si fuera final de mes

Está comprobado que los primeros días del mes tenemos una mayor sensación de desahogo y nos preocupamos menos por el dinero. El problema es que si nos dejamos llevar por esa falsa confianza al cabo de unas semanas tendremos que pagar las consecuencias.

8. Guíate por precios, no por ofertas

Las grandes superficies intentan atraer clientes con ofertas puntuales. Está bien beneficiarse de ellas, pero a la hora de llenar la cesta siempre te saldrá mejor apostar por un supermercado con una buena política de precios que por ofertas-reclamo, ya que estas representan al año solo un 2% de ahorro.

9. Ojo con los ganchos comerciales

Evita recorrer los pasillos improvisando tu compra y revisa los estantes inferiores. En los que están a la altura de los ojos se encuentran los productos que el comerciante quiere vender, que no siempre son los más baratos. Y a veces los productos “oferta”, pese a bajar el precio siguen siendo más caros que otros de su misma gama.

10. No pagues más por pereza

Los precocinados ahorran tiempo en la cocina, pero además de ser menos saludables por su mayor contenido en aditivos, azúcares y sal encarecen un 30% la compra. Intenta cocinar un día a la semana y congelar tus propias raciones para cuando vayas más justa de tiempo. Ganarás salud y dinero.

11. Que el envase no te engañe

Algunos envases inducen al engaño pues son más grandes de lo que el contenido real requiere, dándonos la falsa sensación de que compramos más cantidad. Para evitar errores de este tipo, fíjate siempre en el peso neto y en el precio por kilo, una información que se debe ofrecer en la etiqueta de venta.

12. Hazte amiga de más de un vendedor

En los mercados, no acudas siempre a la misma parada, pero sé fiel a unas pocas. Sabrán que eres buena clienta pero te tendrán que ganar cada vez. Así conseguirás que te ofrezcan mejor producto e incluso puedes regatear si ves que se le está quedando el género o aprovecharte de alguna ganga si vas cuando están a punto de cerrar. No te dé apuro. Se hace con frecuencia.

13. Recupera el recetario de la abuela

Las recetas de toda la vida combinan equilibrio nutricional y contención en el gasto doméstico. Busca en el recetario familiar o en libros y revistas especializadas como la nuestra.

14. Aprovecha al máximo lo que tienes

Crea un menú semanal para realizar compras muy ajustadas. Si quieres gestionar aún mejor tus recursos, guarda un día a la semana para dar salida a las sobras y a aquellos productos que estén a punto de estropearse. Arroz, tortilla, ensalada o quiche son preparaciones que permiten aprovecharlo casi todo.

15. Saca todo el partido a la fruta y la verdura

Para mantenerlas en buen estado, no las laves antes de guardarlas (o sécalas bien después). La humedad provoca que se deterioren antes. Y si se estropea alguna pieza aprovéchala para hacer sofritos, pistos, caldos, macedonias o toppings para el yogur.

Relacionados

Loading...