Los mejores tips

Trucos infalibles para organizar la despensa y mantenerla en orden

¿No encuentras nada cuando lo buscas, se te pasa el arroz, no sabes ni lo que guardas...? Planta cara al caos y organiza la despensa bien.

Actualizado a

Escrito por:

Maria Guasch

Actualizado a

1 / 10
trucos para organizar la despensa limpiar tirar

Hacer limpieza

Lo primero que hay que hacer cuando se quiere organizar la despensa es hacer limpieza tanto del espacio en sí como de lo que tienes guardado.

  • Como recomienda la gurú del orden Marie Kondo a la hora de ordenar la casa en general y, concretamente, la cocina y la despensa, tienes que sacarlo todo de dentro del espacio que usas como despensa; tirar lo que está en mal estado y lo que sabes que no te vas a comer (porque ya lleva allí una eternidad y no le has hecho ni caso); y antes de volver a guardarlo, limpiar la zona donde lo almacenas.

1 / 10

trucos para organizar la despensa agrupar etiquetar

Agrupar y etiquetar

El siguiente paso básico para organizar la despensa (y antes de volverlo a guardar en su lugar) es agruparlo por categorías y etiquetarlo con el nombre de lo que es y la fecha de caducidad.  Esto es especialmente importante en el caso de que lo guardes dentro de cajas, botes o recipientes que no permiten ver su interior. Así no tienes que ir abriéndolos para saber qué hay dentro.  

  • Junta las pastas con arroces, harinas y legumbres; los líquidos, como leche, aceite y vinagre, con las bebidas; y agrupa las conservas.

2 / 10

trucos para organizar la despensa ordenar por peso necesidad

Distribuye bien y vencerás

Ahora que ya lo tienes todo agrupado y etiquetado, no te lances a guardarlo sin ton ni son. Sigue las tres claves básicas para distribuir bien la despensa que recomiendan los expertos.  

  • En la parte baja, pon las cosas que más pesan: garrafas de agua, cartones de leche, botellas...
  • En la parte central, la que te queda más a mano, lo que usas más: legumbres, cereales, pasta, arroz, azúcar, café, harinas...
  • En la parte superior, lo que pesa poco y no usas muy a menudo: determinadas conservas, salsas, harinas especiales, especias de poco uso... 

3 / 10

trucos para organizar la despensa ordenar por antiguedad

Que no se te pase el arroz

Y, por supuesto, sin olvidar la regla de oro de las despensas: de lo más viejo a lo más nuevo. Es decir, independientemente de la zona de la despensa que se trate, coloca las cosas que llevan más tiempo o que están a punto de caducar en primera línea y detrás las más nuevas o que falta más para que caduquen.

  • Cuando llegues con la compra, no coloques las cosas delante, sino detrás de las que ya tenías de la misma categoría. Así tienes más a mano lo que tienes que gastar antes y no corres el riesgo de despistarte tan fácilmente.  

4 / 10

trucos para organizar la despensa cantidades materiales ideales

No acumular

Según los expertos, el principal error a la hora de organizar la despensa es acumular en exceso. De lo contrario, puede que se acabe caducando y que, al final, lo tengas que tirar.

  • Las baldas tienen que tener un fondo de unos 15-20 cm, para no tener más de dos filas de productos. Si tienen más fondo, aprovecha ese espacio para guardar pequeños electrodomésticos, utensilios de cocina de poco uso, vajillas extras para cuando vienen invitados... 
  • Se recomienda no pasar de dos paquetes de cada cosa, uno abierto y otro por abrir. Y no reponer hasta que se agote el primero. 
  • Una vez abierto algo, pásalo a un bote hermético; a poder ser de cristal, ya que los de plástico pueden ser tóxicos. Pero nunca rellenes un tarro que aún tenga producto anterior porque su fecha de caducidad es diferente.
  • Para facilitar el orden, procura que todos los recipientes sean iguales y de tres tamaños básicos: grandes para pastas y arroz, medianos para azúcar y café, y pequeños para frutos secos y condimentos, por ejemplo.

5 / 10

trucos para organizar la despensa cajones con ruedas

Utiliza cajas y cestos

Tanto para agrupar las cosas como para acceder más fácilmente a ellas, utiliza de cajas y cestos. Te ayudarán a mantenerlas en orden, hacerlas más accesibles y evitar que se desorden cada vez que quieres coger algo o revisar qué tienes. "Estos elementos nos permiten disponer el contenido por categoría, aprovechando al máximo el espacio, de forma que todas nuestras latas, botes de especias, etc. estén ordenadas y a la vista", recalca la interiorista de Ikea María Lizarraga.

  • Para las zonas bajas y las cosas pesadas, como botellas, latas y garrafas, pon cajas con ruedas. Así podrás manipularlas sin esfuerzo. 

6 / 10

trucos para organizar la despensa elementos extraibles

Elementos extraíbles

Otra de las claves para poner en orden al cocina y organizar la despensa de modo correcto y práctico son los elementos extraíbles, ya sean columnas de estantes o simples cajones y baldas que se pueden extraer. Son ideales para aprovechar todo el fondo y acceder a él sin esfuerzo. 

  • No es necesario que reformes la cocina, en muchas tiendas de menaje y productos para el hogar, o en Amazon, hay organizadores de armario extraíbles que puedes poner en tu despensa sin necesidad de instalación.

7 / 10

trucos para organizar la despensa verdulero

Verduleros

También es importante reservar un espacio para las verduras y hortalizas que no se guardan en la nevera, como las patatas, las cebollas, los ajos, los tomates...

  • Como requieren espacios oscuros y bien ventilados, puedes reservar algún cajón para ellas, o bien poner alguna cesta o un verdulero dentro de la despensa.

8 / 10

trucos para organizar la despensa botellero

Botelleros

Otro elemento que va muy bien son los botelleros para bebidas, en general, y el vino, en particular. 

  • Si tienes espacio, puedes poner una caja con o sin ruedas para las bebidas normales o licores y, para el vino, un botellero que permita tener las botellas tumbadas, ya que así es como mejor se conserva. 

9 / 10

trucos para organizar la despensa muebles auxiliares

Muebles auxiliares

Y si no tienes espacio suficiente, no problem. Puedes crear una zona de despensa con una alacena, por ejemplo, o colocando verduleros, botelleros, especieros... en algún rincón que no uses de la cocina, la galería o el lavadero. 

  • Si optas por una alacena con puertas, de manera que no se vea su interior, puedes colocarla tanto en la cocina como en cualquier otra estancia de la casa: desde un pasillo o una zona de paso, hasta en el comedor o el salón. 

10 / 10

¿Deseas dejar de recibir las noticias más destacadas de Clara?