Toma nota

Cómo limpiar tu mesa de trabajo para no contraer el coronavirus

​Para contener el avance del coronavirus o COVID-19 debemos extremar las medidas de higiene. Además de cuidar al máximo nuestro aseo personal, también debemos concentrarnos en la limpieza y desinfección de los espacios en los que pasamos más tiempo como por ejemplo, nuestra mesa de trabajo.

Actualizado a

Escrito por:

Esther G. Valero

Actualizado a

Cómo limpiar tu mesa de trabajo para no contraer el coronavirus

Mantener nuestro escritorio limpio y en buenas condiciones es esencial para huir del coronavirus (y de otras muchas enfermedades). Tanto si trabajas en la oficina como si tu empresa te ha desterrado a casa con tu portátil para iniciar un periodo de teletrabajo durante una temporada, conviene que tengas en cuenta la advertencia de la OMS (Organización Mundial de la Salud) acerca de la importancia de la limpieza y la higiene personal en la prevención de la enfermedad.

¿Qué hacer para evitar la transmisión de patógenos? El Ministerio de Sanidad y otros organismos oficiales han publicado una serie de medidas, entre las que, además de lavarnos frecuentemente las manos con agua y jabón o un gel antiséptico, incluyen la desinfección de las superficies con las que mantengamos un mayor contacto. Para garantizar un espacio de trabajo más seguro deberíamos tener en cuenta los siguientes consejos.

Limpia bien las superficies

Al menos una vez a la semana debes limpiar bien la estancia y las zonas en las que más tiempo pasas. No hace falta que te pases el día frotando ni que te vuelvas loca buscando productos de limpieza específicos, pero sí que los utilices correctamente de forma regular. La OMS recomienda retirar la suciedad con agua y jabón o con un buen limpiador y, después, utilizar lejía de uso alimentario, que no lleva perfumes. Es fundamental respetar la dosis recomendada en el bote y diluirla en agua fría (nunca en agua caliente, ya que se evapora el cloro y pierde su poder desinfectante), así como ventilar las zonas sobre las que la utilices.

  • Otro consejo importante: lava con regularidad las esponjas o bayetas que utilices en tu limpieza. Antes de reutilizarlas, desinféctalas sumergiéndolas en agua y lejía durante 2 o 3 horas y dejándolas secar completamente.

Desecha los pañuelos de papel inmediatamente

No acumules pañuelos de papel en tu escritorio. Acostúmbrate a desecharlos nada más usarlos para evitar cualquier tipo de contagio. No te llevará más de unos segundos hacerlo y puede ser un gesto crucial para tu salud y la de los tuyos. Estos pañuelos acumulan un montón de bacterias y de patógenos que pueden convertirse en un importante foco de contagio.

Cuidado con los teclados y los dispositivos electrónicos

Los móviles, los portátiles y demás dispositivos electrónicos que utilizamos a diario para llevar a cabo nuestra actividad acumulan muchísimos gérmenes. Sobre ellos se depositan a diario restos de comida, pelos, células muertas y millones de microorganismos, así que conviene desinfectarlos frecuentemente. ¿Sabías que un estudio realizado por investigadores de la fundación UADE demostró que se pueden encontrar 250 veces más bacterias en los teclados y los ratones que en asientos de los inodoros, incluso más que en las escobillas de baño? Alucinante, ¿verdad?

Acaba con esta suciedad biológica utilizando toallitas desinfectantes especiales para este tipo de dispositivos, de forma que mantengas los microorganismos a raya sin dañar ningún aparato. Si no las tienes a mano, humedece una toallita normal con un poco de alcohol o unas gotitas de limón, escúrrela muy bien y pásala por encima. Te damos más claves para desinfectar (bien), objetos de uso recurrente como el móvil y evitar el coronavirus.

No acumules cosas

La máxima de “menos es más” también se puede extrapolar a tu escritorio. Acumular papeles, bolígrafos y material innecesario no solo será un motivo de distracción laboral que no te beneficiará en absoluto, sino que traerá más suciedad, gérmenes y microorganismos que pueden resultar nocivos para tu salud. Patricia Benayas, coach de organización y productividad en “Estirando el tiempo” subraya: “Además de ahorrarte tiempo y estrés, mantener tu espacio de trabajo ordenado te facilitará su limpieza. Ten a mano solo lo que utilices más a menudo y acostúmbrate a guardar cada cosa en su sitio y pasar un trapito al terminar cada jornada”.

¿Deseas dejar de recibir las noticias más destacadas de Clara?