Fácil y económica

Cómo hacer crema de verduras y cubitos paso a paso

Dos por uno: todas las claves para hacer una crema de verduras de premio, y cómo aprovechar las sobras para hacer cubitos y enriquecer con ellos tus platos.

Actualizado a

Escrito por:

Maria Guasch

Actualizado a

1 / 8

Un todoterreno de la cocina

La crema de verduras es un plato súper fácil y apto para dietas vegetarianas y veganas que encaja en cualquier época del año. Y si además preparas más de la cuenta, puedes aprovechar la crema sobrante para hacer cubitos y enriquecer tus platos. Para hacerla, necesitas: 6 zanahorias, 1 calabaza, 4 puerros, 2 cebollas, 2 ramas de apio, 1 hoja de acelga, aceite de oliva y sal.

1 / 8

Pelar, lavar y cortar

Por un lado, pela la calabaza, retírale las semillas y los filamentos internos, lávala y trocéala (para no dejarte la piel en ello, ten en cuenta nuestros trucos para pelar la calabaza fácilmente). Por otro lado, raspa las zanahorias, lávalas y córtalas en 3 trozos. Y por último, limpia los puerros, el apio y la hoja de acelga, y trocéalos también.

2 / 8

Cocer las hortalizas

Colócalas todas en una olla amplia y vierte agua de forma que las cubra hasta unos 4 dedos por encima. Pon la olla al fuego y deja que hierva unos 45 minutos más o menos, hasta que las verduras estén blandas, sobre todo la zanahoria. Durante la cocción, vigila que no se queden sin agua y, si es necesario, añade un poco más.

3 / 8

Escurrir y reservar el caldo

Una vez cocidas, escurre bien las verduras y reserva el caldo para otra preparación. Puedes congelarlo también en cubitos, y guardarlo para otros guisos, por ejemplo.

4 / 8

Hacer la crema de verduras

Coloca las verduras escurridas en el vaso de la batidora o en un bol amplio, añade una pizca de sal y un chorrito de aceite, y tritúralas hasta que obtengas un puré homogéneo. Si te gusta más fino, pásalo luego por el chino.

5 / 8

Emplatar y servir

Para decorarla puedes espolvorear por encima frutos secos, semillas, o especias. O como en nuestro caso, poner un par de tostaditas de pan untadas con guacamole y un hilo de aceite de oliva.

6 / 8

Hacer los cubitos

Con la crema sobrante, rellena una cubitera de hielitos. No rellenes los huecos hasta el borde. Deja un pequeño margen porque, al congelarse, aumenta de volumen. Para evitar que se oxide o absorba olores, cubre la cubitera con film de cocina antes de ponerla a congelar. Y una vez congelada, puedes sacar los cubitos de la cubitera y meterlos sueltos en una bolsa de congelar e irlos cogiendo cuando los vayas necesitando.

7 / 8

Y más ideas...

En nuestras recetas de verduras y legumbres.

8 / 8

crema de verdura y cubitos paso a paso

La crema de verduras es un plato súper económico y apto para vegetarianos y veganos –ya que no lleva ningún ingrediente de origen animal–, que se puede comer tanto frío como caliente y que, por lo tanto, encaja en cualquier época del año.

Y si además preparas más de la cuenta, puedes aprovechar la crema sobrante para enriquecer y dar más sabor a muchos platos. ¿Cómo? Haciendo tus propios cubitos como te contamos en el paso a paso. Es un truco súper fácil e ideal para aprovechar las sobras de comida y también para ahorrar tiempo a la hora de cocinar.

  • Para enriquecer caldos y sofritos. Van genial con los arroces y también sirven como sopa ‘instantánea’: disuelve 3-4 cubitos de crema de verduras en agua hirviendo, añade fideos, cuece y listo.
  • Para dar más sabor a salsas y cremas. Dales un hervor para que se liguen los ingredientes y se integen mejor en la salsa o la crema a las que los añadas.

Cuando vayas a usarlos, ten en cuenta que no necesitan descongelación previa y que aportan algo de sal, así que ojo al sazonar.

Ingredientes para hacer la crema de verduras

  • 6 zanahorias
  • 1 calabaza
  • 4 puerros
  • 2 cebollas
  • 2 ramas de apio
  • 1 hoja de acelga
  • Aceite de oliva y sal

Recordatorio del paso a paso

  1. Pelar, lavar y cortar. Por un lado, pela la calabaza, retírale las semillas y los filamentos internos, lávala y trocéala. Por otro, raspa las zanahorias, lávalas y córtalas en 3 trozos. Y por último, limpia los puerros, el apio y la hoja de acelga, y trocéalos también.
  2. Cocer las hortalizas. Colócalas todas en una olla amplia y vierte agua de forma que las cubra hasta unos 4 dedos por encima. Pon la olla al fuego y deja que hierva unos 45 minutos más o menos, hasta que las verduras estén blandas, sobre todo la zanahoria. Durante la cocción, vigila que no se queden sin agua y, si es necesario, añade un poco más.
  3. Escurrir y reservar el caldo. Una vez cocidas, escurre bien las verduras y reserva el caldo para otra preparación. Puedes congelarlo también en cubitos, y guardarlo para otros guisos, por ejemplo.
  4. Hacer la crema de verduras. Coloca las verduras escurridas en el vaso de la batidora o en un bol amplio, añade una pizca de sal y un chorrito de aceite, y tritúralas hasta que obtengas un puré homogéneo. Si te gusta más fino, pásalo luego por el chino.
  5. Emplatar y servir. Para decorarla puedes espolvorear por encima frutos secos, semillas, o especias. O como en nuestro caso, poner un par de tostaditas de pan untadas con guacamole y un hilo de aceite de oliva.
  6. Hacer los cubitos. Con la crema sobrante, rellena una cubitera de hielitos. Para evitar que los cubitos se oxiden o absorban olores, cubre la cubitera con film de cocina antes de ponerla a congelar. Y una vez congelada, ya puedes sacar los cubitos de la cubitera y meterlos sueltos en una bolsa de congelar e irlos cogiendo a medida que los vayas necesitando.

Truco Clara

No rellenes la cubitera hasta el borde

Deja siempre un pequeño margen en cada hueco de la cubitera porque, al congelarse, la crema de verduras aumenta de volumen.

Descubre todas nuestras recetas vegetarianas.

¿Deseas dejar de recibir las noticias más destacadas de Clara?