más vale prevenir...

Seguro del hogar: las 30 cosas que sí debería cubrir y no lo sabías

Contratar un seguro para tu hogar es una cuestión que no deberías tomarte a la ligera. La casa es uno de los bienes más importantes que poseemos, tanto por su elevado coste económico como por su valor sentimental. Estos consejos avalados por un experto te ayudarán a elegir el más adecuado.

Actualizado a

Escrito por:

Esther G. Valero

Actualizado a

consejos seguro hogar

¿Sabes que durante el confinamiento han aumentado los accidentes domésticos? ¿O que se ha observado un repunte de hasta el 20% en robos con violencia en la ciudad de Barcelona, por ejemplo?

De hecho, hace poco le robaron el móvil a nuestra compañera de redacción Encarna Aguado, la responsable de belleza. Estaba abriendo el buzón de su casa y alguien por detrás le quitó el móvil del bolso. A pesar de que un seguro del hogar suele incluir el robo fuera de ella, en este caso no porque fue sin violencia. Y a esto se le llama hurto. Es como si el seguro del hogar considerara que ha sido un descuido no un robo. Sin embargo, hay seguros que sí incluyen la opción de hurto, así como otras prestaciones muy muy interesantes. Es cuestión de pedirlo y negociarlo.

Un seguro del hogar bien contratado puede hacer que estemos mucho más protegidas ante estas situaciones. Bastante disgusto te llevas cuando tienes un problema en tu hogar como para encima no contar con las coberturas adecuadas. Invertir tiempo en escoger el mejor seguro ahora te ahorrará muchos problemas más adelante. David Timón Pérez, Mediador de Seguros Titulado por el Ministerio de Economía y Hacienda, nos explica 30 cosas que puede llegar a cubrir un seguro del hogar y consejos para contratarlos correctamente.

1. Robo fuera de casa

Como decíamos al principio, mucha gente lo desconoce, pero el seguro del hogar puede incluir también cualquier atraco y/o expoliación que sufras fuera de tu domicilio. Ahora bien, el contrato debe especificarlo, así como la cantidad que se cubre en el supuesto de ser víctima de un robo. Además, para beneficiarte de esta cobertura, deberás denunciar ante la autoridad y llevar una relación de bienes y objetos robados, incluidos sus valores unitarios. Esta cobertura suele ofrecer una cantidad pactada y hay un máximo indemnizable.

2. Hurto (robo sin violencia)

No es lo mismo sufrir un hurto que un robo. En el hurto no existe violencia ni intimidación a la hora de apropiarse de un bien ajeno que se encuentra en el interior de la vivienda, mientras que en un robo el delincuente sí la utiliza: fuerza una puerta, rompe cosas, te arranca el bolso de un tirón, etc. En ocasiones, los seguros solo incluyen la segunda opción, así que conviene que te asegures de incluir también la primera. Al igual que ocurre con los atracos fuera del hogar, generalmente es necesario realizar una denuncia ante la autoridad.

3. Joyas

Si quieres ahorrarte dinero y burocracia, incluye tus joyas entre las coberturas del seguro del hogar. Posiblemente encarecerá un poco la prima, pero a la larga supone un ahorro de dinero y burocracia, ya que evitarás tener que contratar un seguro específico para recuperar su valor en caso de sustracción. Procura guardar siempre las facturas de compra o bien contar con la valoración de un perito profesional. También conviene guardar un reportaje fotográfico de cada una de las piezas.

4. Daños eléctricos

Otro detalle a tener en cuenta si quieres olvidarte de quebraderos de cabeza es incluir la cobertura de los daños eléctricos. En muchas pólizas no están incluidos y no está de más valorarlos para tener la seguridad de que vamos a estar protegidos ante este tipo de situaciones. A efectos de esta cobertura, es recomendable incluir la pérdida de bienes, como electrodomésticos o aparatos refrigerados, por falta de gas o electricidad.

5. Bricolaje, montar muebles...

¿Sabías que existen seguros del hogar que incluyen hasta 3 intervenciones anuales para realizar labores de bricolaje? A priori puede parecerte una bobada, pero contar con un manitas a la hora de montar un mueble o hacer cualquier chapuza más delicada no tiene precio… Esta cobertura no incluye arreglos de instalaciones eléctricas, temas de fontanería ni obras sobre los parámetros de la estructura de la vivienda. Además, recuerda tener aparatos y tornillería a disposición del operario para agilizar su trabajo, ya que este servicio se presta por un tiempo limitado que puede oscilar entre las 2 y las 3 horas.

6. Asistencia informática

Ahora que la mayoría estamos teletrabajando nos damos cuenta de la necesidad de contar con ayuda si se nos muere el ordenador, perdemos todos los datos de repente o la red nos deja colgadas. Este servicio también está contemplado en muchas pólizas. ¡No te olvides de él! Te puede sacar de muchos apuros.

consejos seguro hogar 2

7. Daños por fuego

Un incendio es uno de los siniestros más terribles que pueden sucederte. Se trata de la primera causa de accidentes y te puede arrebatar ese patrimonio que tanto te ha costado conseguir, ya sea en forma de continente (vivienda) o de contenido (ajuar, electrodomésticos, muebles, etc,). El fuego arrasa con todo a su paso y los daños que puede producir son incalculables. Comprueba que está cubierta la intervención de todos los especialistas necesarios para reparar los desperfectos de tu hogar si te ves en esta situación. Un Corredor de Seguros se ocupará de hacer la valoración del continente y te ayudará con la del contenido. No debes escatimar. La falta de capital crea un problema de infraseguro, lo que quiere decir que si has asegurado un bien que cuesta 1000 euros por 500, solo te pagarán la parte proporcional entre lo que debiste asegurar y lo que has asegurado.

8. Desperfectos por agua

Parece que nunca nos va a pasar… ¡Hasta que nos pasa! La rotura de una tubería es mucho más frecuente de lo que nos imaginamos. Un seguro común se encargará de localizar la avería, de repararla. Asegúrate de que también cubrirá con el arreglo de todo lo que se ha deteriorado, así como los daños que se pueden producir hacia terceras personas (vecinos, trasteros…).

9. Fenómenos atmosféricos

Una tormenta, una ventisca, una gran nevada, un granizo inesperado… puede causar graves desperfectos en tu hogar. Generalmente los seguros suelen incluir entre sus coberturas básicas los daños materiales que pueden causar los fenómenos meteorológicos, pero no te olvides de comprobarlo. No está de más confirmarlo.

Consejos seguro hogar 5

10. Averías de electrodomésticos

Estamos tan acostumbrados a convivir con los electrodomésticos que muchas veces no nos damos cuenta de lo necesarios que son para nuestra vida cotidiana. Pero… ¡Ay, cuando se averían! De ahí la importancia de meterlos en la parte del seguro que protege el contenido. Normalmente las pólizas cubren los electrodomésticos cuando sufren averías como consecuencia de cortes eléctricos o subidas de tensión. Conviene contratar una cobertura específica para que estos estén incluidos en el caso de sufrir desperfectos por otras causas. Esta cobertura suele ir condicionada a un periodo máximo de antigüedad del aparato y se suele contratar para ofrecer servicio de reparación, no de reposición. Un profesional independiente te asesorará sobre la mejor opción.

11. Rotura de lunas, cristales o mármoles

Generalmente los seguros cubren o garantizan el pago del coste de lunas planas (las aseguradoras normalmente excluyen lunas o cristales curvos), espejos, placas de cocina y encimeras o muebles fabricados en metacrilato mármol o piedra, siempre que se rompan de forma accidental. Ahora bien, muchas veces no se incluyen las molduras, las cristalerías o vajillas, las pantallas de ordenador, lentes de gafas… Por un poquito más, puedes incluir la reparación de estos “añadidos” y vivirás mucho más tranquila. Ahora bien, lee detenidamente los aparatos y materiales de construcción que serán cubiertos, ya que no todos los productos se adecúan a los nuevos tiempos y materiales de construcción.

12. Sustitución de cerraduras

Normalmente los seguros del hogar incluyen cambios de cerradura cuando se produce un robo o hurto de la vivienda o alguno de los miembros de la familia ha extraviado las llaves o ha sufrido un atraco en el que se las han sustraído (siempre y cuando se aporte una denuncia a la autoridad pertinente). ¿Y qué ocurre si la cerradura se deteriora o funciona mal? En este caso, normalmente solo estará cubierta la intervención de un cerrajero si así lo tienes estipulado por contrato (esto varía según las compañías y los productos contratados). Incluir este servicio puede resultar de gran ayuda. Al fin y al cabo, nuestra seguridad depende muchas veces del buen funcionamiento de la puerta de acceso a nuestra vivienda.

13. Accidentes personales en casa

Dentro de tu seguro del hogar también tienes la opción de incluir una cláusula de accidentes personales domésticos, que te mantendrán protegida si sufres una caída dentro de la vivienda, te tropiezas en la bañera, te cortas con un cuchillo… Ojalá no te ocurra nunca, pero esta cobertura suele ser de gran ayuda ante cualquier accidente doméstico, que ocurren con más frecuencia de lo que creemos.

consejos seguro hogar 4

14. Protección jurídica

Es posible contratar un seguro del hogar que incluya la defensa jurídica entre sus coberturas. Normalmente esta cobertura es bastante básica e incluye los gastos generados de procedimientos judiciales relacionados con la vivienda o problemas en la comunidad de vecinos en los que esté inmerso el asegurado. Si tienes opción, contrata la garantía de reclamación, especialmente si alquilas el piso a terceras personas. Hay compañías que te garantizan la cobertura del impago del alquiler y la ejecución del desahucio del inquilino.

15. Responsabilidad civil

Si no quieres tener problemas con tus vecinos, no descuides este punto. La responsabilidad civil es la encargada de cubrir los daños que causes a terceros. Si sufres algún accidente doméstico o tienes una avería que causa un daño en la vivienda de tu vecino, podrás estar tranquilo, ya que tu seguro se hará cargo de solventar el problema y asumirá los gastos derivados de su reparación. Asegúrate de que tu seguro contempla esta cláusula. ¡Vivirás mucho más tranquila! Conviene suscribir el mayor capital posible, siempre limitando en caso de existir las franquicias, ya que este será un importe que deberá hacerse cargo el tomador del seguro y/o asegurado. Un profesional te asesorará adecuadamente, ya que hay muchos condicionantes que agravan esta necesidad.

16. Daños de tus mascotas a terceros

Existen seguros específicos para proteger a tus mascotas, pero dentro de los seguros del hogar se ofrece la protección por responsabilidad civil. Esto quiere decir que tu aseguradora te protege frente a los daños que el animal pueda causar a terceras personas. Si tu perro o tu gato se cuelan en la propiedad de tu vecino, rompen algo o producen algún desperfecto, tu seguro se encargará de reparar cualquier daño.

consejos seguro hogar 3

17. Equipaje en el hotel, apartamento o residencia temporal

¿Sabías que el seguro de tu hogar puede proteger tu equipaje cuando te alojas en un hotel, un apartamento o una residencia temporal? Si viajas mucho por trabajo o por placer, no está de más que incluyas esta protección en el seguro de tu casa cuando lo contrates.

18. Lo que tienes en el garaje o trastero

Si tienes trastero y plaza de garaje no te olvides de incluirlos en el seguro de tu hogar, así como el contenido que guardes allí. Las “piezas” diferentes a la propia vivienda que forman parte del registro catastral dentro de un mismo edificio hay que declararlas.

19. Anulación de tarjetas

Si eres un poco despistada y sueles perder tus tarjetas de crédito o dejarte tu móvil en el sitio más insospechado, debes contemplar la posibilidad de incluir en tu seguro la opción de anular las tarjetas y bloquear tu Smartphone. Seguro que utilizas este servicio en más de una ocasión y te ahorras sustos innecesarios.

20. Segunda opinión médica y orientación psicológica

¿Sabías que algunos seguros del hogar también contemplan una segunda opinión médica y orientación psicológica en sus cláusulas? Sin duda, se trata de opciones muy interesantes a tener en cuenta a la hora de contratar un buen seguro del hogar. Contarás con el análisis de médicos especializados sobre una enfermedad diagnosticada en España y con orientación psicológica telefónica en el caso de que afrontes situaciones de tensión emocional relacionadas con la salud, la familia o el trabajo.

21. Placas solares

Muchas viviendas de uso rural suelen tener sistemas de energía solar y no hay que olvidarse de incluir las placas solares en la póliza para asegurarlas en caso de robo o incendio. No todas las compañías las cubren y el daño económico puede ser muy elevado. En estos casos tan específicos es fundamental recurrir a un profesional, que detecta muchas necesidades y ayuda a no pasar por alto ningún detalle.

Además de saber todo lo que puede llegar a cubrir tu seguro del hogar, ten en cuenta las siguientes recomendaciones:

22. Recurre a un profesional

Procurar los servicios de un mediador de seguros es la mejor alternativa para no dejar ningún cabo suelto. Probablemente piensas que será un gasto añadido, pero no es así. Contar con los servicios de este profesional no encarece el producto final y te facilita mucho las cosas a la hora de suscribir el seguro. Siempre está al corriente de las bases técnicas de los seguros y de sus condiciones y/o cláusulas. Además, te ofrecerá un buen asesoramiento de lo que te conviene o no asegurar y de cómo hacerlo. Por otra parte, te ayudará cuando tengas que reclamar una indemnización o una prestación de servicio, pues conoce las fórmulas de aseguramiento y las valoraciones de riesgo.

23. Compara precios

A la hora de contratar un seguro, debes hacer un estudio detallado de las diferentes ofertas disponibles en el mercado. A simple vista puede parecerte que no hay grandes diferencias, pero no es así. Debes comparar precios y coberturas para elegir la que mejor se adapta a tus necesidades.

consejos seguro hogar 1

24. No te fíes de las primas que pagan tus conocidos

Comparar precios es necesario, pero nunca hagas comparaciones entre la prima que vas a pagar tú y la que paga tú vecina, tu cuñada o tu mejor amiga. Para empezar, su casa no tiene por qué tener el mismo tamaño ni albergar el mismo contenido que la tuya. Para continuar, es posible que su seguro no ofrezca las mismas coberturas que el que tú estás contratando.

25. Examina detenidamente todas las coberturas

Antes de firmar cualquier contrato es fundamental leer detenidamente todas sus cláusulas. Al contratar un seguro, se transfiere una obligación o compromiso de pago sobre bienes o responsabilidades civiles o penales a una aseguradora, por lo que es fundamental no dejar ningún detalle a la improvisación. Debes revisar punto por punto para asegurarte de que todas las coberturas que necesitas están incluidas en el contrato y valorar las distintas fórmulas de aseguramiento (No es lo mismo asegurar a valor real, valor de nuevo o valor de reposición). Puede parecerte algo tedioso, pero te evitará sorpresas desagradables cuando sufras un siniestro. El corredor de seguros te garantiza el conocimiento y las explicaciones pertinentes de tu caso. Además, en el caso de que este mediador cometa algún error, contarás con una garantía adicional: su seguro profesional de Responsabilidad Civil.

26. Tómate tu tiempo para valorar tus bienes

Revisa bien todas tus pertenencias. Este apartado es primordial para la contratación. Debes realizar una valoración de lo más fiable de tu propiedad y de lo que albergas en ella. Muchas veces solo nos detenemos en las cosas que consideramos importantes y nos olvidamos de otras que también tienen mucho valor y que sin darnos cuenta estamos obviando: joyas, obras de arte, ordenadores, prendas de valor… A veces conviene dejarse asesorar por expertos sobre cuál es el valor óptimo a asegurar.

27. Asegura tus bienes por el valor que costaría volver a comprarlos

Existen diferentes modalidades a la hora de asegurar tus bienes. La más recomendable para no tener que asumir gastos extras después de un siniestro es la de asegurar tus pertenencias por el valor de reposición o, lo que es lo mismo, lo que costaría volver a comprarlas. ¿Por qué? Imagínate que se te rompe un electrodoméstico que ya tiene unos años de uso. El seguro puede cubrir el valor que ese electrodoméstico tiene en ese momento, pero dicho valor no te permitirá sustituirlo por uno nuevo. Te tocará asumir la diferencia. Acogerte a esta modalidad puede encarecer ligeramente tu seguro, pero dicha inversión a la larga será rentable.

28. Cubre el valor estético de tus pertenencias

No hay nada más importante que estar a gusto en tu propia casa. Si sufre algún desperfecto, el seguro puede cubrir su reparación, pero a lo mejor dicha reparación no queda todo lo bonita que te gustaría. Esto puede parecer superficial, pero convivir con algo que no te agrada del todo puede convertirse en un gran inconveniente. Si tu seguro te ofrece la cobertura del valor estético, tanto para el continente como para el contenido, podrás reparar el daño y dejar todo a tu gusto de nuevo sin un coste añadido.

29. Contrata un “Todo riesgo accidental”

Esta modalidad de aseguramiento ha comenzado a instalarse en los hogares. Básicamente se aplica cuando algún bien no tiene una cobertura concreta y sufre un “hecho accidental”. Si se produce un accidente dentro de la vivienda asegurada, se ofrecerá una atención que en otro caso no está cubierta. Por ejemplo, un mueble de la cocina se cae por un fallo de la instalación y se rompe tanto la estructura como el contenido e incluso resulta dañado un mueble colindante.

30. Seguros a la carta

Los mejores productos son aquellos que te permiten hacer un “seguro a la carta”, un producto a medida, completamente personalizado y adaptado a tus necesidades. No hay dos clientes iguales, cada uno tiene una situación particular y unas prioridades diferentes. Por eso esta modalidad está ganando terreno y es una tendencia que seguramente termine implantándose en muchos casos.

¿Deseas dejar de recibir las noticias más destacadas de Clara?