Ideas para "impostoras"

Trucos para quedar bien en Navidad (aunque no tengas ni idea de cocina)

Cortar hojaldre, cocer marisco, preparar carpaccio de ternera, hacer un mousse esponjoso y otras técnicas para triunfar como cocinera.

mujer mesa comida celebracion quedar bien fiestas

Cocinar como una profesional no es tan difícil como a veces parece. Si tienes controlado el día a día de comidas, pero te agobias porque en fiestas quieres hacer recetas que no tienes costumbre de cocinar, te lo ponemos fácil. Con nuestras técnicas de cocina fáciles y súper útiles, te sentirás como una reina de los fogones y quedarás como una verdadera masterchef en las celebraciones de Navidad.

Cortar bien el hojaldre

Cuando cocines con hojaldre es importante que lo cortes correctamente, puesto que esto también influye en que suba o no en capas homogéneas. Para cortar bien el hojaldre, debe estar frío o, de lo contrario, se puede pegar al cuchillo. Y el movimiento del corte debe ser limpio, de arriba hacia abajo: se clava la punta del cuchillo en un extremo de la masa y se baja el resto de la hoja en línea recta. Y no olvides usar un cuchillo bien afilado para que el corte sea preciso y limpio.

Cocer el marisco en su punto

Aunque según el tipo de marisco los tiempos de cocción varían, hay una serie de normas generales para cocerlo en su punto. Por ejemplo, los moluscos (mejillones, almejas) se cuecen en un dedo de agua a temperatura ambiente o vino hasta que se abran (unos 5 minutos). En cambio, si son crustáceos (langosta, langostinos...), hay que añadirlos cuando el agua rompe a hervir y el tiempo se cuenta desde que vuelve a arrancar. Los percebes y camarones se echan en agua hirviendo y se sacan medio minuto después de que hierva de nuevo. Y si te atreves con las vieiras, haz clic aquí.

Preparar un carpaccio de ternera

Uno de los engorros a la hora de preparar un carpaccio es cortar la carne bien fina. Para que te resulte más fácil, envuelve la carne en film de cocina transparente, como si fuera un caramelo; métela unos 40-60 minutos en el congelador para que se endurezca un poco, y así podrás cortarla fácilmente. Después, pon las lonchas de carne resultantes entre dos capas de film ligeramente untadas con aceite y pásales el rodillo para que queden lo más finas posible. No te pierdas nuestra receta para preparar un delicioso carpaccio con parmesano.

Conseguir un mousse de chocolate muy esponjoso

El secreto para obtener un mousse esponjoso está en darle aire. Lo primero que tienes que hacer es mezclar yemas de huevo con azúcar, y añadir chocolate fundido y nata. Y luego agregar claras a punto de nieve, que es donde reside el secreto de la esponjosidad. Hay que batir las claras hasta que queden muy firmes, es decir, llenas de aire. Para ello, además de tener paciencia y una batidora eléctrica, asegúrate de que no hay restos de yema en las claras. Y cuando las mezcles con el resto de ingredientes, hazlo lentamente y con movimientos envolventes, sin batir el conjunto para que no se "desinfle".

Cómo preparar las mejores "uvas de la suerte"

  • Cuando vayas a comprarlas. Un truco para saber cuáles elegir es agitar suavemente el racimo. Los granos deben quedarse en su lugar. Si se caen es señal de que están demasiado maduros.
  • Al llegar a casa. Lo más aconsejable es conservarlas en el frigorífico hasta que vayas a consumirlas. Sácalas 1 hora antes de comerlas para disfrutar de todo su aroma y sabor.
  • Si necesitas pelarlas. Te resultará muy fácil si las escaldas en agua hirviendo durante 30 o 45 segundos. Al sacarlas, mételas en agua helada. Así evitarás quemarte cuando les estés quitando la piel.
  • No solo como postre. Además de comerlas como fruta fresca o como parte de algún postre, son perfectas para acompañar platos de caza o combinarlas con queso o foie gras.

Sacar partido a los cardos

  • Consérvalos bien. Cuando llegues a casa, mételos en la nevera dentro de bolsas de plástico con algún agujero. Puedes congelarlos escaldándolos antes durante al menos 5 minutos.
  • Para que queden blancos. Al limpiarlos, rocíalos con zumo de limón; y al cocerlos, añade también un poco de zumo al agua de cocción. Otra opción es añadir una cucharada de harina al agua.
  • Muy tiernos. En los cardos grandes, las pencas interiores son mucho más tiernas que las de fuera. Por eso, para que todas queden igual de tiernas, es mejor cocerlas en 2 tandas.
  • Si no te gusta su amargor. Una forma de minimizarlo es cocerlos únicamente en agua durante unos 20 minutos. Escurrirlos y ponerlos de nuevo a hervir en agua salada durante 15 minutos.

Y cómo triunfar presentando los platos

Cualquier receta gana si la sirves de una forma llamativa, pero para que tus platos entren por los ojos no has de complicarte demasiado.

  • Recursos originales pueden ser presentar las cremas en vasos de chupito o, incluso, en tarros de conserva.
  • Los cócteles de marisco u otros entrantes los puedes servir en copas de martini.
  • Las ensaladas, en cucharas especiales para aperitivos o moldes comestibles, como tulipas o tartaletas.
  • Y las croquetas o el pescaíto frito, en cucuruchos de papel.

Relacionados

Loading...