Looks

piensa en positivo

10 cosas positivas de la ola de calor y que hacen que nos encante el verano

Vale que agobia y que te deja hecha unos zorros pero si le miramos el lado bueno, el calor no está tan mal.

Por Raquel González 13 de julio de 2018, 14:00

Las bebidas fresquitas

Los zumos, los cócteles incluso una caña bien tirada son un oasis ante tanto calor y aunque no sean del todo saludables –descubre las calorías ocultas que tienen las bebidas con alcohol–, nos permitimos hacer más excepciones con mucho gusto.

1 / 11

Libertad de uso en vestidos blancos

El verano tiene muchas ventajas. Nos vamos de vacaciones, los días son más largos y podemos disfrutar más de ellos... Una de las que más nos gustan es que podemos usar los vestidos blancos sin ningún tipo de reparo (salvo que vayamos de boda, claro) y este nos parece una opción ideal para llevarlo a todas horas.

De Mango, 29,99€

2 / 11

Los polvos de sol son tu mejor aliado

Ya sean en polvo o líquidos, los bronceadores son uno de los recursos más efectivos para tener buena cara en verano. Aplícalos trazando un 3 en el exterior de cada lado del rostro desde la frente a la barbilla.

Polvos bronceadores Terracotta Light de Guerlain, 50,70€

3 / 11

Los zapatos planos sirven en cualquier ocasión

Esta es una de las grandes ventajas del verano: se pueden llevar zapatos planos en cualquier ocasión. Y es que las altas temperaturas hacen que se nos hinchen un poco los pies y esas preciosas sandalias de tiras que tanto nos gustan se conviertan en una tortura. Por eso, es aceptable llevar zapato plano hasta en los eventos más elegantes.

4 / 11

Podemos dejar que el pelo se seque al aire

Pasar del secador durante unos meses es un auténtico placer y un alivio para el pelo que puede descansar y regenerarse. Hay trucos para secar el pelo al aire y que quede tan bonito como el de Blake Lively así que no hay excusa para no renunciar a las herramientas de calor en julio y agosto.

5 / 11

Los platos ligeros

El invierno pide guisos, el verano ensaladas, gazpachos, salteados... mucho más rápidos y fáciles de cocinar. ¿Te ha entrado hambre? No te pierdas estas recetas ligeras, deliciosas y súper rápidas de preparar.

6 / 11

El estampado de flores

El verano es el terreno natural del estampado de flores. Ya sea en forma de vestido, monos, blusas... siempre son adecuados y sientan a las mil maravillas.

7 / 11

Las sandalias

Las sandalias planas son uno de los mayores placeres de esta época del año. Se pueden llevar de día, de noche con looks casual y otros más formales. Si encuentras un modelo que te guste y sea cómodo tendrás tu amor de verano ideal. ¿Eres más de llevar sandalias de tacón?

De New Look, en Asos, 23,99€

COMPRAR

8 / 11

Los escotes y aberturas

Cuando hace frío a nadie se le ocurre ir enseñando piel pero en verano podemos experimentar con todo tipo de escotes y aberturas que pueden quedar así de bien.

9 / 11

La playa

El placer de ir a la playa (o la piscina) es algo propio del verano y sin duda, es una de las mayores ventajas de que haga calor. Ponte tu bañador o bikini favorito y quédate a remojo lo que queda de verano.

10 / 11

... y nos encanta lo que supone ir a la piscina o la playa

Porque sí, además del bikini, la crema solar, la toalla y los looks para ir a la playa o la piscina, nos declaramos fans de los flotadores de formas divertidas. Este de Urban Outfitters nos ha encantado, ¿te gusta?

Funbody Lip Pool Float de Urban Outfitters, 46€

11 / 11

O lo odias o lo amas, así de drástico es el verano. Y es que esta época tiene bastantes inconvenientes, el principal, las olas de calor. Pero si queremos buscarle el lado positivo, somos capaces de encontrárselo y es que aunque seas de mantita y chimenea mientras ves como nieva por la ventana, esta estación puede ser igual de bonita que el invierno si la miras con buenos ojos.

Ventajas de la ola de calor

  • Vestidos blancos. Puedes llevar vestidos blancos sin reparos a todas horas del día (salvo que te toque ir de boda en pleno agosto, claro). Cortos, largos, midi... lo importante es que sean fresquitos y ligeros.
  • Estampados de flores. El verano es el terreno natural de los estampados de flores. Se pueden llevar en vestidos, monos, blusas, pantalones e incluso en complementos. ¡Sienta tan bien!
  • Los escotes. En invierno todo son bufandas y jerseys de cuello vuelto pero cuando empieza a hacer calor podemos atrevernos a llevar escotes y aberturas imposibles.
  • Los zapatos planos. Son aceptables a todas horas porque con el calor los pies se pueden hinchar y las preciosas sandalias de tiras se pueden convertir en una auténtica tortura. Por eso, se puede ir en plano todo el día, incluso a los eventos nocturnos más sofisticados.
  • Cenas ligeras. Los guisos, las sopas y los platos más elaborados no apetecen tanto con el calor. Lo que más tomamos son ensaladas, gazpachos y salteados, que son mucho más fáciles de cocinar y nos ahorran mucho tiempo.
  • Podemos dejar secar el pelo al aire. Sin ningún tipo de problema podemos pasar del secador y las planchas y dejar que nuestras melenas descansen de las herramientas de calor.

Por Sonia Murillo

Foto de portada: Flamingueo.

Relacionados

Loading...

¿Deseas dejar de recibir las noticias más destacadas de Clara?