Paso a paso

Bizcocho de calabaza: la receta más fácil, jugosa y aromática

Se acerca el otoño, la época propicia para elaborar recetas con calabaza, que es perfecta tanto para platos salados como dulces. ¿Te animas con este pastel?

Actualizado a

Escrito por:

Berta de Miguel

Actualizado a

La receta para el bizcocho de calabaza más rico

Ya estamos en otoño, la época más nostálgica del año y la preferida de muchos: llegan los primeros días de frío, se hace de noche cada vez antes y predominan los colores tierra sobre todas las cosas. Si hay un vegetal propio de esta estación, ese es la calabaza. Se trata de uno de los mejores ingredientes para elaborar platos tanto salados, como dulces. ¿Eres del segundo grupo? Entonces, seguro que has fichado nuestras recetas más golosas, desde las crepes de avena (aptas para dietas) hasta la compota de fruta sin azúcar, la gelatina light o el clásico bizcocho esponjoso. ¡Todas están riquísimas!

La calabaza tiene ese color tan intenso por su alto contenido de carotenos, que proporcionan antioxidantes a nuestro organismo, y vitaminas, entre las que predominan la C y la B. Para sacar el máximo partido a esta fruta (sí, la calabaza es una fruta) en forma de dulce, te traemos la receta más fácil, jugosa y aromática de bizcocho de calabaza para 10 personas. Solo necesitas 45 minutos. ¿Te animas a probarla?

Ingredientes para hacer bizcocho de calabaza

  • 250 g de pulpa de calabaza
  • 3 huevos
  • 250 g de azúcar moreno
  • 2 cucharaditas de canela molida
  • 1 cucharadita de cardamomo molido
  • 70 ml de aceite de oliva suave
  • 270 g de harina
  • 12 g de levadura
  • Mantequilla
  • Miel para decorar

Cómo hacer bizcocho de calabaza

  1. Casca los huevos separando las claras de las yemas. Monta las primeras con la mitad del azúcar, usando unas varillas eléctricas, hasta que estén a punto de nieve bien firme.
  2. Bate las yemas con el azúcar restante hasta que estén cremosas. Añade la canela y el cardamomo y mézclalo todo. Después, vierte el aceite en un hilo, removiendo sin parar hasta que se integre.
  3. Añade 250 g de harina tamizada con la levadura y continúa batiendo. A continuación, pasa la calabaza por un rallador de agujeros finos e incorpórala también. Agrega por último las claras montadas (con movimientos envolventes para que no pierdan volumen). Mezcla todo suavemente con una espátula hasta conseguir una preparación homogénea.
  4. Precalienta el horno a 180 grados. Engrasa con una nuez de mantequilla el molde redondo, que ha de ser de unos 20 cm de diámetro, y espolvoréalo con la harina restante.
  5. Vierte la masa en el molde y hornea el bizcocho durante 40 minutos. Pincha el centro con un palillo: si sale limpio, retíralo, ¡significa que está listo!
  6. Espera a que se temple, desmóldalo sobre una rejilla y deja que se enfríe.
  7. Por último, coloca la tarta en una fuente y, si te apetece, riégala con un hilo de miel.
  8. Sírvela al instante.

Este bizcocho aguanta unos tres días a temperatura ambiente (si lo guardas en un recipiente hermético), y se conservará durante más tiempo al meterlo en la nevera. Aprovecha la estación para probar este postre, que también va perfecto para el desayuno, con un café espumoso.

¿Deseas dejar de recibir las noticias más destacadas de Clara?