¡deliciosas!

Las 10 tapas más ligeras que puedes pedirte en un bar o hacer en casa

Ya no tienes que renunciar a picotear por miedo a engordar cuando vas de aperitivo o lo haces en casa. Con estas tapas, puedes darte el gusto sin remordimientos.

Actualizado a

Escrito por:

Nacho Benavides

Actualizado a

1 / 10
tapas ligeras almejas berberechos

Almejas y berberechos

Además de ser uno de los alimentos con más vitamina B12, las almejas y los berberechos son una buena fuente de hierro y de proteínas, por lo que son ideales para prevenir y combatir la anemia, y casi no tienen nada de grasa, por lo que resultan ideales como tapa ligera, tanto cocinadas como en conserva.

  • Cómo hacerlas. La opción más ligera es al vapor o a la plancha. Puedes hacer un sofrito de cebolla, ajo y perejil. Cuando esté pochado, añades las almejas lavadas y escurridas, cueces hasta que se abran (entre 5 y 10 minutos según tamaño) y descartas las que no se han abierto. Y si son en conserva, basta con escurrirlas y rociarlas con un poco de zumo de limón y pimentón dulce o picante y, si te gusta el picante, unas gotas de tabasco.

1 / 10

tapas ligeras sepia calamar plancha

Sepia o calamar a la plancha

Tanto la sepia como el calamar aportan muchas proteínas (que llenan mucho) y muy pocas calorías si no se fríen, por lo que están considerados como algunos de los alimentos más saciantes y resultan perfectos cuando buscas tapas ligeras. Además, su carne firme te obliga a masticarlos despacio y esto hace que se te quite el hambre mucho antes. Eso sí, en el caso de que tengas problemas de colesterol hay que moderar su consumo porque son de los alimentos que suben más el colesterol sin que te des cuenta

  • Cómo hacerlos. Solo tienes que lavarlos bien, cortarlos en dados y ensartarlos en brochetas o hacerles unos cortes paralelos a lo largo sin llegar al final y hacerlos a la plancha unos 3 minutos por cada lado. Y para acompañar, puedes preparar una salsita con ajo, perejil y una pizca de guindilla picados junto con zumo de limón y un hilo de aceite de oliva. Si los rebozas o los acompañas con mayonesa, ya no valen como tapa ligera. 

2 / 10

tapas ligeras champinones

Champiñones al ajillo

Los champiñones son uno de los alimentos que te ayudan a perder peso porque casi no tienen grasa y muy muy pocas calorías (20 kcal/100 g). Y además contienen un elevado porcentaje de agua (entre el 80 y el 90%) y mucha fibra, por lo que son muy saciantes. 

  • Cómo hacerlos. Los puedes lavar, ensartarlos en brochetas y hacerlos a la plancha o a la parrilla con ajo y perejil picados. 

3 / 10

tapas ligeras mejillones

Mejillones al vapor

Al igual que las almejas, son súper ligeros (60-70 kcal por 100 g) tanto si los haces al vapor como hervidos. Y son muy ricos en cromo, un mineral que activa el vaciado de la grasa de las células. Por este motivo, no tiene nada de extraño que estén considerados como uno de los alimentos que menos engordan y sean un perfecta opción como tapa ligera perfecta. De hecho, uno de los trucos para perder peso más rápido es comerlos de aperitivo.

  • Cómo hacerlos. Ponlos bien limpios y escurridos en una olla tapada. Caliéntalos a fuego máximo durante 3-4 minutos, hasta que se abran. No hace falta poner agua porque, al abrirse, sueltan el jugo que llevan dentro y se cuecen en su propio caldo. Si quieres darles más aroma, puedes añadir al agua una hoja de laurel. Y los puedes servir con un picadillo de pimiento, cebolla... 

4 / 10

tapas ligeras 1

Gambas a la parrilla

Las gambas en especial, y el marisco en general, son ricas en calcio y zinc, por lo que siempre salen en las listas de los mejores alimentos para los huesos. Y como tienen muchas proteínas y poca grasa, las puedes hacer o pedir cuando quieres una tapa ligera. Pero, eso sí, cocidas o a la plancha o a la parrilla. Rebozadas y con mayonesa, no vale.  

  • Cómo hacerlas. Las puedes comprar cocidas, pelarlas, ensartarlas en brochetas y acompañarlas con zumo de tomate, por ejemplo. Si quieres algo más sabroso, puedes cocinarlas a la plancha o a la parrilla con un poco de ajito picado. Y si quieres algo súper suculento, ensartarlas en brochetas junto con dados de sepia, calamar, rape... y hacerlas a la parrilla. 

5 / 10

tapas ligeras encurtidos

Encurtidos variados

Otra buena opción como tapa ligera son los encurtidos. Los pepinillos, las cebolletas y las banderillas ofrecen un gran aporte en fibra y tienen pocas calorías. Cada 100 g de pepinillos, por ejemplo, aportan solo 25 kcal. Y a pesar de su mala fama, las aceitunas también son tolerables si se come con moderación (6-10 unidades), porque aunque son más calóricas contienen grasas saludables y ofrecen múltiples beneficios al organismo. Además, la mayoría de los encurtidos son probióticos y, por ello, muy beneficiosos para la salud de nuestros intestinos. 

  • Cómo hacerlos. Haz banderillas ensartando varios en palillos o brochetas. 

6 / 10

tapas ligeras esparragos

Espárragos salteados

Tanto frescos como en conserva, los espárragos encajan como tapa ligera siempre y cuando evites comerlos con pesadas salsas. Aportan solo 20 kcal/100 g, pero gran cantidad de fibra. Además, son diuréticos y están considerados como uno de los alimentos para vivir más y mejor porque sus vitaminas y sus nutrientes ayudan a la formación de anticuerpos y glóbulos rojos, y tienen un importante poder antioxidante. 

  • Cómo hacerlos. Con cocinarlos un pocos minutos a la plancha o a la parrilla, ya es suficiente. Y los puedes acompañar con una vinagreta o una salsa ligera. Esta está hecha con pimientos del piquillo y tomates secos triturados en la batidora con un hilo de aceite. 

7 / 10

tapas ligeras edamame

Edamame cocido

Otra tapa ligera que podemos hacer en casa o encontrar en mucho sitios de comida asiática, por ejemplo, es el edamame, que no es otra cosa que soja dentro de su vaina y lo puedes encontrar en la sección de congelados de la mayoría de supermercados. Aporta 80 kcal /100g, contiene 8 g de fibra por taza y es muy rico en potasio y calcio, por lo que es estupendo como alternativa a la leche.

  • Cómo hacerlo. Se hierve unos 5 minutos en agua y sal y se sirve entero tal cual o salteado con pimentón u otras especias, como si fuera un snack.

8 / 10

tapas ligeras pulpo salpicon

Salpicón de pulpo

Así como la sepia y el calamar, el pulpo es rico en proteínas y pobre en grasas por lo que resulta muy indicado cuando buscas tapas ligeras. 

  • Cómo hacerlo. Corta rodajas gruesas de pulpo cocido (lo venden así en muchos supermercados), macéralo en zumo de limón durante 1 hora más o menos y sírvelo con un picadillo de hortalizas: cebolla, pimiento rojo y verde, tomate... Y si quieres le puedes añadir berberechos y mejillones en conserva. También encaja como tapa ligera el pulpo a la gallega, pero no te pases con las patatas que suelen acompañarlo.

9 / 10

tapas ligeras navajas

Navajas a la plancha

Las navajas son otro molusco, como las almejas y los berberechos, que puedes comer como tapa ligera tanto cocinadas al vapor o la plancha, como en conserva si son al natural y no van en aceite.  

  • Cómo hacerlas. Lava las navajas con agua fría para eliminar restos de arena. Calienta una plancha y cocínalas por tandas con ajo y perejil o estragón picados. Y acompáñalas con una vinagreta realizada con cebolleta fresca bien picada, zumo de lima, un hilo de aceite y una pizca de sal y pimienta.

10 / 10

¿Deseas dejar de recibir las noticias más destacadas de Clara?