Trucos infalibles

Cómo ahorrar agua y reducir tu factura

Con estas sencillas claves para ahorrar agua no solo contribuirás a proteger el medio ambiente, sino que también verás como se reduce muchísimo tu factura.

Por Maria Guasch | 5 de febrero de 2019, 08:00

Cambiar de hábitos

Para ahorrar agua, a menudo basta con sencillos gestos, pero que resultan de suma importancia. Aunque hay múltiples posibilidades, una de las medidas más economizadoras es la de sustituir el baño por la ducha, lo que permite ahorrar unos 200 litros de agua diarios. Con el agua que se gasta al tomar un baño, podrías darte unas cuatro duchas o más. 

1 / 15

Eliminar posibles fugas

Aunque el goteo de un grifo parezca insignificante, a la larga puede suponer un enorme gasto. Por ejemplo, un grifo que pierda una gota cada dos segundos supone un gasto de 6.000 litros al año. Si le pones remedio, lograrás ahorrar energía en casa y reducirás la factura de agua.  

2 / 15

Cerrar el grifo al enjabonarse

Con solo cerrar el grifo mientras nos enjabonamos las manos, el cuerpo, la cabeza o al cepillarnos los dientes podríamos ahorrar hasta 12 litros de agua por minuto.

3 / 15

Llenar la lavadora y el lavavajillas

Llenar la lavadora a tope permite ahorrar unos 74 litros de agua al mes. Siempre que puedas, llena la lavadora y el lavavajillas hasta el topo de su capacidad. O utiliza programas de media carga. 

 

4 / 15

Electrodomésticos de clase A

La etiqueta energética con la letra A o A+, A++ y A+++ sobre fondo verde corresponde a los electrodomésticos más eficientes y que menos gastan. Como recuerdan desde la Fundación Ecología y Desarrollo, “ahora se encuentran en el mercado lavavajillas con un consumo de 9 litros de agua con el ciclo a 50 ºC. En los años 70, este consumo se elevaba hasta los 60 litros por ciclo”.

5 / 15

Renovar la grifería

La instalación de aireadores o perlizadores en los grifos permite reducir el consumo de agua entre un 40 y un 70% sin que disminuya el confort. Junto a estos mecanismos también son muy útiles los grifos monomando, los termostáticos o los dotados con infrarrojos.

6 / 15

Inodoros de doble descarga

Este sistema permite al usuario elegir entre la descarga parcial (3 litros) o la total (6 litros); frente a los 9 litros por descarga que consume un inodoro tradicional y que en la mayoría de las veces es excesiva.

7 / 15

Reutilizar las aguas grises

Existen actualmente sistemas de depuración especialmente diseñados para el ámbito doméstico que permiten reutilizar el agua del baño para las descargas del inodoro o regar el jardín. En este lavamanos con inodoro incorporado, por ejemplo, el agua que usas para enjabonarte y lavarte va a parar a la cisterna del inodoro. 

 

Foto: Roca

8 / 15

No usar el inodoro como una papelera

Poner una papelera en el baño para no usar el inodoro como cubo de basura es una buena táctica para ahorrar agua. 

9 / 15

Llenar el fregadero para lavar

En lugar de fregar los platos con el agua corriendo, llena el fregadero y solo abre el grifo para enjuagarlos. 

10 / 15

Detectar posibles fugas

Para detectar posibles pérdidas de agua mira la cifra del contador del agua antes de irte a dormir y vuelve a mirarla por la mañana. Si sigue igual, no hay pérdidas. En el caso de que sí que haya variado (sin haber ido al lavabo o puesto la lavadora o el lavavajillas de noche) significa que tienes que revisar la instalación. 

11 / 15

Conservar el agua de la piscina

Los tratamientos para el agua existentes hoy día permiten mantener el agua durante varios años sin necesidad de cambiarla. Además, utilizar un cobertor permite reducir al mínimo la evaporación del agua y que no sea necesario reponerla tan frecuentemente.

12 / 15

Aprovechar el agua de lluvia

Esta medida puede ir de gestos tan sencillos como recoger en un contenedor el agua para utilizarla después a otros más complejos como poner canaletas en el tejado para recogerla y guardarla, o la construcción de un depósito y un sistema de tuberías que permita usarla para el riego o las cisternas.

13 / 15

Apostar por la xerojardinería

Se trata de jardines diseñados para que tengan un bajo consumo de agua, mediante la elección de plantas autóctonas o que requieren poca agua (como los cactus, las suculentas o las de climas áridos). Así como un uso racional del agua de riego. Un jardín de este tipo puede consumir una cuarta parte menos de agua que un jardín convencional.

14 / 15

Regar por la noche

Regar las plantas por la noche en lugar de durante el día ayuda a que el agua no se evapore rápidamente y evita malgastar 20 litros por minuto. Por cierto, ¿sabes cuáles son las plantas de interior más resistentes?

15 / 15

Ahorrar agua no es tan difícil como de entrada podría parecer. Solo hace falta seguir algunos sencillos consejos.

Cómo ahorrar agua: las claves

  • Además de cerrar el grifo mientras te cepillas los dientes o te enjabonas, opta por griferías más eficientes. Lo grifos con reductor de caudal, o los termostáticos consiguen reducir las cantidad de agua y energía, y facilitan ahorrar en la factura de agua.
  • En los grifos más antiguos puedes instalar limitadores de caudal, interruptores de caudal y aireadores o perlizadores. Puedes consultarlo en la ferretería.
  • Dúchate en lugar de bañarte. Llenar la bañera precisa al menos 200 litros, mientras que una ducha de cinco minutos gasta la cuarta parte.
  • Utiliza un rociador de ducha con aireador. Consume la mitad de agua sin reducir la sensación de caudal. Para conseguirlo, el agua sale a más presión y el tamaño de la gota es más grande al estar mezclada con aire (lo que se denomina gota perlizada).
  • Opta por inodoros con cisterna de doble descarga. En caso de aguas menores, con 3 litros es suficiente. Y si tu cisterna es antigua, puedes adaptarla manteniendo la carcasa cerámica y cambiando el dispositivo interno conocido como universal por un dispositivo ahorrador.
  • También es posible colocar un limitador de descarga en el tubo del rebosadero o sobre la válvula del descargador del inodoro. Al tirar de la cisterna de forma normal se produce una descarga de unos 3 litros, y si se mantiene el tirador sujeto durante 3 o 4 segundos, se vacía por completo.
  • Lava los platos de forma eficaz. Lavar la vajilla dos veces al día puede llegar a gastar 120 litros si se hace a mano con el grifo abierto, 60 litros si se utiliza el fregadero lleno de agua, y 25 litros si se pone un lavaplatos una vez al día.
  • Compra lavadoras o lavavajillas ecológicos. Con etiqueta A-A+++ y posibilidad de media carga o ciclos cortos o reducidos.

Relacionados

Loading...

¿Deseas dejar de recibir las noticias más destacadas de Clara?