Sí, se puede

Plántale cara a los desastres domésticos

Cisternas que se atascan, vitrocerámicas rayadas, sillas que cojean... Que no cunda el pánico. Verás como solucionarlo no es tan difícil.

Por Daniela Puertas 23 de junio de 2018, 10:00

¡Tienen solución!

Por mucho que te preocupes del mantenimiento de tu casa, antes o después sufrirás algún imprevisto como estos. Pero que no cunda el pánico, solucionarlo no es tan difícil...

1 / 13

Vitrocerámica rayada

Puedes disimular las rayaduras frotándolas con un paño impregnado con un poco de pasta de dientes o una mezcla de agua y bicarbonato, uno de los productos de limpieza caseros más eficaces.

2 / 13

Fregadero que se emboza

El fregadero está considerado como uno de los lugares más sucios de la casa, motivo por el que conviene mantenerlo limpio y en buen estado. Si se emboza, haz lo siguiente. Echa por el desagüe un vaso grande de sal y, a continuación, uno de vinagre blanco. Deja que actúe al menos durante una hora y aclara con agua abundante. 
 

3 / 13

Manchas en el mármol

Si son de café o de vino, frótalas con una mezcla de bórax y agua (2 ctas. de bórax por 250 ml de agua).

4 / 13

Nevera con mal olor

Límpiala con agua caliente en la que hayas disuelto un poco de bicarbonato. 

5 / 13

La cisterna pierde agua

Descárgala tirando de la cadena y quita la tapa. Desenrosca la válvula de descarga y limpia con un producto antical. Si así no se arregla, tendrás que cambiarla.

 

6 / 13

Manchas en los sanitarios

Las de óxido quítalas con vinagre blanco caliente. Las amarillas, con una mezcla de aguarrás y sal.

7 / 13

Desconchones en el lavabo

Pega el trozo de esmalte saltado con pegamento epoxi y rellena lo que falte con masilla. Lija y pinta con pintura cerámica.

8 / 13

Estantes y baldas combadas

Si tus librerías y estanterías tienen alguna balda combada, solo has de darle la vuelta y con el tiempo se enderezará.

9 / 13

Arañazos en los muebles lacados

Si son blancos o de color claro, puedes rellenarlos con cera incolora o pasta de dientes. El dentífrico es uno de los productos imprescindibles en los trucos de limpieza caseros más populares de internet.

10 / 13

Silla que cojea

Pega en la pata más corta un taco de madera o de corcho para compensar la longitud. Iguala el color aplicando barniz o cera coloreada. Pega por debajo un trozo de fieltro.

11 / 13

El sol se ha comido el color

Es habitual que pase con los muebles de madera. Disimúlalo frotando con una cera coloreada de un tono parecido al del mueble.

12 / 13

Si tu hijo es un artista...

Para borrar sus dibujos de las paredes, prueba primero con goma de borrar. Si la pintura es lavable, frota con una esponja impregnada en una mezcla de agua y bicarbonato de sodio.

13 / 13

Como has visto, hay catástrofes en la cocina que tú puedes arreglar, reparaciones en el baño más fáciles de lo que crees, y trucos para que los muebles luzcan como el primer día. Y muchas de ellas se solucionan con productos tan simples como el bicarbonato, la pasta de dientes, o el vinagre... Son productos de limpieza caseros que van súper bien para hacer frente a los pequeños desastres.

Productos de limpieza caseros

  • Limón. Su ácido cítrico funciona como un excelente limpiador natural con propiedades desengrasantes, antibacterianas y neutralizadoras del mal olor. Pero nunca lo uses con el mármol, ya que su potente ácido corroe su superficie y la estropea.
  • Vinagre. Como el limón, es un buen desengrasante gracias a su ácido acético, que reduce y corta la grasa. Además, tiene propiedades antimicrobianas y antibacterianas que hacen que sea un excelente desinfectante casero. Y no causa alergias ni irritación.
  • Alcohol etílico. Es otro de los grandes aliados de la limpieza. Además de desinfectar, seca las superficies rápidamente, y quita las manchas de grasa o pegamento.
  • Agua oxigenada. También conocida como peróxido de hidrógeno, es otro desinfectante del botiquín que puede ayudarte en la limpieza de la casa. Elimina por completo los microorganismos por oxidación, es decir, los "quema" de algún modo.
  • Bicarbonato sódico. Neutraliza y quita los malos olores de casi todos los materiales y estancias de la casa. Se puede usar para absorber la grasa o las manchas de aceite. Suaviza el agua para no tener que utilizar tanto detergente. Y es un eficaz limpiador de superficies delicadas.
  • Polvos de talco. Los puedes usar como quitamanchas y, también, como neutralizadores de malos olores.
  • Betún. Es un producto a base de ceras y tintes que, de entrada, sirve para dar lustre al calzado de piel. Pero también se le pueden dar otros usos. Para revitalizar los muebles de cuero o para disimular desperfectos y arañazos en la madera, por ejemplo.
  • Sal. Gracias a su poder "exfoliante" y absorbente se usa para limpiar la tabla de madera de cortar, quitar manchas de cal o limpiar el suelo.
  • Jabón neutro. Su equilibrada formulación hace que sirva para limpiar cualquier superficie, se degrade fácilmente y no sea tóxico.
  • Dentífrico. Además de para dar brillo y quitar las manchas de nuestros dientes, la pasta de dientes también es muy efectiva como abrillantador y quitamanchas
  • Enjuague bucal. Las propiedades desinfectantes y el perfume del colutorio lo hacen ideal como desinfectante y desodorante.
  • Aceite de oliva. Además de ser muy saludable, se puede usar para pulir y proteger la madera y otros materiales delicados.
  • Café. Los posos del café pueden tener una segunda vida como producto de limpieza casero para desatascar tuberías, por ejemplo.

Si quieres saber cómo sacarles todo el partido a la hora de limpiar, descubre todas las propiedades de los productos caseros y cómo utilizarlos.

Relacionados

Loading...

¿Deseas dejar de recibir las noticias más destacadas de Clara?