Alimentación

¡Hidrátate!

Trucos para beber más agua (sin darte cuenta)

Con estos 10 trucos infalibles conseguirás beber más agua sin darte cuenta y estarás más sana y delgada.

1. Tomar agua con limón

1. Tomar agua con limón

A muchas personas el agua les resulta sosa. Para hacerla más apetecible puedes añadirle distintas sustancias que, además de sabor, le aportarán sus cualidades. Por ejemplo, unas gotas de limón harán que resulte más depurativa y te ayudará a eliminar líquidos. También puedes añadir hojitas frescas de menta o hierbabuena. O un chorrito de concentrado de granada, que es muy antioxidante.

1 / 10

2. Beber agua después del café

2. Beber agua después del café

Siempre que tomes un café, acompáñalo luego de un buen vaso de agua. ¿Por qué? El café hace que el cuerpo segregue gastrina y el exceso de esta hormona puede llegar a provocar úlcera o gastritis. El agua fría tomada tras el café frena esta secreción.  

2 / 10

3. Beber dos vasos con cada comida

3. Beber dos vasos con cada comida

Si bebes un vaso antes y otro después del desayuno, la comida y la cena, solo te quedarán dos o tres vasos para completar tus necesidades diarias. Además te ayudará a sentirte llena y a mantener bajo control el peso, tal y como afirma un estudio de la Universidad de Birmingham. Y si eres de las que creen que beber durante la comida es malo, recuerda que el agua no diluye los jugos gástricos. Se trata de un mito. Al contrario, beber en las comidas (o antes o después) facilita la asimilación de nutrientes. 

3 / 10

4. Comprar una buena botella

4. Comprar una buena botella

Ligera, rellenable y con un buen cierre, para que la puedas llevar siempre encima. Elige un modelo de acero o de plástico duro libre de bisfenol A (esta sustancia altera el sistema endocrino y se encuentra en muchos envases de plástico). Para reutilizar son mucho mejores que las de plástico blando y transparente. 

4 / 10

5. Beber agua como rutina

5. Beber agua como rutina

Adopta la rutina de tomar un vaso de agua cada vez que pases de una actividad a otra: antes de salir de casa, al empezar a trabajar, en la pausa, al regresar… Y para que te sea más fácil utiliza el truco del post-it. Dibuja ocho casillas en un papelito a la vista y marca una cruz cada vez que bebas un vaso. 

5 / 10

6. Poner una alarma en el móvil como recordatorio

6. Poner una alarma en el móvil como recordatorio

Puedes controlar tu ritmo bebiendo si programas la alarma de tu móvil para que te avise cada dos horas. Existen varias app que te ayudan a beber la cantidad adecuada. Las mejor valoradas son Water your body e Hydro (en español).  

6 / 10

7. Aprovechar las visitas al baño

7. Aprovechar las visitas al baño

Puedes utilizar tu propio cuerpo como señal de que es el momento de tomar otro vaso de agua. Por ejemplo, inmediatamente después de ir al baño intenta beber un vaso. Y también... antes de empezar a cocinar, toma un vaso de agua. Así alejarás la tentación de picotear.

7 / 10

8. Diluir los zumos y darles chispa

8. Diluir los zumos y darles chispa

Los zumos contienen demasiado azúcar como para tomar vasos enteros. Dilúyelos en una cantidad equivalente o mayor de agua. También puedes pelar naranjas, limas y limones, cortarlos en cubitos y congelarlos. Luego ponlos en vasos de agua como si fueran hielos. Te refrescarán, darán sabor al agua y te ayudarán a consumir más frutas (¡cómetelos al final!).  

8 / 10

9. Añadir picante a las comidas

9. Añadir picante a las comidas

Una pizca de picante hará que aumentes tu consumo de agua sin pensarlo para apagar “el fuego”. Una dosis moderada de picante favorece la digestión y ayuda a quemar calorías. Si quieres conocer otras especias que te ayudan a quemar grasa, mírate este post. 

9 / 10

10. Diferenciar el hambre de la sed

10. Diferenciar el hambre de la sed

Cada vez que creas que tienes hambre prueba a beber porque a menudo las sensaciones se confunden. Además, según la Universidad Charité de Berlín, aunque el agua no provoca la pérdida de peso por sí misma, sí que tiene un efecto de apoyo para la pérdida de peso cuando se combina con una dieta baja en calorías. Con lo que estarás matando tres pájaros de un tiro: calmarás tu sed, estarás más hidratada y te ayudará a perder peso.

 

Si quieres conocer otros trucos para perder peso, mírate este post sobre ideas que multiplican el efecto de una dieta.

10 / 10

1 /10

Necesitas beber entre 1,5 y 2 litros de agua al día para que tu cuerpo funcione bien. El agua mejora tu digestión, el aspecto de tu piel e, incluso, te llena de energía. Encima no tiene calorías y te ayuda a adelgazar. A pesar de todas estas ventajas, la mitad de los españoles no bebe suficiente agua. ¿Es tu caso? Entonces sigue leyendo para descubrir cómo te beneficia el agua y mira la galería con los mejores trucos para beber más agua casi sin darte cuenta.

¿Qué nos aporta el agua?

Sin ella no podríamos vivir. Es el elemento más abundante en la composición de nuestro cuerpo y es indispensable para mantenerlo sano.

¿Cuáles son los beneficios de beber agua?

  • Nos alimenta, puesto que es el “transporte” de ciertas vitaminas y minerales, indispensables para las células del cuerpo.
  • Limpia el organismo, pues ayuda a eliminar toxinas.
  • Evita el estreñimiento, ya que contribuye a que la expulsión de heces se haga con más facilidad y frecuencia.
  • Nos llena con su ligero y breve efecto saciante. Bebe un vaso de agua 10 minutos antes de comer y llegarás con menos ansia a la mesa.
  • Cuida la piel, que es la primera línea de defensa del cuerpo.

¿Cuánta agua hay que beber?

La OMS recomienda dos litros de agua al día, pero la mayoría nos quedamos en litro y medio. Para ajustarlo bien y mantener un nivel de hidratación equilibrado, cada persona debería beber unos 20 ml de agua por cada kilo de peso ideal, además del agua contenida en los alimentos. Por ejemplo, si tu peso ideal son 60 kilos deberías beber 1.200 ml de agua al día.

¿Y cómo se equilibra el nivel de hidratación?

Para conseguir un equilibrio, las entradas y salidas tienen que ser similares. El cuerpo obtiene agua de los alimentos (30%), de las bebidas (60%) y del metabolismo propio (10%). Y expulsa el agua a través de la orina (60%), los pulmones (28%), y el sudor y las heces (12%). Cuando necesita o le sobra agua va ajustando las entradas (provocando sed, por ejemplo) y las salidas (haciendo que aumente o disminuya la producción de orina).

¿Cómo puedo saber si tengo un desequilibrio?

Cuando hay desequilibrio entre entradas y salidas, el organismo pone en marcha sus alertas. La principal es la sed, pero también la sequedad de piel y mucosas.

¿Entonces hay que esperar a tener sed para beber agua?

No, la sed en sí es una alerta, el organismo ya percibe un cierto grado de deshidratación, por lo que no hay que esperar a tener sed. Incluso es recomendable beber a intervalos regulares aunque no se tenga sed. Sobre todo los niños y mayores, ya que la sensación de sed se percibe menos con la edad.

¿Cuál es la mejor forma de beber agua?

Lo ideal es hacerlo a intervalos regulares varias veces al día, en lugar de una gran cantidad de golpe.

¿Cuanta más agua beba, mayores beneficios?

No, hay que beber la cantidad que tu cuerpo necesita, ni más ni menos. Beber en exceso no va a hacer que elimines más toxinas de las que debas eliminar, ni hará que adelgaces más. Solo conseguirás que tus riñones trabajen en exceso.

Relacionados

Loading...