Tenemos la respuesta

Blanca Suárez y Mario Casas, ¿polos opuestos o almas gemelas?

Aunque en sus últimas publicaciones de Instagram ella vaya abrigada hasta las cejas y él se pasee sin camiseta como Pedro por su casa, no te dejes engañar por las apariencias... Está más claro que el agua que son como uña y carne. Y si no, compruébalo tú misma.

Por Maria Guasch Actualizado el 16 de octubre de 2018, 15:52

Jugando al despiste

Las últimas publicaciones de Blanca Suárez y Mario Casas en sus respectivas cuentas de instagram, nos han despistado un poco. Mientras Blanca aparecía abrigada hasta las cejas, Mario se tomaba un café matutino... ¡sin camiseta! Pero, a pesar de sus diferentes maneras de afrontar el clima otoñal, todo apunta a que están haciendo una ruta juntos a bordo de una autocaravana. Y es que desde que salió a la luz su relación, son inseparables y, aunque para ciertos temas sean polos opuestos (está claro que Blanca es más friolera que Mario), en otros muchos aspectos son auténticas almas gemelas. Y si no, mira hasta qué punto coinciden...

1 / 20

Luciendo cuerpazo...

Blanca Suárez puede presumir de tener una figura espléndida que no duda en lucir cuando está de viaje.

2 / 20

Y un cuerpo modélico

No cabe duda de que a Mario le sobran razones para haber sido modelo antes que actor.

3 / 20

Sensuales...

Blanca no le tiene ningún miedo a explotar su lado más sensual.

4 / 20

Y provocadores

Mario tampoco se queda corto a la hora de provocar al personal...

5 / 20

Pasión por los tatuajes

Hace algún tiempo, Blanca se tatuó un corazón justo debajo de la frase que ya llevaba escrita en el costado, más abajo de la axila.

6 / 20

Y el mismo corazón tatuado

Un tiempo después que su chica, Mario se tatuó el mismo corazón que ella pero justo encima de donde late el suyo propio.

7 / 20

Enamorada de su perro...

Desde que su ex, Miguel Ángel Silvestre, le regaló a Pistacho, Blanca y este teckel son inseparables.  

8 / 20

Y él de su perra

Mario también esta encantado con su perra, a la que llama "mi chica". ¿Se pondrá celosa Blanca...?

9 / 20

Sin miedo a subir a lo más alto...

Como demostró en el programa de Jesús Calleja, Blanca no tiene ningún miedo a subir hasta lo más alto escalando si es necesario.

10 / 20

Y sin miedo a volar

Mario, por su parte, es gran aficionado a los deportes de aventura y le encanta probarlo todo, como, por ejemplo, tirarse en paracaídas.

11 / 20

Enganchada a los deportes acuáticos...

Además de ser muy habilidosa yendo en patinete por la ciudad, la actriz se defiende muy bien sobre la tabla de surf.

12 / 20

Y a toda velocidad por el mar

Él tampoco se queda corto a la hora de remojarse. Mario se deja ver tanto surfeando como conduciendo una moto de agua.

13 / 20

Festivalera...

La hemos visto en Mad Cool, el Primavera Sound... A Blanca le encantan la música y los festivales.

14 / 20

Y adicto a la música

Mario, en cambio, suele compartir con sus seguidores la música que escucha según su estado de ánimo.

15 / 20

Enganchada al móvil...

Hace fotos, cuelga vídeos, publica stories... En su instagram, Blanca tiene nada más y nada menos que 2,9 millones de seguidores.

16 / 20

Y siempre pendiente de él

Aunque es menos activo en las redes que Blanca, Mario siempre está pendiente de su teléfono y tiena la friolera de 3,6 millones de seguidores.

17 / 20

Playera ella...

Siempre que puede, Blanca hace alguna escapada a la playa.

18 / 20

Y playero él también

En más de una ocasión, Mario alegra la vista de sus followers compartiendo sus sesiones de bronceado playero.

19 / 20

¿Predestinados?

Ambos empezaron sus carreras siendo muy jóvenes. Desde que compartieron protagonismo en la serie El Barco se hiceron súper amigos. Y con el paso de los años, la amistad ha dado paso al amor. En definitiva, dos almas gemelas que parecían predestinadas a encontrarse.

20 / 20

Como has visto, el hecho de que Blanca Suárez sea muy friolera y Mario Casas, todo lo contrario, no significa que sean polos opuestos. A juzgar por sus gustos y aficiones, está claro que son dos almas gemelas que parecían predestinadas a encontrarse desde que iniciaron sus carreras con apenas veinte años.

Su primer encuentro fue en la serie El Barco (de 2011 a 2013), donde daban vida a Ainhoa y Ulises, una pareja de lo más intensa. También coincidieron en las películas Mi gran noche y El Bar. Pero siempre habían asegurado que solo eran amigos, hasta que esta pasada primavera un beso furtivo puso de manifiesto que lo suyo había dado paso a algo más que una amistad. Y tras jugar al despiste con el tema, finalmente decidieron oficializar su relación yendo juntos a la fiesta de aniversario de la productora Bambú para la cual los dos han trabajado.

Relacionados

Loading...

¿Deseas dejar de recibir las noticias más destacadas de Clara?