Navegación segura

¿Cómo puedo proteger a mis hijos de los peligros de internet?

Más allá del teléfono móvil, la tablet y el ordenador, hoy en día la televisión, las consolas e incluso algunos juguetes tienen acceso a internet. Te cuento cómo proteger a los niños.

proteger niños internet

Más allá del teléfono móvil, la tablet y el ordenador, hoy en día la televisión, las consolas e incluso algunos juguetes tienen acceso a internet. Controlar cómo acceden a la red y los contenidos que pueden ver es fundamental para que tus hijos disfruten de una navegación segura. Te explico cómo puedes protegerlos.

Actualmente, los niños pasan gran parte de su tiempo de ocio jugando o entreteniéndose a través de dispositivos con conexión a internet. Esto pone en riesgo su seguridad, en el sentido de que pueden ver comprometida su privacidad y, en consecuencia, ser víctimas de ciberdelincuentes, o bien acceder a contenidos que no son adecuados para su edad.

¿Qué podemos hacer como padres?

Por lo general, hay unas medidas básicas que podemos poner en práctica si queremos aumentar el nivel de seguridad de móviles, tablets, ordenadores y consolas:

  1. Cambiar las contraseñas predeterminadas, cuando proceda, y configurar unas que también vosotros, los padres, conozcáis.
  2. Revisar las conversaciones que han mantenido los niños a través del correo electrónico, los chats u otros servicios de mensajería online, así como en las redes sociales.
  3. Supervisar los diferentes perfiles de usuario de vuestros hijos en los diferentes dispositivos y aplicaciones. También los de los amigos que se relacionan con ellos.
  4. Revisar la información proporcionada por parte de los fabricantes en relación a estos dispositivos, o bien las condiciones de uso de aplicaciones y redes sociales.
  5. Establecer controles parentales y mantener actualizados los softwares configurados con este fin para poder adoptar las últimas medidas de seguridad y así evitar cualquier ataque externo.
  6. Activar medios de pago para acceder a ciertos contenidos o servicios en los que se deba utilizar una contraseña que no sea conocida por el menor.
  7. Hablar abiertamente con vuestros hijos sobre el uso de estos dispositivos conectados a internet y advertirles de los peligros de la red en un clima de total confianza.

En función de cada dispositivo, también puedes protegerles a través de aplicaciones y software de control parental.

  • Ordenador. Existen diferentes softwares de control que te permiten restringir el acceso de tus hijos a internet, impidiéndoles entrar en determinadas redes sociales, tiendas online o páginas webs para adultos, así como para controlar con quién chatean y se mandan correos. También tienes la posibilidad de limitar el tiempo que pasan frente al ordenador y desactivar la cámara. Además de utilizar estos programas informáticos, te sugerimos que configures los controles parentales que incorporan tanto Windows como Mac.
  • Televisión. Los televisores inteligentes permiten bloquear el contenido al que no deseas que accedan tus hijos, al igual que las plataformas de televisión online como Netflix o Apple TV.
  • Dispositivos móviles. Hay diferentes aplicaciones gratuitas con las que podrás saber en todo momento a qué contenido acceden tus hijos a través del smartphone o la tablet, y bloquear apps y juegos. También te permiten establecer los días y las franjas horarias en las que podrán conectarse, y recibir notificaciones cuando intenten infringir alguna de estas limitaciones o acceder a contenido restringido.

Cuidado con los datos personales

Asimismo es importante tener en cuenta que muchas aplicaciones, videoconsolas o juguetes pueden requerir la cesión de datos personales para poder acceder a ellas, al igual que pasa con las redes sociales.

Debes saber que la Normativa de Protección de Datos en España indica que para el tratamiento de los datos de los mayores de 14 años se precisa su consentimiento previo, mientras que para los menores de 14 años o incapaces se requiere el de los padres o tutores.

El riesgo está en que, al ceder estos datos personales, los menores también aceptan que estos puedan ser utilizados para publicidad o ser compartidos con terceros no identificados. Por esta razón, es importante dedicar un tiempo a leer detenidamente las políticas de privacidad.

Relacionados

Loading...