¡Apúntalos!

Errores que cometes al lavar la ropa que te hacen gastar de más

Poner la lavadora vacía, añadir suavizante en exceso o no tratar las manchas complicadas son algunos de los hábitos que hacen que gastes más de lo necesario. Toma nota de ellos y ¡pon remedio!

Actualizado a

Escrito por:

Isabel Zúñiga

Actualizado a

errores lavadora
Ikonos

Están ahí pero no los ves. Son pequeños errores en los que no caes pero que a la larga suponen un gasto mayor al hacer la colada. No separar la ropa por colores, pasarte con el detergente o llenar el tambor hasta los topes son algunos de ellos. Lee atentamente, cambia algunos hábitos y ¡verás la diferencia!

UTILIZAR DEMASIADO DETERGENTE

Sería lógico suponer que añadir más detergente a la ropa hará que se lave mejor (¡a todas nos ha pasado!). En realidad, el exceso de detergente puede hacer que la espuma extra retenga más suciedad y bacterias, lo que evita que zonas como los cuellos se aclaren por completo.

Y no sólo eso, sino que quizá te encuentres con un tambor tan lleno de espuma que no termina de irse, con lo que tendrás que repetir el ciclo de lavado completo para hacerla desaparecer. Conclusión: energía, tiempo y una factura de la luz que no para de subir.

  • En el caso de aguas duras sí es posible que necesites más jabón del que estás usando. Comprueba las indicaciones para cada tipo de agua en el envase del detergente.

Detergente Ariel
Ariel

UTILIZAR UN DETERGENTE CORRIENTE

Si la ropa sale sucia no sirve de nada y ¡tendrás que volver a repetir todo el proceso! Un pestiño monumental, sí. La clave está en utilizar un buen detergente como las cápsulas de Ariel Allin1 PODs Oxi, que de hecho han recibido el Premio CLARA 2020 de Alimentación y Hogar a la Mejor higiene del hogar.

  • Aunque los utilicemos a diario, los detergentes y suavizantes son productos tóxicos e implican un riesgo añadido de salpicaduras. Además, si la botella está muy llena o vas con prisa, pueden derramarse en el suelo con lo que desperdicias producto. Con las cápsulas te ahorrarás estos problemas.
Lavar las manchas
Ikonos

DEJAR QUE LAS MANCHAS SE ASIENTEN

Salsa de tomate, aceite, chocolate... hay manchas que asustan nada más nombrarlas. No tendrás problema si, nada más mancharte, aplicas a la prenda un poco de jabón de pastilla para desincrustar y la metes enseguida en la lavadora.

  • Si dejas que la mancha se seque no se quitará y necesitará varios lavados a máquina (con el gasto de energía y productos que ello supone).
  • Pero ojo, nada de tomarla con la mancha sino quieres quedarte con la prenda de la mano. Frota delicadamente de afuera hacia dentro para evitar que se extienda y no desgastar la tela.

NO CLASIFICAR LAS PRENDAS

Seguro que separar los tonos oscuros de los claros ya es parte de tu rutina de lavado, pero no está de más recordarlo. Ropa blanca, ropa clara y ropa oscura deben ir en lavados distintos.

  • Aunque en los dos primeros puedes hacer alguna excepción, a la larga no es lo más recomendable. Al final tendrás que utilizar productos blanqueantes para tu ropa blanca, con el gasto que ello supone.
  • También debes clasificar según el material. Separa la ropa más pesada (vaqueros o jerséis) de la más delicada (blusas) para obtener mejor resultado.
Tender la ropa sin manchas
Ikonos

PONER LA LAVADORA CON POCA ROPA... O CON DEMASIADA

No desaproveches la capacidad de carga de la lavadora. Así malgastarás más agua, detergente, suavizante y energía de lo requerido. Llénala bien pero tampoco hasta los topes, claro.

  • Sobrecargar la lavadora. Va a impedir que el jabón penetre y actúe en todas las zonas por igual. Las manchas no serán visibles hasta que la ropa esté seca con lo que te tocará repetir todo el proceso de lavado (suma y sigue ¡y la mucha rabia que da!).
  • Programas cortos. ¿Acabas de comprar una prenda y quieres quitarle el apresto que trae de fábrica? No hace falta que la sometas a altas temperaturas con el mismo programa que utilizas para prendas sucias de verdad. Un programa corto ¡y a estrenar!

ERRORES QUE NO DEBES COMETER NUNCA AL LAVAR LA ROPA

  1. Quedarte sin detergente y utilizar otro producto no específico para lavadora. ¡Catástrofe asegurada!
  2. Querer sustituir el suavizante de la lavadora por el del pelo... ¡son productos diferentes!
  3. Ignorar la etiqueta Limpieza en seco. Meter en la lavadora esta prenda puede arruinarla por completo o, como poco, encogerla.
  4. Dejar las cremalleras abiertas. Esta costumbre puede dañar sin remedio el resto de prendas, al igual que pasa con los cierres de velcro.
  5. Abrochar las camisas. Por otro lado, dejar las camisas abotonadas puede aflojar los hilos alrededor de los ojales y estirarlos, así que mételas sin abrochar.
  6. No abrochar el sujetador. Parece un elemento inofensivo pero con el uso los corchetes de su cierre van abriéndose y acaban por engancharse en otras prendas (estropicio total).

¿Deseas dejar de recibir las noticias más destacadas de Clara?