Cómo aplicar el color para no perjudicar el cabello

¿El tinte puede dañar mi pelo?

Puedes cambiar tranquilamente el color de tu pelo con un resultado natural siempre que te lo apliques correctamente.

Chica pelo teñido

Hace poco María vino al salón por primera vez porque ya no sabía qué hacer con su pelo. Había perdido brillo y fuerza por culpa de repetir más a menudo de lo necesario los tintes en casa.

¿Dónde estaba el fallo de María?

María se hacía una coloración permanente cada dos semanas para asegurarse de que no asomara ninguna cana en su melena. Esto ya es excesivo, pero es que, además, se pasaba el color a puntas cada mes. Un error muy habitual que acaba oxidando en exceso las puntas y hace que el color dure menos.

¿Resultado? Cuando llegó al salón su cabello estaba francamente dañado en puntas, además de muy seco y opaco. Por no hablar de que tenía varias tonalidades: más claro en raíces y más oscuro en puntas por estar excesivamente pigmentado.

Y recordad que ya os lo he comentado en más de una ocasión: un color puesto sobre otro color oscurece el cabello.

La solución ideal

Si, como María, eres de las que no soportan que se vea en su cabeza ni una sola cana, ten en cuenta que repetir la coloración cada dos semanas no es aconsejable ni necesario. Para alargar el tiempo a 3 o 4 semanas puedes aplicarte un spray retoca-raíces, teniendo en cuenta los siguientes consejos:

  • Elige bien. Procura que el tono sea lo más parecido al color del tinte que usas.
  • Cuándo. Aplícalo cada vez que te laves el cabello.
  • Cómo. Asegúrate de que toca solo la raíz. Si te lo pones en el resto de la melena, acabarás saturándola de color y, como a María, se te irá oscureciendo más en medios y puntas.

Y cuando te apliques el tinte

Para un acabado más natural. Pasa la coloración a puntas en los últimos 5 minutos de exposición del tinte, pero solo algunos mechones, con la ayuda de un peine ancho. No hay nada más artificial que un cabello con un color totalmente homogéneo. En los cabellos naturales se observan reflejos de diferentes tonos y las puntas son más claras.

La fórmula más saludable. También puedes recurrir a la opción que aplicamos en el salón a María, un baño de color semipermanente sin amoniaco. Es una solución mucho más cosmética, que consigue devolverle la suavidad y el brillo al cabello. Además, cubre hasta un 70% de canas (en el caso de María no había ningún problema porque tenía un 50% de canas).

Para acertar de pleno. Si tu cabello está muy castigado y tienes dudas, antes de teñirte dirígete a un profesional que evalúe el estado de tu pelo y que te aconseje el color que debes aplicarte y cómo mantenerlo.

Consejos para un resultado profesional

  1. Si es la primera vez. Recuerda hacerte una prueba de alergia. Aplícate un poco de color detrás de la oreja y déjalo 48 h. Si no hay ninguna alteración en la piel, ya puedes hacerte el color.
  2. Antes de la coloración. Procura no lavarte el cabello un par de días antes. Está comprobado que la propia grasa del cuero cabelludo nos ayuda a proteger mejor la piel.
  3. Cepíllalo. Asegúrate de que el cabello no lleve residuos de gominas, lacas, etc. Pueden alterar el resultado de la coloración.
  4. Baño de color semipermanente. Es más recomendable siempre que el porcentaje de canas sea menor a un 70%.
  5. La coloración profesional. Tienes un sinfín de marcas profesionales en el mercado que incluyen activos para cuidar el pelo, incluso con tratamiento anti-aging para cabellos más maduros.
  6. Hidrata a fondo. El mismo día que te haces el color es el mejor momento para hacerte un tratamiento más intensivo de hidratación, para que el color te dure más.

Texto: Olga G. San Bartolomé

Relacionados

Loading...