Juguetes con conexión a internet: ¿cómo puedo prevenir los riesgos?

Un juguete que funciona a través de la red corre el riesgo de sufrir un ciberataque, algo que debemos esforzarnos mucho en prevenir, sobre todo cuando los usuarios son los más pequeños.

juguetes conexion internet navidad

Cada vez son más los juguetes infantiles que se conectan a internet. El problema es que cualquier producto que funciona a través de la red corre el riesgo de sufrir un ciberataque, algo que debemos esforzarnos mucho en prevenir, sobre todo cuando los usuarios son los más pequeños.

En Navidad es probable que nuestros hijos reciban uno o más juguetes electrónicos con conexión a internet. Por lo general, se trata de muñecos o dispositivos que buscan la interacción con los niños o la comunicación entre usuarios de ese mismo juguete (por ejemplo, entre padres e hijos o la propia comunidad de jugadores) y que están vinculados a una aplicación móvil.

El riesgo está en que estos juguetes suelen requerir la cesión de datos personales de los menores (nombre, edad, sexo, dirección de correo electrónico, etc.) y pueden grabar imágenes o audios a través de las cámaras y los micrófonos que incorporan.

Esto, de entrada, no tendría por qué alarmarnos, ya que estas prestaciones pueden ser necesarias para que el juguete funcione correctamente. El problema está en que cualquier producto que se conecte a internet puede ser interceptado por ciberdelincuentes. De hecho, ya se han dado casos de juguetes en los que se han detectado brechas de seguridad o la información personal de los usuarios ha quedado expuesta.

Por eso es tan importante emplear todas las medidas preventivas necesarias para que los juguetes conectados a internet sean lo más seguros posible para los pequeños.

Te cuento a continuación todo lo que deberías hacer:

  • Infórmate bien. En primer lugar, es fundamental que conozcas bien todas las características del juguete, sus prestaciones y sus opciones de seguridad. Desconfía de todo aquello que te resulte mínimamente sospechoso o que no incluya información clara.
  • Cambia la contraseña. Es posible que el juguete venga con una contraseña predeterminada. Modifícala por una nueva e insiste a tus hijos sobre la importancia de no compartirla con nadie.
  • Supervisa los chats. Muchos de estos juguetes permiten la comunicación entre usuarios. Asegúrate de revisar con frecuencia las conversaciones que tus hijos mantienen en los chats.
  • Controla el perfil de usuario. Periódicamente, vigila qué tipo de información se muestra en sus perfiles públicos, así como la de los amigos o usuarios que se relacionan habitualmente con ellos.
  • Respeta la edad de uso. Todos los juguetes incluyen unas recomendaciones relativas a las edades aconsejadas para su uso. Es importante, sobre todo en el caso de los juguetes conectados a internet, que tengas en cuenta estas limitaciones.
  • Activa el control parental. La mayoría de juguetes electrónicos y dispositivos dirigidos a niños o adolescentes incorporan herramientas de control parental. Aplica aquellas medidas que creas necesarias y programa las notificaciones oportunas. Activa también un método de pago en el que se deba utilizar una contraseña que solo conozcáis los padres.
  • Mantén el software actualizado. Es importante que siempre aprobéis las actualizaciones del software, ya que puede que las nuevas versiones corrijan posibles brechas de seguridad.

Sin embargo, más allá de todas estas medidas, lo verdaderamente fundamental es que hables con tus hijos sobre los peligros de la red y de por qué es necesario hacer un buen uso de los dispositivos conectados a internet. Todo ello, desde un clima de total confianza que les permita acudir a vosotros ante cualquier duda o posible incidencia.

Relacionados

Loading...