Iconos de estilo

Little black dress: cómo llevar la prenda más versátil, ponible y atemporal en 6 looks

Cualquier mujer tiene uno (o varios) en el armario. Te contamos la historia y todas las opciones de una de las prendas más icónicas. ¡Escoge la que mejor se adapte a ti!

lauren izquierdo web clara
Lauren Izquierdo

Periodista especializada en temas de moda y belleza.

Actualizado a

Little black dress
Imaxtree

No solo lo aprendimos de Carrie Bradshaw. Audrey Hepburn, el cine de los 70 e incluida nuestras madres siempre han apostado por tener uno o varios vestidos negros en el armario. Es una prenda tan básica y sencilla que se adapta a cualquier ocasión, como lo hacen nuestros jeans favoritos, las sneakers o la camisa blanca. No obstante, el little black dress (LBD) va un paso más allá.

Su principal impulsora fue Chanel, seguida de diseñadores como Givenchy y Ricardo Tisci. Sin embargo, cada casa de moda ha ido ideando y reinterpretando este clásico que siempre será sinónimo de evolución. El vestido negro o little black dress comenzó siendo el mayor aliado de las clases altas, pero tardó muy poco en tomar un significado diferente. Independencia, resistencia, glamour o respeto son algunas de las palabras que actualmente se asocian a esta pieza tan icónica. Por eso fue la pieza principal en Desayuno con diamantes, por eso nuestro cuarteto favorito de Sexo en Nueva York lo usaba cada vez que tenían una boda y por eso Diana de Gales lo utilizó como instrumento de venganza

Sea como fuere, lo que está claro es que el vestido negro es un imprescindible en el armario de cualquier mujer. Es la salvación, la prenda zen y a la vez fetiche que cualquiera puede usar como símbolo de elegancia o seducción. Además, es tan versátil, atemporal y ponible que "aguanta todo lo que le echen", desde un taconazo hasta unas deportivas. Y si no te lo crees tan solo tienes que fijarte (e inspirarte) en estos 6 looks que te robarán el corazón. ¡Escoge el que mejor se adapte a ti!

1 / 6
Con sabrinas y bolsos de mimbre

Con sabrinas y bolsos de mimbre

Uno de los clásicos que nunca falla es combinar un vestido negro con complementos dorados y materiales naturales. No renuncies a la comodidad (ni siquiera en las ocasiones más especiales). Deja que el vestido trabaje por ti. 

1 / 6

Vestido negro con zapatillas

Vestido negro con zapatillas

¿Quién dijo que un little black dress no podía llevarse con zapatillas? Quedan genial. Y si escoges accesorios de colores conseguirás un efecto rejuvenecedor que amarás de principio a fin. Palabra. 

 

2 / 6

Con sandalias amarillas

Con sandalias amarillas

Quizás los supersticiosos estén en contra, pero una de las combinaciones más efectivas y mágicas de los vestidos negros es añadirle un golpe de color que sorprenda, como el amarillo pastel. Además, es uno de los 6 colores de esta temporada, por lo que además de elegante, irás marcando tendencia.

3 / 6

Con zapatos y bolsos de fiesta

Con zapatos y bolsos de fiesta

​Uno de los secretos para lucir con éxito un vestido negro es no complicarse mucho la vida (y no recargar mucho el look). Si tienes una cena elegante o una ocasión un poco más formal, apuesta por un vestido tipo blazer y combínalo con complementos metalizados. Te dará un toque masculino y súper sexy que dejará a todos sin habla.

4 / 6

Vestido negro con sandalias

Vestido negro con sandalias

Si los vestidos cortos te dan un poco de reparo, siempre puedes decantarte por modelos que se queden a medio camino entre mini y midi, como este vestido de Zara. Para darle un aire veraniego, atrévete con complementos de colores. Conseguirás un efecto rejuvenecedor y desenfadado apto para cualquier momento.

5 / 6

Con sandalias rojas

Con sandalias rojas

Un clásico que nunca falla con los vestidos negros es mezclarlo con zapatos rojos. Elegante, sexy y una opción súper favorecedora seas el tipo de mujer que seas. Eso sí, evita recargarlo. Este estilismo se defiende por sí solo.

6 / 6

¿Deseas dejar de recibir las noticias más destacadas de Clara?