Temas

Recetas veganas

53 / 104

Sopa fría de calabaza y melón

Aquí tienes una versión fría de la crema de calabaza. En una cazuela, pocha una cebolleta. Añade 600 g de calabaza troceada (descubre cómo pelarla fácilmente). Rehógala 3-4 minutos y cubre con 750 ml de caldo de verduras. Cuece 20 minutos. Fuera del fuego, añade dos tajadas de melón troceadas sin piel ni semillas. Bate hasta obtener una crema fina, salpimiéntala y déjala enfriar. Puedes decorarla con menta picada con aceite y unas hojitas enteras. 

53 / 104

Emplatar y servir

Sírvela en boles individuales y acompáñala con un hilo de aceite y picatostes. Para hacerlos, corta las rebanadas de pan seco en cuadraditos de un centímetro más menos. Calienta una sartén pequeña con un dedo de aceite. Cuando empiece a tomar temperatura, agrega el pan en varias tandas y sofríe 3 minutos a fuego medio. Escurre con una espumadera y deja reposar sobre un plato con papel absorbente.

60 / 104

Salpicón de hortalizas

Aquí tienes otra de nuestras recetas fáciles y ricas. Solo tienes que mezclar maíz dulce con dados de aguacate, tomate y cebolla, rodajas de aceitunas, cilantro o perejil bien picados. Lo puedes condimentar con un chorrito de aceite, zumo de limón, sal y, si te gusta el picante, unas gotas de tabasco. Remueve y acompaña con unos nachos. 

61 / 104

Espirales con setas y guisantes

Aquí tienes la prueba de las recetas vegetarianas pueden ser fácil de hacer, ligeras y deliciosas. Solo tienes que cocer unos espirales de pasta (si pones la cantidad justa y no pones una salsa bomba no engorda). Mientras cuece, saltea unas verduras y unas setas. Y lo mezclas y lo aderezas con salsa de soja. Para compensar la falta de proteínas animales, añade a la cocción unos guisantes congelados o utiliza pasta de lentejas en lugar de normal. 

62 / 104

Brócoli con judías tiernas y aguacate

En un estuche de silicona, cuece en el microondas durante unos 10-15 minutos un puñado de judías tiernas y unos ramitos de brócoli lavados. Mientras, corta unos dados de aguacate y tomate, y unas plumas de cebolla morada. Júntalo todo en el plato. Adereza con una mezcla de mostaza antigua, zumo de limón, aceite, sal y perejil picado. Y completa con unos anacardos u otro fruto seco. 

65 / 104

Pasar por el chino

Si quieres que te quede mucho más fina, la puedes pasar por un colador chino. Así, quitarás todos los restos de pieles o partes que no se hayan triturado bien. Pero, por el contrario, tomarás menos fibra.

66 / 104

Preparar los ingredientes

Pon agua a hervir. Mientras tanto, lava bien los calabacines, trocéalos y reserva. Y pela y trocea la cebolla y las patatas.

67 / 104

Cortar las verduras

Aunque puedes poner los ingredientes lavados y enteros directamente en el agua, si los cortas previamente, facilitarás que suelten todas sus vitaminas y nutrientes.

 

72 / 104

Poner a hervir

Echa las verduras en el agua fría –así sueltan todos sus nutrientes– y ponlas a hervir durante una hora a fuego lento, sin nada de sal. Siempre que vayas a hacer una sopa o una crema, no pongas nada de sal hasta el final. Así se facilita la liberación de las sales minerales de las verduras para equilibrar la falta de sal que hay en el agua. Y por lo tanto todos los nutrientes van a parar al agua de cocción.

73 / 104

Parrillada de verduras con romesco

Asa a la plancha bastoncitos de zanahoria, espárragos (uno de los alimentos detox por excelencia) y cebolletas en cuartos. Y acompaña con salsa romesco. Para hacerla, asa sin pelar 2 tomates, 1 cebolla y 6 ajos en el horno a 170º. Deja que se templen y pélalos. Ponlos en la batidora junto con la pulpa de 2 ñoras, aceite, vinagre y sal. Añade 30 g de avellanas un trozo de guindilla y tritura hasta obtener una salsa espesa. Descubre más salsas.

79 / 104

Ensalada de brócoli y verduritas

Otra opción es cenar una ensalada de brócoli, calabacín, zanahoria y judías verdes. Para que no resulte indigesta, escalda o cuece al vapor unas láminas de calabacín y zanahoria junto con unos arbolitos de brócoli y unas tiras de judías verdes. Y lo puedes mezclar todo con unas hojas de lechuga (pero sin pasarte ya que de noche puede hacerte pesada la digestión), rodajas de rabanitos y germinados. 

80 / 104

Rollitos de calabacín con patés vegetales

Con ayuda de una mandolina de cocina haz láminas de calabacín. Úntalas con patés vegetales (hummus, guacamole, olivada...). Enróllalas y decóralas con hojas de hierbas aromáticas o germinados. Si no te gusta el calabacín crudo (si está muy fresco, se puede comer crudo sin problema), lo puedes escaldar o hacer a la plancha un par de minutos. Descubre más aperitivos fáciles y rápidos... ¡e irresistibles!

87 / 104

Calabacines rellenos de pisto

Lava y despunta un calabacín, y córtalo a lo largo por la mitad. Con ayuda de un cuchillo o un sacabolas, vacía parte de la pulpa dejando espacio para rellenar. Con la pulpa retirada y dados de pimiento, berenjena, cebolla y tomate haz un pisto (o usa uno que ya tengas para aprovechar las sobras). Mientras se hace, hornea el calabacín 10-12 min en el horno a 180º. Luego, rellénalo con el pisto, y sirve con alguna especia por encima. 

92 / 104

Ensalada de lentejas

Cuando aprieta el calor, no apetecen los potajes. Pero eso no es excusa para pasar de las saludables y recomendables legumbres, ya que también están riquísimas frías en ensalada. Esta la hago con hojas espinacas y lo que encuentro en el frigorífico: pimiento rojo, zanahoria, cebolla, pepinillos... Lo corto todo pequeñito, lo mezclo con unas lentejas de bote y unas hojas de espinacas y lo aderezo con una vinagreta ligera con un poco de mostaza antigua. 

94 / 104

Espaguetis de verdura al estilo oriental

El secreto de esta ensalada de verano consiste en presentarla como si fuera pasta, pero, en realidad, son espaguetis vegetales de calabacín o de zanahoria, que resultan más ligeros cuando apreta el calor. Para hacerlos, puedes utilizar un espiralizador o comprarlos ya cortados. Los mezclas con unas judías tiernas salteadas junto con cebolla y tiras de pimiento. Y lo completas con semillas de sésamo tostado y un poco de salsa de soja para darle el toque oriental. 

95 / 104

Endibias rellenas de hortalizas

Corta tomatitos por la mitad, rodajas de rabanitos y pepinos baby, taquitos de pimientos de tres colores y tiras de cebolla morada. Mézclalo todo en un bol, salpimienta y adereza al gusto con aceite y vinagre. Añade unos taquitos de queso para que sea más completo. Y sirve esta ensalada de hortalizas sobre unas hojas de endibia lavadas. 

96 / 104

Verduras salteadas: 130 Kcal/ración

Necesitas: 1 manojo de cebolletas tiernas | 1 calabacín | 150g de guisantes frescos | 250 g de coles de Bruselas | 4 nabos tiernos | 1 cucharada de cebollino picado | 2 dientes de ajo | 2 cucharadas de aceite | 4 cucharadas de vino blanco | Sal y pimienta

Cómo hacer salteado de verduras paso a paso

  1. En una cazuela plana antiadherente, rehoga a fuego lento las cebolletas picadas. Añade el calabacín a dados y cocina unos 7 minutos.
  2. Cuece al vapor las coles, los guisantes y los nabos cortados a dados. E incorpóralos a la cazuela con el ajo picado.
  3. Añade el vino y el cebollino picados, salpimienta, tapa y deja cocer en su jugo unos 6-8 minutos.

Frescos o congelados

Si no tienes guisantes frescos, lo puedes hacer sin problema con unos congelados. Añádelos directamente a la cazuela sin cocinar ni descongelar.

99 / 104

Macarrones con champinones marinados

Para hacer esta ensalada de pasta, corta en láminas unos champiñones (uno de los alimentos más saciantes y ligeros que existen), rocíalos con zumo de limón y déjalos macerar unos 20 minutos. Luego, solo tienes que mezclarlos con macarrones hervidos y escurridos, y tomate crudo y perejil picados. Así de fácil y simplemente riquísimo.

101 / 104

Turrón vegano

También existen postres navideños veganos como este turrón de almendras y nueces. Tuesta 250 g de almendras crudas en una sartén con una pizca de aceite para que se doren ligeramente, retíralas y déjalas enfriar. En otra sartén, incorpora 500 ml de sirope de ágave y ponlo a cocer a fuego medio durante unos 4 minutos. Mientras se reduce el sirope, tritura 200 g de las almendras que ya has tostado y parte en pedazos los 50 g de almendra restantes. Añade todas las almendras junto con 50 g de nueces trituradas en el sirope y remueve hasta que quede todo completamente integrado. Antes de que se enfríe, vierte la mezcla en un molde de silicona cuyo grosor no sea superior a 2 cm. Desmolda cuando ya esté frío y sírvelo con frutos del bosque.

104 / 104

¿Deseas dejar de recibir las noticias más destacadas de Clara?